El enamoramiento termina

Por Claudia Sánchez Musi

 

Pero el enamoramiento no dura para siempre,

lo extraordinario convive con lo común y se vuelve ordinario.

En el enamoramiento se presentan varias pruebas;

si se superan estas,

aquél entra en un régimen de certidumbres cotidianas que llamamos amor;

si no, aparece otra cosa:

la renuncia, la petrificación o el desenamoramiento.

El enamoramiento es buscar el sentido del propio destino.

Francesco Alberoni

 

Al principio de las relaciones nos cuesta mucho trabajo distinguir entre el enamoramiento y el amor. Creemos amar inmensamente a la persona de la cual estamos enamorados, y en ese momento juramos amor para toda la vida. Pero, con el enamoramiento nace una tremenda fuerza, que tiende a la fusión con el otro y hace a cada uno un ser único para el otro. En este momento, se activa de modo potencial en nuestro inconsciente el mito del amor eterno, y entonces buscamos, de cualquier manera, recrearlo con la pareja para unirnos con un lazo indisoluble.

 

Cuando estamos enamorados, el tiempo se distorsiona; la espera de una hora parece convertirse en una espera de años; y la espera parece hacerse eterna si el ser amado no está a nuestro lado; sentimos una profunda nostalgia y un gran anhelo por reunirnos con esa persona. El enamoramiento es un estado que nos inspira y por el cual podemos expresar nuestra creatividad en el arte, la poesía, la literatura y la música.

 

Francesco Alberoni habla del enamoramiento como un estado en el que se une lo que estaba separado. A partir de esta unión se busca al final “vivir felices y contentos para siempre”, como en los cuentos de hadas y las películas. Sin embargo, como este gran autor menciona, esto carece de sentido, dado que tomamos un polo positivo por sí solo y luego dos polos positivos juntos (felices y contentos), pero sin los negativos (desencanto y tormento), por lo que, en todas las relaciones, inevitablemente llega el momento de la desilusión; ya que la ilusión, la fantasía en la que vivíamos, se diluye y el enamoramiento comienza a habitar en nosotros como nostalgia. Cuando esto pasa, deseamos prolongar ese estado de felicidad, hacer que el tiempo se detenga en ese momento para que no se vea amenazado por la vida cotidiana.

 

Algunas personas se vuelven adictas a dicho estado de enamoramiento, y cuando este se termina en sus relaciones, renuncian a ellas para continuar enamorándose constantemente. Una y otra vez cambian de pareja para revivirlo y nunca logran establecer el vínculo de amor.

 

Este estado de enamoramiento dura aproximadamente tres años, después de los cuales comienza una nueva etapa en la pareja, La etapa de control, de la cual hablaremos más adelante. Cuando no somos conscientes de la dinámica de pareja y de la forma en que poco a poco nuestro inconsciente va sumergiéndonos en esta lucha desesperada de poder, en donde salen a relucir las heridas más profundas de nuestro ser buscando ser vistas y sanadas, muy probablemente, esta etapa nos meta en un profundo estado de crisis en donde cuestionamos nuestros sentimientos hacia la pareja y nuestras ganas de permanecer en esa relación.

 

Si estás viviendo un momento como este, querido lector, te invitaría a verlo como una gran oportunidad para aprender realmente a amar, para crecer como ser humano y dar un paso adelante hacia la madurez emocional en donde no intentas preservar las mariposas en el estómago a toda costa. Tampoco huir de la relación para evitar todos los sentidos desagradables que te provoca y que ya no quieres sentir. Es una oportunidad para conocerte a ti mismo profundamente, revisar tu propia historia, llevar consciencia, luz y amor a todas las áreas vulnerables de tu ser, a cada herida no sanada.

 

Entonces, llegarás, día a día, a aprender de ti, aprender de tu pareja, aprender del amor, del amor incondicional y verdadero.

 

Reflexión

Te invito a reflexionar en tus relaciones de pareja:

  • ¿Qué ha pasado cuando el enamoramiento termina?
  • ¿Has logrado establecer el vínculo del amor?
  • ¿Qué sucede cuando dejas de sentir mariposas en el estómago?

 

 

Extracto del libro Pacto de amor: cómo construir una pareja saludable de Claudia Sánchez Musi. Tártaro: México, 2014. Págs. 63 – 65.

 

¿Quieres tu libro Pacto de Amor de Claudia Sánchez Musi? Pídelo aquí.

Acerca de Claudia Sánchez Musi

Claudia Sánchez Musi
Profunda enamorada del Alma Humana, se gradúa en Piscología Clínica, complementando su preparación académica con una serie de herramientas para la sanación. Se especializa en psicoterapia corporal Integrativa, Psicoterapia Biodinámica Boyesen y Psicología Transpersonal. Desde hace 15 años a la fecha se dedica a la psicoterapia individual y grupal así como a la creación de diversos talleres y seminarios. Impartiendo en la actualidad el seminario “El lenguaje del Alma”. Creadora del Programa terapéutico la medicina del Adiós para acompañar a personas en su proceso de separación. En el camino Transpersonal encuentra la magia y la medicina de la tierra que la lleva a estudiar profundamente los diferentes estados de consciencia y las plantas ancestrales de poder cuyo uso aplicado a la psicoterapia ha dado resultados de transformación profunda y sanación en la psique y el alma humana. Especialista en el sistema homeopático-floral “Plantas ancestrales de poder del México antiguo”. Una de sus pasiones es la escritura, autora del libro Pacto de Amor: como construir una pareja saludable. Actualmente radica en san José del Cabo BCS, entre el mar y el desierto rodeada de magia e inspiración colaborando como columnista en diversas revistas y medios. También es mamá de dos hermosos Soles, curandera de almas, y corazones rotos, temazcalera, y amante de la Vida y de la Naturaleza.