El Collar del Amanecer del año: alineación planetaria enero – febrero 2016

Hoy vamos a ahondar en la lectura del Alineamiento Planetario Visible, el cual tomó lugar en el cielo desde el 20 de enero y estará visible hasta el 20 de febrero. En muchos sentidos, este alineamiento planetario (que no había sucedido desde enero del 2005) es como una firma, un sello que abre este 2016.

Los astros dibujan posibilidades y activan frecuencias que no nos son externas, pues son las energías de las que todos estamos hechos. Según el nivel de consciencia de cada ser humano, estas frecuencias se pueden percibir, conocer y aprovechar. Si el individuo no está consciente de ellas, queda a merced de la activación, por lo que los desafíos parecen superarlo, y las oportunidades que se abren con cada activación, pasan por delante de la puerta, como si nunca hubiesen existido.

Cabe mencionar que, esta alineación de planetas personales de los dos primeros meses del 2016, no es, desde el punto de vista astrológico, un Stellium (en cuyo caso, los planetas estarían uno junto al otro en el mismo sector del Zodíaco); en cambio, estamos bajo un Alineamiento Visible, lo que quiere decir que, visto desde la Tierra, estamos coronados por un Rosario o Collar de luces y frecuencias.

A continuación les daré una breve reseña de los protagonistas de este Collar del Amanecer, por orden de aparición a la vista, para que así podamos navegar con ellos de manera consciente.

Luna

La Luna aparece abriendo y cerrando el evento. Abre la formación y la cierra con dos Lunas Nuevas, lo que destaca la cualidad de siembra de esta formación celeste. En el medio, la Luna Llena en Leo, el día 24 de enero, marcó la sugerencia de comenzar el año expresándonos, jugando, creando y disfrutando de nuestros dones creativos.

Júpiter

Retrógrado en el signo de la Virgen, Júpiter aporta la fuerza y el entusiasmo necesarios para poder discernir entre una multiplicidad de elementos, siempre manteniendo el foco en lo que nos expande.

Este planeta también indica que es el momento apropiado para asociarnos con personas que vibran como nosotros, pues amplía nuestro campo de posibilidades. Además, Júpiter también se muestra positivo en lo referente a los temas ecológicos y de la ecología de nuestro cuerpo físico.

Mercurio

Este es el planeta mensajero que rige nuestra capacidad de comunicación y reflexión. Cuando Mercurio se encuentra en Capricornio, permite establecer un orden de cara a los logros profesionales y personales, pues impulsa la comunicación clara y constructiva.

En la última semana del alineamiento, Mercurio se adentrará en Acuario, destacando la posición del Sol y, por lo tanto, la regencia y tonos acuarianos del mes.

 

Venus

Este es el planeta que rige nuestras relaciones amorosas, nuestras emociones y nuestra creatividad, pues acentúa las luces de Capricornio, el lugar en donde el amor significa respeto y toma de responsabilidad por uno mismo y por las relaciones.

Al igual que Mercurio, en los dos últimos días del Collar de Planetas, Venus entrará en Acuario.

 

Marte

Marte en Escorpio promueve la voluntad férrea de investigar y sacar a la luz lo que estamos decididos a dejar atrás. En este caso, a nivel individual y colectivo, Marte trabajará dando apoyo a la purga efectuada por Saturno.

Saturno

Saturno en Sagitario muestra la necesidad de aceptar ciertas normas sociales y de construir dentro de los límites que conocemos. Este planeta también hace referencia a la retribución, al retorno de lo sembrado, siempre con las leyes universales como parámetro.

Por otra parte, Saturno nos da la pauta para tomar consciencia de nuestros acuerdos y contratos; además de que será de gran ayuda al momento de decidir si recorreremos un camino en compañía alguien, o para saber a quién le decimos que sí.

Con Saturno en Sagitario, los Diez Mandamientos pueden ser un código ético guía, pues son de gran ayuda para mirar lo que generamos y lo que aceptamos o no, tanto en el orden individual como en el legal, político, institucional y planetario.

