El dilema del dar y recibir

Por Alex Slucki

Hay algo que no deja de sorprenderme nunca: la confusión elemental de aquellos que piensan que dar es mejor que recibir, o viceversa. Lo digo porque, visto a través de los ojos de los ángeles, lo que pensamos humanamente acerca del dar y el recibir pende de los frágiles hilos de las creencias aprendidas de acuerdo con la sociedad en la que nos hemos educado. En México, particularmente, la generosidad es un aspecto natural de nuestra forma de ser: ofrecemos nuestra casa, nuestra comida; hay quienes son capaces de regalar su propia ropa cuando encuentran a una persona necesitada.

Recibir es algo muy diferente. Pareciera un concepto manchado por la contradicción: no sabemos responder de forma apropiada frente una muestra de esplendidez, un simple regalo o la ayuda solidaria que llega cuando más es requerida. Las personas en un restaurante se pelean por la cuenta como si fuera un concurso, a ver quién es más generosa; de hecho, puede ser mal visto el aceptar la invitación ¡sin haber mostrado una intención de pago! La mayoría estamos dispuestos a dar libremente, lo hacemos porque nos place, eleva nuestro espíritu, estimula un natural sentido de plenitud. Recibir se vuelve una carga: ¿debemos decir las gracias o negarnos? ¿Cuándo será apropiado devolver el favor o corresponder con otro regalo? Frases como “no te hubieras molestado” forman parte del protocolo que, lejos de halagar a la otra persona, evidencian la poca naturalidad con la que fluyen, socialmente, las energías del dar y el recibir.

Este dilema se lo planteé a los Arcángeles a fin de que nos regalaran un poco más de claridad al respecto. En el contexto de transformar la vida en Arte, ¿es mejor dar que recibir?

Apareció entonces el Arcángel Zadkiel mostrándome un hermoso símbolo de infinito; daba la impresión de que una luz que se desplazaba a lo largo de la figura, de un lado a otro, sin descanso. Y entonces el Arcángel me dijo:

Al igual que no sabemos dónde comienza o termina esta figura, tampoco sabemos quién da y quién recibe, porque ocurre simultáneamente. Si uno de los lados de este infinito fuese más grande que el otro, se generaría un desequilibrio que impediría el natural flujo de la energía en su trayecto. Lo mismo sucede entre las personas.

El Arcángel Zadkiel expresó también que la generosidad es la expresión elevada del dar, mientras que el agradecimiento es la versión más sutil de saber recibir con gozo y aceptación.  Sin importar de qué lado estamos, ambas expresiones son capaces de abrir nuestro corazón, elevar nuestra energía y permitirnos entrar en contacto con una versión más espiritual de nuestra naturaleza humana. De ahí que resulte importante dejar atrás los prejuicios en torno al dar y recibir, permitiéndonos experimentarlos de manera más orgánica, no porque busquemos un resultado específico sino por las satisfacciones implícitas en cada una de estas hermosas cualidades que somos capaces de expresar los seres humanos, aquí en la Tierra.

 

Acerca de Alex Slucki

Avatar
Mi pasión es trabajar con los Arcángeles y Maestros Ascendidos de quienes he aprendido la mayor parte de lo que sé. A lo largo de 20 años sus enseñanzas se han convertido en todo un sistema para el desarrollo Integral del ser humano, abarcando todos los temas universales que comprenden una vida en la Tierra y también en conexión con el Cosmos. Busco a través de mis técnicas elevar la consciencia del Ser, incrementar la vibración de amor, luz, prosperidad y bienestar de nuestra propia frecuencia y del planeta y lograr la Interconectividad de todos los seres con las otras dimensiones. Los Mensajes de los Arcángeles y los Maestros Ascendidos son la base para lograr un continuo crecimiento y, ya sea de forma paulatina o espontánea, experimentar nuestro máximo potencial y también nuestra iluminación. Al lado de Jorge Medina Velten, hemos fundado el proyecto Cielo-Tierra mediante el cual ofrecemos salud integral de cuerpo, mente, emociones y alma. Jorge me complementa dando masajes para que la energía que se mueve en las sesiones quede bien integrada y aterrizada. Hemos realizado este trabajo juntos por cerca de 13 años y en varios países como: México, EU, Canadá, España, Guatemala y Holanda.