Despierto y ¡me amo a mí mismo!

Por Carlos Piñeiro

 

Durante muchos años creí ser alguien que no era yo. Me escondí, actuaba en cada situación y creaba historias sobre mí. Hice muchas cosas, como consumir drogas y alcohol en exceso para pertenecer, ser aceptado, sentirme amado y comprendido. Sin embargo, en los últimos años me he dedicado a estudiar y evaluar todo lo que aprendí y que creí que era real; y me encontré con que vivía en un vacío enorme, insatisfecho, fuera de lo correcto, desconectado del amor del que estoy hecho.

 

En estos últimos años he aprendido a SER, a que no me importe lo que piense, ni lo que diga, la gente. Por fin me encuentro en paz. Gozo todo momento, aprendo y me doy cuenta de las cosas que suceden a mi alrededor. Ahora, yo soy el responsable de la realidad que creo a través de mis acciones, pensamientos, palabras y sentimientos. He aprendido a sentir. He aprendido a conectar con lo único que sé es real… EL AMOR.

 

Nada ha sido más gratificante que desenterrarme de todas las programaciones y toxinas que tenía dentro de mí. Por fin logro sentir todo a mi alrededor, respetarme, valorarme y amarme.

 

Ahora, ya no busco ni quiero pertenecer en donde no soy aceptado tal cual soy. Ya no quiero que nadie me acepte por ser algo que no soy. Hoy no puedo dejar de hablar de la espiritualidad, de la vida y el veganismo; de lo que han hecho conmigo: me han hecho renacer, me hacen vivir, me hacen sentir, me hacen gozar.

 

Ya no puedo permitirle a nadie que me deje de respetar y de alguna forma se lo hago saber. Muchos de mis amig@s no comprenden lo que ha pasado conmigo, ni espero que lo hagan, y se molestan cuando les pido respeto, porque ya las bromas sobre mí no me incomodan, pero no las acepto y tampoco las hago sobre mis amig@s.

 

Ha sido un proceso muy intenso, pero siento que, por fin, he entrado a otra vibración, aunque sé que el camino por recorrer es largo y que lo único que necesito para recorrerlo es constancia.

 

En la realidad humana existen fórmulas, con las que se consigue TODO. Las fórmulas del universo son sencillas y accesibles para todos, son fórmulas muy fáciles de hacer, pero en el sistema en que fuimos educados nos hacen creer que no es posible, que todo es una lucha, que todo es una “friega”; desprecio, juicio, violencia, destrucción, enfermedad… ¿Es en serio? ¿Es lo único que venimos a hacer? creemos que enjuiciar y calificar nos hace superiores, cuando, en realidad, es todo lo contrario.

 

Damos vueltas y vueltas en las mismas situaciones, y no nos damos cuenta de que somos los verdaderos responsables. Cuando asumimos nuestra responsabilidad, tenemos ante nosotros la súper oportunidad de poder hacer lo que queramos. Y, cuando lo hacemos con amor, las respuestas pueden ser inmediatas o a su debido tiempo; el tiempo perfecto para poder disfrutarlas en su momento.

 

Todo tiene un para qué, no un porqué. El para qué te lleva a algo superior, a tu propia evolución.

 

Mi proceso es el mismo de tod@s, es hacia el amor a uno mismo, y cuando realmente te amas a ti mismo, podrás realmente amar a los demás.

 

Todo, absolutamente todo, te lleva al amor único y real del Dios-Universal. Todo te lleva a esa paz, gozo, alegría. Toda finalidad de ser humano es estar en amor y paz, ser feliz, y la única felicidad REAL es aquella que sientes día a día al amanecer y sentirte vivo, sentirte pleno y rodeado del amor infinito del universo.

 

Estamos hechos de amor, por eso nos atrae el amor, porque es nuestra esencia, nos conecta, nos dirige, nos emociona, nos sacude y nos hace sentir únicos.

 

Esto está comenzando. El universo está en constante cambio, así como lo estás tú. Todos cambian, todos evolucionan, todos, absolutamente todos, tarde o temprano, despiertan. Así es, podrías regresar muchas veces a este sistema de miedo, pero este sistema cansa y algo pugna por ir más allá del miedo. Siempre hay una tolerancia interna que te hace querer conectar con tu interior y con eso inexplicable a lo que llamamos Dios.

 

El camino del amor es único, es real y es maravilloso. Solo hay que sentirlo y dejar que se manifieste día a día.

 

Todo lo que vives está en perfecto orden para tu despertar y para que puedas volver a conectar con la fuente de la que estamos hechos a imagen y semejanza.

 

¡Ámate! Es lo único que puedo decirte. Solo entonces te respetarás y respetarás a los demás y a todo lo que te rodea.

 

Ama. Te amo. Me amo. Nos amamos.

 

Bendiciones

 

Carlos Piñeiro

 

 

Acerca de Carlos Piñeiro

Carlos Piñeiro
Soy actor-terapeuta-conductor-conferencista-vegano promovedor del empoderamiento del Ser y del veganismo a través de conferencias. Me puedes contactar a través de mis redes sociales: https://www.facebook.com/litosuniverse/ https://www.facebook.com/rosamaekitchen/