El consultorio como lugar físico y como metáfora

Por Bruno Díaz

El consultorio es un lugar físico y concreto, tiene una dirección y ciertas condiciones, podemos arreglarlo, pintarlo, acomodar el tapete, el sillón, las plantas, etc. Ahí, en el consultorio, nos encontramos con los pacientes y brindamos un servicio por el cual hay un intercambio, usualmente monetario, aunque también hacemos una especie de trueque o intercambios comerciales.

El principio es muy básico: la gente va a tomar terapia y se le llama paciente, y uno da terapia y se le llama terapeuta. Se establece un día y una hora a la semana y se inicia el tratamiento. En esto coincidimos; sin embargo, ¿has pensado que el consultorio no es el lugar físico? Quiero decir, ¿qué imagen tienes de tu consultorio, del paciente, del intercambio, de los horarios?

Como terapeuta, el consultorio y tu trabajo debe tener un trasfondo que tenga que ver contigo y no solo con lo que te enseñaron en la universidad y los demás cursos que has tomado.

Para mí, el consultorio ha tenido varias imágenes rectoras: la isla, la otra dimensión, el lugar para cocinar Alma, el contenedor, el escenario, etc.

Para explicarme mejor, voy a tomar la imagen del escenario: Si me doy cuenta de que el consultorio es un escenario, entonces habrá actuaciones, personajes, actos, escenografías, tramas. Mientras que, por su parte el paciente será una constelación de personajes apareciendo en el escenario del Alma, cada uno con una historia que contar y con sus propios cielos e infiernos. ¿Cómo se llama y de qué va la obra?

En esta metáfora, yo estoy en un lugar donde le doy espacio a que los personajes se expresen, a que las historias se cuenten y que los sentidos comiencen a manar de las profundidades de la persona. El horario será la función, pero una función que cada vez cambia y que tiene que ver con ir gestando la autenticidad para ese paciente en concreto.

En esta imagen, tus profundidades crean historias, escenarios, tramas y nudos, para develar Alma en este mundo a veces tan gris, a veces tan atareado que parece que tiene solo tiempo para la competencia, el ganarle al otro y buscar la felicidad en el tener o en el hacer.

Bruno Díaz

Consultas al correo bruno_d77@hotmail.com

Acerca de Bruno Díaz

Bruno Díaz
Soy Psicólogo de-formación (con y sin guion) y estoy entrenado en psicoterapia transpersonal, ericksoniana y junguiana arquetípica. También soy terapeuta floral. En cada formación (y en la vida), he aprendido y sigo aprendiendo, que hay “algo” muy genuino que empuja desde dentro para ser vivido y así tomar ciertas sendas que nos llevan a lugares de Plenitud. Y también, que ese “algo”, a veces se conduce o se inspira (en el mejor de los casos), pero que también se modifica, reprime o esconde, llevando a lugares de sufrimiento repetitivo. Mi trabajo es acompañarte a darle voz a lo que para ti es genuino y auténtico y que, a veces, aunque te suene extraño toma el disfraz de síntoma, sufrimiento o complicación. Cuando le damos voz, podemos escuchar ese algo, que ansiaba ser reconocido, nombrado y escuchado y que tiene muchas cosas que enseñarnos… Para consultas escríbeme a bruno_d77@hotmail.com