¿Destino o creaciones tuyas? Tú eliges

Por Luis Montoya Birrueta

 

Es muy probable que, alguna vez, hayas usado frases como “me ha pasado que…”, “Qué puedo hacer, ese es mi destino”, “solo a mí me pasa esto”, “me pasó que…”, “todos tenemos un destino”, entre otras de este tipo.

 

Desde que nacemos, nos educan para poder estar en determinados grupos sociales. Nos dicen lo que esperan de nosotros, la forma correcta de comportarnos, las normas de conducta, etc. Después, nuestros padres o tutores, nos llevan a la escuela para que nos eduquen académicamente; esto con la intención de conseguir los estudios más aptos y de nivel alto, para poder tener puestos de trabajo que garanticen nuestro futuro.

 

En pocas palabras, nos educan para obedecer y para memorizar datos e información que otras personas han dejado por escrito, y que otro grupo de personas determinan que son verdaderos y adecuados para aprender. Pero nunca nadie nos habló, durante nuestro crecimiento y educación, sobre una capacidad tremendamente potencial que tenemos y que, si la hemos llegado a usar, lo hacemos de forma inconsciente: se trata de nuestra capacidad para crear; se trata de usar las herramientas que disponemos para ser, hacer o tener lo que de verdad quiere lo profundo de nosotros. Estas herramientas son la energía del pensamiento, potenciada por la fuerza creadora de la intención, sustentada por los sentimientos.

 

A esta capacidad yo la llamo, capacidad para manifestar y materializar; y que otros han llamado también ley de la atracción.

 

Nadie nos enseñó que tenemos la libertad para crear en nuestras vidas lo que queramos, ser lo que queramos, tener lo que queramos; y, en lugar de eso, nos dijeron que solo algunos tienen la “suerte” de tener el trabajo que aman, ser lo que deseaban, o disfrutar de abundancia económica.

 

Una vez que aprendes o recuperas, en consciencia, esta capacidad de creación, es decir, cuando la usas para crear lo que quieres tener en tu vida, entonces estarás recuperando un poder inmenso y latente en ti.

 

En este punto ya nada te sucede por “casualidad”, porque serás consciente de que tú lo estás creando, tanto si lo consideras negativo como positivo, siendo este un juicio que proviene de tu mente. Pero puedes invertir esas consideraciones, convirtiendo lo negativo en positivo.

 

¿Que cómo lo haces?, cambiando la pregunta que te hagas de un “¿por qué me pasa esto a mí?”, a un, “¿para qué está llegando (estoy atrayendo) esto a mí?”; entonces, las situaciones de tu vida dejarán de ser “casualidades” y sabrás leerlas, para utilizarlas en tu evolución personal. Tu vida cambiará completamente.

 

De esta manera, verás que ya no hay un destino fijado en ti, que todo ha sido creación tuyas para tener oportunidades de evolucionar; y, una vez que les encuentres el sentido, habrás entendido y ya no las crearás más, puesto que ya no serán necesarias, sobre todo aquellas cosas que consideras negativas.

 

Usa conscientemente tu poder, recupéralo y ya nada podrá detenerte, porque estarás trascendiendo las instrucciones programadas de tu mente que te decían que tú no eras capaz de ser, hacer o tener lo que querías en tu vida.

 

Gracias por estar ahí.

 

“Q-La Vida”

Luis Montoya Birrueta

 

 

Acerca de Luis Montoya Birrueta

Luis Montoya Birrueta
Q-La vida! Después de algunos años de experimentar un verdadero infierno, totalmente desesperado y habiendo agotado las posibles soluciones que tenía a mi alcance, así como la gente que intentaba ayudarme, pedía ayuda intensamente desde mi soledad a quien me escuchara. Mis plegarias fueron atendidas y se manifestó el auxilio por medio de Seres que están en otras frecuencias vibratorias, entre ellos el maestro Jesús. Es un honor para mí ser un instrumento y poder compartir contigo los mensajes que he recibido. Gracias por estar ahí. Luis es terapeuta, escritor y pensador. Para contactarlo visita su página en facebook o escríbele a su correo: luismbirrueta@hotmail.com