Dejar de aferrarse al dolor por la pérdida: Ligereza y abundancia

Por Alana Messineo

La pérdida de un ser querido, de una situación, por ejemplo, un trabajo que hemos desempeñado durante mucho tiempo, un rol, o una cantidad de dinero que se ha esfumado, produce heridas que piden atención y sanación. Lo mismo ocurre cuando hay relocaciones, cambios de casa o de país.

Con la cicatriz abierta, no podemos seguir camino.

El Alineamiento Neuronal borra, literalmente, el dolor lacerante por situaciones de pérdida, dando paso a la necesaria comprensión y mirada compasiva y neutral sobre nosotros mismos y sobre los demás.

No hay pérdida, hay tránsito de una situación vital a otra. Lo que llamamos “pérdida”, es la retirada de eventos, situaciones, tiempos y espacios, para dar cabida a nuevas realidades, y nuevos aprendizajes que, a la larga, nos potencian.

Cuando logramos disolver el cuerpo de dolor que nos habla de la pérdida, se abre la puerta a nuevos recursos, nuevos talentos creativos que no podían surgir.

En el camino de vida, estamos siempre dejando matrices. Pasamos de una matriz más estrecha, a otra más amplia, que corresponde a nuestra nueva vibración.

Poder hacer un cambio en la percepción que tenemos acerca de la pérdida, nos saca del rol de víctima, y nos lleva a la consciencia de quien realmente somos.

Estos tiempos de deconstrucción, nos introducen en la vivencia de la impermanencia. Y esta vivencia, sentida desde la conexión con la Fuente de Vida, nos torna más ligeros y abundantes.

El sostener activo el cuerpo de dolor, que es una energía colectiva, frena la posibilidad de conectar con el gozo natural de todo lo que existe. En la naturaleza no hay cuerpo de dolor, el animal salvaje, libre de la influencia humana, se duele de una pérdida, libera su cuerpo de la tensión producida, y sigue su camino.

En el ser humano, toda la programación lo lleva, o bien a negar su dolor, o bien a quedar estancado en él.

Por ejemplo, como mujeres, muchos gestos de rechazo que tenemos hacia el hombre, vienen del dolor ancestral de lo femenino, por haber sido negado y maltratado. Es vital que podamos reconocer cuándo se activa el cuerpo de dolor, y podamos reconocer que NO SOMOS ESO. Somos un ser creativo haciendo la experiencia en plano físico, de todo el poder creativo del Universo.

Por eso, el RECONOCIMIENTO de todo lo que nos rodea, como base y sustento de nuestra vida, es el verdadero alimento. El alimento, la nutrición, siempre estuvo ahí, pero centrados en el dolor, pasamos hambre, porque no podemos RECONOCERLO.

¿Qué aspectos de tu vida mejoran con tu consciencia del cambio permanente?

¿Has notado que tu satisfacción con lo que tienes te hace más rico y abundante, y te apoya en el logro de tus sueños más profundos?

Si te apetece, comparte en el PORTAL tu sentir. Porque compartir enriquece al Todo, y el Todo te enriquece a Ti.

Alana Messineo

 

www.elportaldelana.com

Alineamiento Neuronal.

Biodinámica y Música de las Plantas.

Tecnologías de la Consciencia, que permiten que tú mismo te desprogrames, mientras transcurre tu vida cotidiana.

DanzaGracia. Los Trece Movimientos de la Mujer Radiante.

Astrología Cuántica.

 

POR FAVOR, SI COMPARTES ESTE TEXTO, HAZLO EN SU TOTALIDAD INCLUYENDO LOS DATOS DE REFERENCIA DE SU AUTORA. GRACIAS.

 

Acerca de Alana Messineo

Alana Messineo
Terapeuta. Astróloga de potenciación. Generadora de transformación en servicio a la Creación y a la Nueva Tierra. Iniciadora en múltiples tecnologías de la consciencia. Canal de energías de alta frecuencia. Creadora de un sistema de despertar de la Energía Femenina, llamado DanzaGracia: los Trece Movimientos de la Mujer Radiante. Creadora de la terapia de Desprogramación Neuronal. Formada personalmente, a lo largo de sus 32 años de residencia en Barcelona, por Eckhart Tolle, Sondra Rey, Masaru Emoto, Ramtha, Steve Rother, Marina Borrusso, Leonard Orr, y Phill Laut. Actualmente reside en Argentina, su país de origen, y viaja impartiendo talleres que facilitan el logro en las metas concretas de vida, en base a la fusión con la Fuente y la elevación de frecuencias individuales y colectivas.