El Buen Fin es la “chaqueta” del traje nuevo del emperador

Por Ana Gabriela Blanco

No soy analista, pero entiendo que la premisa es incentivar la economía mediante el consumo; consumo de deuda.

Como productora de una marca pequeña sé de los desafíos y la casi imposibilidad para desarrollar y ofrecer un producto de calidad con materia prima local, con insumos producidos en el país, pues sé que la producción nacional en el campo y el desarrollo de una industria local a escala humana no está incentivada. Los preciosos recursos naturales y humanos de esta tierra están sub-utilizados en unos casos, y en otros están depredados de modo insostenible.

México importa prácticamente todo lo que consume. Y la moneda de ese “libre mercado” es el dólar. Inflado. Especulativo. Que en las últimas semanas nos ha puesto a caminar en el filo; a aguantar vara; a absorber el impacto del alza de precios de prácticamente todos nuestros insumos.
Ahora nos piden que juguemos al “Buen Fin” en una farsa mediática efectista porque quienes pueden jugar a que “bajan” sus precios son las grandes empresas (casi todas transnacionales) que tienen márgenes de ganancia obscenos.
El Buen Fin es la “chaqueta” del traje nuevo del emperador; un traje “nuevo” ya bastante remendado… ¿no creen?

hierbas-alma

 

AnaGé
Hierbas del Alma

 

Acerca de Ana Gabriela Blanco

Ana Gabriela Blanco
Creadora de la cosmética más deliciosa y sabrosa para tu cuerpo, "Hierbas del alma": Hermosos productos reales, trabajados lentamente, sin capas de “green washing” y listos para aplicarse amorosamente. En el taller de las Hierbas del Alma preparamos productos especiales para cuidar tu piel...libres de tóxicos y libres de crueldad. Sólo ingredientes naturales de pura belleza con espíritu herbolario. Con aceites de origen vegetal y extractos botánicos libres de pesticidas y agroquímicos, preparados con corazón en nuestro taller, recibidos de plantas de cultivos propios y sobre todo privilegiando las cultivadas por agricultores en pequeño que sostienen prácticas orgánicas y/o limpias, libres, autónomas y autogestivas. Rechazamos los perfumes y fragancias sintéticas. Elegimos aceites esenciales de origen seguro e identificable, aprovechando sus propiedades aromaterapéuticas y sus efectos benéficos sobre la piel. Emulsionantes vegetales suaves con la piel. Sin ingredientes derivados del petróleo. Conservantes respetuosos con el cuerpo. Cada receta se crea desde el origen, no se maquila. no hay "crema-base", no hay producción en serie. Lo que hay es un proceso artesano, atento, a mano. Nutrición lenta, amorosa, para el cuerpo y para el alma. Alquimia botánica que quiere honrar a la tierra... y celebrar al cuerpo