Ejercicio meditativo para el cierre de año (visualización) (AUDIO)

Vamos a realizar una visualización para la transición que se avecina, el cambio de año. Lo que haremos será algo tan simple y tan profundo como AGRADECER. Puedes apoyarte de este ejercicio para cerrar todos tus ciclos o hacerlo cada vez que quieras manifestar agradecimiento.

La gratitud (en pali, Kata: lo que ha sido hecho, lo que ha sido hecho a uno; annuta: saber o reconocer) es una cualidad ética y espiritual que se cultiva con el desarrollo de la consciencia, siendo también una práctica concreta que se manifiesta a través de los pensamientos, las emociones y las acciones, que deberían estar en total armonía o congruencia. Es decir, sentir en lo más hondo ese gracias que expresamos. Muchas veces damos las gracias por convencionalismo, cuando en realidad pensamos que “merecemos eso y más”, “que el mundo nos lo debía”, “era su obligación”.

La gratitud nos permite salir de la burbuja del egoísmo, pues damos por sentado todos los beneficios de los que gozamos o, por el contrario, estamos constantemente enfocándonos en la carencia… El caso es que no salimos de nosotros/as mismos/as. La gratitud amplía nuestra visión y nos conecta con todos los seres, con el Universo, con el Todo. Nos lleva a prestar atención a nuestro alrededor y a nuestro interior, a lo que hay, a lo que somos y tenemos; no a los deseos insatisfechos. Es una forma de estar en el presente.

¿Qué agradecer? TODO, las experiencias felices y las dolorosas, los encuentros y desencuentros, los logros y las pérdidas. Agradecer es aceptar, permitir que la vida fluya de acuerdo a su propio ritmo.

Crea una vida positiva cultivando la gratitud:

  • Al despertar agradece y bendice el nuevo día y todo lo que tiene para ti.
  • Antes de dormir agradece las experiencias vividas.
  • Antes de comer agradece y bendice los alimentos recibidos. Si comes carne bendice a los animalitos que fueron sacrificados.
  • Durante el día agradece al Universo por todo lo que te da y agradece a las personas cada vez que puedas.
  • Frente a lo negativo, desagradable o difícil, di: “Bendigo el bien oculto y manifiesto de esta situación o persona”.
  • Lleva contigo algún objeto pequeño (pulsera, dije, anillo, piedra), y cada vez que lo veas agradece algo en tu vida.
  • Crea tu “Libro o diario de la Abundancia”, cada noche antes de dormir haz una lista de tres a cinco razones por las que estás agradecido.
  • Cuando algo no te guste (persona, situación, trabajo, etc.) trata de reconocerle cinco aspectos positivos.
  • Cuando comas las 12 uvas en año nuevo, ¿qué tal si en lugar de pedir deseos das las gracias?

A continuación te comparto la Visualización de gratitud, espero que te guste:

  1. Toma tu postura habitual de meditación.
  2. Has 3 respiraciones lentas y profundas con la intención de conectarte con tu interior.
  3. Si lo deseas invoca amorosamente a tus Guías Espirituales para que te acompañen y faciliten esta meditación.
  4. Ahora respira de manera natural y suave, que ese prana inhalado sea como una luz suave y cálida que penetra tu mente y tu cuerpo.
  5. Visualízate en un espacio al aire libre, que sea un entorno natural, durante el día. Observa el cielo azul, aprecia y bendice toda esa belleza a tu alrededor.
  6. Contacta ahora con tu chakra cardiaco (en el centro de tu pecho). Visualiza un disco giratorio de color verde esmeralda o rosa. Siente su palpitar. Respira a través de él.
  7. Lleva tus manos a la altura de tu pecho con las palmas hacia arriba, júntalas (como si fueras a recibir algo).
  8. Observa cómo se crea una esfera dorada sobre tus manos, brillante y radiante.
  9. Trae a tu mente alguna experiencia o persona por la que quieras dar las gracias, no importa si fue una situación agradable o desagradable. También es un buen momento para desprenderse de todo lo que haya sucedido este año. Lleva ese recuerdo a tu chakra cardiaco.
  10. Ahora, desde tu chakra cardiaco proyéctalo en la esfera. A la vez que le dices: “Gracias, gracias, gracias”.
  11. Llena tu esfera con todas las cosas que quieres agradecer.
  12. Cuando hayas terminado, suelta la esfera y envíala al cielo azul, sabiendo que será recibida por el Ser Supremo y tu gratitud multiplicada con bendiciones y amor.
  13. Lleva tus manos a la posición de oración (Namasté).
  14. Repite la sílaba sagrada “Om” tres veces con actitud de gratitud y reconocimiento de la grandeza del Universo.
  15. Baja tus manos, regresa a tu cuerpo, a este espacio y tiempo, relájate.
  16. Respira profundo. Abre los ojos.

Om shanti om

Karina Ortiz

Acerca de Karina Ortiz Guerrero

Karina Ortiz Guerrero
Nací en la CDMX en 1975. Siempre interesada por los misterios del comportamiento humano estudié Psicología Social en la UAM-Xochimilco, posteriormente realicé una Maestría en Estudios de Género en el Colegio de México; he combinado mi vena académica con estudios en Reiki (Maestría en el Sistema Usui Tibetano Tántrico), además de otros cursos y diplomados en Psicología Junguiana, Cuencos Tibetanos, Mindfulness y Budismo. Conocimientos diversos que fundamentan mi quehacer profesional, estoy dedicada al abordaje del campo de la Psicología desde una perspectiva de desarrollo espiritual: Psicoterapia de Reconexión, terapia Reiki en la que incluyo sonoterapia con cuencos tibetanos, imparto cursos de Reiki e iniciaciones en los cuatro niveles del Sistema Usui, facilito cursos de meditación, talleres de Ho’oponopono y de reconciliación de las mujeres con lo femenino.