El Amor es la fuerza sostenedora de este mundo

Por José Luis Villanueva

El Amor es la fuerza que sostiene al mundo, y cuando este desaparece, la vida es agobiante. Así que, sé íntegro en todos tus aspectos y conoce uno de los más grandes que posees como Ser: el Amor.

No te canses de buscar el Amor dentro de ti hasta que llegue el día en que lo externes, dejes de buscarlo y se vuelva parte de ti instintivamente; ya que el instinto es el acto condicionado y repetitivo que el Ser ya maneja espontáneamente. El instinto es válido cuando es constructivo y lleva al hombre a la plenitud.

Me preguntas: «¿Cual es mi labor en este mundo y qué hago yo aquí presente?». Y yo te respondo: «¿Acaso no es tu labor el vibrar el amor más profundo, y no acaso a eso te trajo El Creador a este mundo?».

Me preguntas: «¿Cómo expreso el amor?». Y yo te respondo: «Déjalo fluir, siéntelo y proyéctalo. Ve invadiendo cada parte de tu Ser. Ve recorriendo cada partícula de tu forma hasta llenarte totalmente del más puro y sublime amor. Ahora, irradia ese amor a todos los seres que cerca de ti estén, sin distinción, ámalos, acéptalos como son y no veas en ellos más que el Ser que son. Atrae a tu mente a aquellos seres queridos que lejanos se encuentran físicamente y proyéctales tu amor. Atrae a tu mente a aquellos seres que sufren e invádelos con tu amor, pide desde tu corazón que tengan alivio para su dolor. Sigue atrayendo a tu mente la imagen de toda persona carente y sáciala de amor. Pide, para que sus carencias sean llenadas y luego vela surgir, próspera, plena y feliz.

Estremece entonces a la Tierra con tu amor. Tú, más que nadie, gozará de ello. Tú, más que nadie, obtendrá los beneficios».

Es tiempo de acción. Es tiempo de amor. Es tiempo de «común-unión». Solo amando intensamente este mundo cambiará.

Ama y disfruta. Ama y sé pleno. Ama y conoce. Solo déjate ser, solo déjate llevar… Él guía tus pasos. Él te inspira en su amor. Él conoce el camino.

Genera el amor, genera ese sentimiento en lo más íntimo de tu Ser. Hazlo a voluntad, sé tú quien a sí mismo se lo proporcione. Sé tú entonces el dueño de ti para que mañana, confiado, pueda surgir de ti la Fuente Inagotable.

Cualquiera que sea tu acción, llénala de amor, y creativa se volverá. El mirar, el hablar, el tocar, el andar, el oír… cárgalo de amor y vuélvete sublime, vuélvete armónico, vuélvete puro, vuélvete pleno y vuélvete bello. Comunícate, desde ese amor, al más Perfecto y Puro y Único… Solo déjate llevar por ese sublime sentimiento que frente a Él te proyecta… Y verás entonces cómo tu vida toma un nuevo rumbo, cómo disfruta tu Ser de este estadio, y entonces sabrás que la vida tiene sentido, y de ella, solo lo bello compartirás.

Ahora, medita si lo has entendido y sé honesto. Que tu pensamiento sea para que tú demuestres lo que has entendido. Que tu cuerpo sea para que muestres lo que has obtenido. ¿Cómo lo mostrarás de ahora en adelante? Fíjate bien qué sale de tu boca, qué tipo de pensamiento emites y cuál es el sentimiento que estás vibrando, pues en ello te darás cuenta cuánto has entendido.

Más adelante no hablarás de un Ser que amó, quizás hables de lo que tú viviste, del amor que un día diste… y no te admirarás de quienes vinieron a enseñar el amor, pues serás uno de ellos, esa será tu satisfacción: ¡haber podido amar!, ¡haber podido participar en la transformación de este mundo!

Todos critican, todos dudan, todos desafían… eso es común, eso es usual, mas no es normal, lo normal es amar. Y no es sencillo mientras sea tu personalidad carente la que se esfuerce.

Poco tiene que ver tu personalidad, unifícala pues a tu Esencia, y entonces ningún trabajo tendrás; el amor fluirá a través de ti. Esta es una Esencia verdadera, una Esencia que hace posible que te muevas y que existas, una Esencia que está en ti y no fuera de ti.

Pregúntate qué es lo que te mantiene con vida y dime dónde está Él, pero no le quieras ver la forma porque no la tiene. Tú eres la forma, Él es el poder que sostiene; insustento, tu forma es en donde Él se muestra.

¿Dónde quedó entonces tu agobio? ¿Dónde quedó tu pena? ¿Dónde quedó tu tristeza y temor? Nunca estos han existido, era tan solo una forma de vida que tú habías creado para ti, eran producto de la carencia del amor.

El amor es la más suave y dulce caricia que el Padre ofrece, eso es el amor. Dichoso aquél que lo recibe y lo acepta en su Ser, pues nunca más solo estará, y por siempre la paz y la armonía en su Ser habitará.

¡Dichoso aquél que cree en el Amor!

José Luis Villanueva

Acerca de José Luis Villanueva

José Luis Villanueva
Nació en México el 16 de enero de 1960; gurú de profesión (como él decía alegremente después de su despertar espiritual en marzo de 1985). Los últimos siete años de su vida como humano los dedicó, por completo, a transmitir su enseñanza de Amor y expansión de consciencia a quienes la quisieran recibir así como a elevar la vibración del planeta. Durante todos esos años impartió gratuitamente varios cursos: “Ámate a ti mismo” y “Pensamiento Creativo” y “Ser Consciente Creativo”, además de dar diario meditaciones, pláticas, conferencias a enormes grupos de personas tanto en México como en Estados Unidos. Realizó varios viajes por casi todo el mundo compartiendo su vibración de Amor a todos los lugares que visitó. José Luis dejó su cuerpo el 27 de junio 1992 para estallar en miles y miles de partículas de LUZ que hoy brillan a través de cientos de seres humanos y no humanos. Si cierras los ojos, respiras a manera de suspiro y abres tu corazón, podrás conectar con su energía y sentirás vibrar el Amor más puro y alto... eres tú mismo.