El placer de la crianza

Por Lulene Baduna

En este artículo quiero hablarles a las madres y padres que hoy tienen niños pequeños. No porque sepa más, sino porque ojalá siempre hubiera sido sensible a lo que hoy puedo ver.
Mi único deseo es decirles que el presente es el único tiempo en el que es posible crear una historia diferente con sus hijos.

Quiero llegar al corazón de las madres de hoy para compartirles que sus hijitos son libros en blanco, pero ante todo, son almas, y mirarlos así, invoca respeto hacia ellos. Estas almas, de todo se dan cuenta, y en su experiencia, todo se registra: intenciones, silencios, gestos, aprobaciones, desaprobaciones, desesperaciones, impotencia, enojos viejos, rencores, agravios, euforias, anhelos, certezas, inseguridades, creencias, miedos, esperanzas, recelos, etc. Todo comunica, y esto es parte de lo que le digo a mis clientes todos los días.

Existe una absurda creencia de que los niños olvidan, pero no es más que eso: una creencia, misma que es momento de enfrentar.

Imaginen por un momento que el rostro de sus hijos es una pequeña máscara blanca, purísima, resplandeciente; que representa el espejo de todo aquello que nosotros, sus padres, y el mundo que los rodea, va a tener como lienzo para imprimir huellas imborrables, instantáneas, y que, con el tiempo, es posible que sufran superposiciones de otras imágenes, pero que siempre estarán ahí.

Si decidiste o te sorprendió la oportunidad de ser padre o madre, hoy tienes la enorme oportunidad de hacer algo distinto de lo que fue hecho contigo. Si alguna vez estuviste en medio de luchas de poder entre la autoridad de tu casa, y recibiste rechazo, o fuiste usado o usada desde el egoísmo de tus padres, hoy puedes cambiar el patrón y romper con ese vicio que te ha llenado de tal enojo, que posiblemente te está llevando a hacer lo mismo con tus hijos.

Si como mujer te creíste el cuento de que ser madre es más bajo en la escala de éxito, que ser ejecutiva, emprendedora o tener ocho maestrías y doctorados, este es el momento de que salgas de esa trampa.

Si como hombre te creíste que los hijos son un alfiler de seguridad de las mujeres, que te atan a un sistema de esclavitud de manutención que te impide «vivir con libertad», que te quitan tus momentos de descanso y las horas de fútbol o playstation que tanto mereces por ser un proveedor, este es el momento de que salgas de esa trampa.

Ambas son ilusiones creadas por generaciones de mentes esclavizadoras, y que le han restado a la experiencia de las personas la felicidad de la crianza.

Lo que digo es que ya estás en ello y las huellas que dejas en tus hijos crean un lenguaje que marcará tu vida futura y la de ellos. Entonces, por favor, contacta profundamente con los ojos de tu hijo cuando lo que está saliendo de ti es coraje, desesperación, desasosiego, frustración… atrévete a sumergirte en los abismos que se crean dentro de esa criatura cuando la persona que se supone que más lo debe querer, proteger, cuidar y amar, descarga en él todo lo que no puede manejar por sí mismo.

Si ya vienes marcada o marcado por las huellas que en tu bella máscara blanca dejaron los gritos, frustraciones, enojos y abandonos de quienes te criaron; si ya sufriste las decisiones de escuelas, amistades, relaciones y deberes seres que te impusieron, mira tu máscara hoy y detente antes de marcar la de tu hijo.

Cuando mires a tu hijo o hija no pienses en ti, piensa en ellos, ¡muévete de lugar! Dibuja hermosos caminos en su alma que, el día de mañana, te permitan caminar en paralelo y gozar del amor de su crecimiento. No somos perfectos. Nadie lo es. Los niños son nuestros espejos. Lo que los niños ven, los niños hacen. No castigues en ellos lo que en ti está fuera del amor.

 

Acerca de Lulene Baduna

Avatar
CEO y co-fundadora de Sintonía Comunicación. Vicepresidente de Comunicación Estratégica y Socia de Psiquepol y Directora de Comunicación en Armung Consulting. Por convicción personal, ha participado en proyectos de inserción de energías renovables y el uso de recursos infinitos para la mejora de condiciones ambientales y ha proporcionado asesoría a grupos internacionales como Solgener España. Activa participante en proyectos de sustentabilidad alimentaria con Earth Box México. Nacida en el Distrito Federal, madre de dos hijas también profesionales de la Comunicación, tiene una licenciatura en Comunicación en la Universidad Iberoamericana, y fue profesora de asignatura de Psicología de la Comunicación y Comunicación Interpersonal por 4 años. Apasionada del estudio de los beneficios que la tecnología puede aportar a la sociedad, y de la importancia de mantener una postura fidedigna ante los consumidores.