Conócete a ti mismo y recuerda (Parte 4)

Por José Luis Villanueva

 

Click aquí para leer la Parte 1.

Click aquí para leer la Parte 2.

Click aquí para leer la Parte 3.

 

 

«¿Quién eres? ¿Quién fuiste? El mismo siempre.

Y ante ti hoy reconozco que en ti estoy, y tú en mí y en todo.

Porque Él así se ha querido expresar.

Llena pues tu alma de Amor, y es suficiente».

JLV

 

 

¿Ves cómo tu Ser sí puede? Siempre ha podido. Tenía miedo.

 

¿Que el hombre dice que no puede? No le creas, enséñale lo contrario.

 

Cuando quieras comunicarte con el Padre, guarda silencio y siéntelo en ti. Las palabras son para los oídos de los humanos, reconócele mejor.

 

¿Ves qué sencillo es comulgar con Él? Solo tienes que querer, y ahora, vuelve a la vida confiado de que puedes y elige qué hacer. Eres libre. Él te inspira, ya que te ama, te da seguridad y tú confías en que a todos ama. Solo tienes que quererlo, solo tienes que sentirlo.

 

¿Qué tienes que saber hoy, Ser humano? Eso eres en forma, esa es tu expresión. Mañana serás quizá una estrella y sabrás tú qué hacer.

 

Disfruta pues de ser humano, ya que Él te lo ha concedido; y cuando nada te llene, sumérgete en el silencio y deja que Él te inspire qué hacer, mientras aquí estés. Es muy sencillo, ten paciencia contigo y recuerda, el que te ha dado el Ser, te dará el qué hacer.

 

¿Ya tienes fe en Él? Ya nada te falta, porque aquél que tiene fe, todo tiene. ¿Podría un padre negarle a su hijo algo? Que su hijo sepa reconocerlo cuando conozca su fe, no antes. Y prueba tu fe, yo te invito y convéncete de ti mismo, y nadie, nadie podrá quebrantar, porque, así como te dio la vida, así es capaz de darte todo lo demás. Y sea cual sea tu creencia de Él, es tan solo especulaciones. Mejor recibe de Él y sé feliz con ello.

 

Y yo, con el poder y con la consciencia de quien Yo Soy, en este día, por el Amor que te tengo y por el Amor que Él a través de mí te da, con ese poder doy a tu Ser todo aquello que sea necesario para comprender y entender que el Padre tiene para ti, siempre, lo mejor.

 

Llegue a tu vida todo lo necesario para expresar tu Ser libremente. Y escucha bien, lo necesario, nunca excesos que son cargas.

 

El ser humano no impide que pueda expresar la consciencia, así que no es un impedimento para ti, utiliza tu Ser y expresa el verdadero conocimiento. Empieza de nuevo. Nace. Todo el ayer fue la oportunidad para que hoy te decidieras. No puedes explicarte más, solo siente y con ello es suficiente. Quizá mañana, cuando no busques respuestas, las tendrás, pero ya habrás alcanzado la felicidad, sin pretexto.

 

Porque que la quieres la tendrás y podrás decirle a aquél que no tiene, que si quiere puede ser feliz. Todo trae consigo una gran enseñanza, hasta la aparente inconsciencia, hasta la aparente ignorancia; ello hace posible tu existencia en esta forma en la que hoy concibes, que nada más importante es que el Amor, porque a través de ello eres eterno. Y no defendiendo la vida como única razón, sino reconociendo el principio de todas las cosas.

 

Ahora disfruta de tu vida sin preguntarte qué hacer mañana. Vive hoy. El no preguntarte qué hacer mañana no es el desinterés por el mañana, es haber nacido en la confianza de que Él a ti proyectará lo mejor. No califiques ‘lo mejor’ solo tómalo y atrás de todo ello encontrarás una gran respuesta que te permitirá incrementar un poco más el conocimiento de quién eres y de quién es.

 

Y en la eternidad, siempre tendrás que descubrir algo de Él, mas no por ello dudarán, porque el Amor es lo que te hace creer y tu propia existencia es la muestra. Con ello es suficiente.

 

Como niño admírate, asómbrate de lo que llaman los hombres «vida» y «muerte». Tú déjate llevar; simplemente déjate llevar, y dormirás y despertarás, y a veces dormirás y en otro lugar despertarás y allí descubrirás que ya te están esperando. Y si no, a ti llegarán como tú les estás esperando. Duerme tranquilo y despierta, como hiciste el primer instante en el que viste la luz en esta Tierra, ignorando qué te esperaba, pero confiando como un niño.

 

Te amo y te he amado siempre, por ello te hablo. Y porque conozco tu sentir y lo que la carne te da, hoy, a través de la carne te expreso, mas sabe que entre tú y yo no hay diferencia.

 

José Luis Villanueva

 

 

Transcripción de fragmentos de Pláticas que José Luis impartió durante siete años.

Acerca de José Luis Villanueva

José Luis Villanueva
Nació en México el 16 de enero de 1960; gurú de profesión (como él decía alegremente después de su despertar espiritual en marzo de 1985). Los últimos siete años de su vida como humano los dedicó, por completo, a transmitir su enseñanza de Amor y expansión de consciencia a quienes la quisieran recibir así como a elevar la vibración del planeta. Durante todos esos años impartió gratuitamente varios cursos: “Ámate a ti mismo” y “Pensamiento Creativo” y “Ser Consciente Creativo”, además de dar diario meditaciones, pláticas, conferencias a enormes grupos de personas tanto en México como en Estados Unidos. Realizó varios viajes por casi todo el mundo compartiendo su vibración de Amor a todos los lugares que visitó. José Luis dejó su cuerpo el 27 de junio 1992 para estallar en miles y miles de partículas de LUZ que hoy brillan a través de cientos de seres humanos y no humanos. Si cierras los ojos, respiras a manera de suspiro y abres tu corazón, podrás conectar con su energía y sentirás vibrar el Amor más puro y alto... eres tú mismo.