En cuanto al nivel simbólico de la figura pintada en el amanecer, podemos destacar tres llamadas a nuestra atención:

Lo primero que podemos deducir es que el Cielo nos está diciendo, “Eleva la mirada, mira hacia Arriba”. Podemos decir que estamos ante una llamada de lo vertical, de lo que se mueve en profundidad. Millones de personas pasan semanas enteras sin mirar el cielo, con lo que su cerebro queda concentrado en espacios pequeños horizontales y, en zonas urbanas, de corto alcance, pero cuando miramos el cielo, tenemos consciencia de una mayor vastedad, hay espacio para la atención y, por lo tanto, para la consciencia.

La segunda palabra de poder que dibuja el Cielo en estos momentos, es juntos. El 2016 es un año de fundación, de crear o, al menos, diseñar las bases para un gran cambio que veremos en el 2017; por lo tanto, es un año en el que pueden presentarse diferentes alternativas para asociarse. Lo anterior se debe a que, a medida que vamos entrando en las nuevas frecuencias, va cayendo la tendencia a creer que podemos crear en aislamiento, y se van abriendo las posibilidades infinitas de colaborar. De esta manera, ya desde fines del 2015, muchos de nosotros nos encontramos evaluando las diferentes relaciones que atraemos para realizar un trabajo en conjunto.

Por último, el tercer aspecto a destacar, es que los planetas forman una línea; es decir, una invitación a alinearnos. Alinear nuestros diferentes cuerpos: el físico, el emocional, y el mental, con nuestro Cuerpo Superior. Alinearnos con nuestra versión más alta. Alinearnos con nuestro propósito que surge cuando, día a día, nos consagramos a un servicio que nos trae gozo y estimula nuestro entusiasmo por seguir haciéndolo en formas cada vez más creativas; por lo que la invitación más importante es la de alinearnos con nuestra intención creativa una vez que sentimos la certeza de su pureza.

Para todo lo anterior, va una propuesta: cada vez que tengamos un pensamiento negativo, es decir, un pensamiento que va en contra de nuestra elección, que nos dice que no es posible, que no somos suficientes, o que otros no son suficientes, podemos alinearnos nuevamente con la vivencia abundante de aquello que queremos vivir. Por ejemplo, en lugar de poner nuestra atención en los síntomas físicos, debemos observar, destacar y expresar los cambios positivos que notamos en nuestra salud, y al mismo tiempo, sostener esta postura con el sentir y estar agradecidos. Lo anterior nos conducirá a unificar, a unir todas nuestras habilidades y frecuencias, siempre enfocadas a la creación del presente y del futuro que empuja desde dentro para manifestarse.

Debajo de este Collar, y en medio de un mundo en caos, muchos de nosotros estamos asombrados ante la cascada de logros, encuentros luminosos y realizaciones que traspasan todas nuestras expectativas; pero, lo mejor de todo, es que esto irá en aumento, siempre y cuando sigamos presentes, alineados y despiertos.

Esto es sólo el comienzo, puesto que el Collar nos está invitando a que nos mantengamos elevados, juntos y alineados. Una invitación celeste bastante positiva para este 2016.

ALANA MESSINEO

Especialista y terapeuta en: Desprogramación Neuronal, DanzaGracia: los Trece Movimientos de la Mujer Radiante, Universos Paralelos, Tecnologías de la Consciencia y Astrología Cuántica.

Para más información sobre sesiones individuales y talleres escribe a: enlagracia@gmail.com, indicando tu país de residencia.

Facebook: PORTAL DE ALANA

 

Acerca de Alana Messineo

Alana Messineo
Terapeuta. Astróloga de potenciación. Generadora de transformación en servicio a la Creación y a la Nueva Tierra. Iniciadora en múltiples tecnologías de la consciencia. Canal de energías de alta frecuencia. Creadora de un sistema de despertar de la Energía Femenina, llamado DanzaGracia: los Trece Movimientos de la Mujer Radiante. Creadora de la terapia de Desprogramación Neuronal. Formada personalmente, a lo largo de sus 32 años de residencia en Barcelona, por Eckhart Tolle, Sondra Rey, Masaru Emoto, Ramtha, Steve Rother, Marina Borrusso, Leonard Orr, y Phill Laut. Actualmente reside en Argentina, su país de origen, y viaja impartiendo talleres que facilitan el logro en las metas concretas de vida, en base a la fusión con la Fuente y la elevación de frecuencias individuales y colectivas.