Conócete a ti mismo y recuerda Parte 1

Por José Luis Villanueva

 

«¿Quién eres? ¿Quién fuiste? El mismo siempre.
Y ante ti, hoy reconozco que en ti estoy, y tú en mí y en todo.
Porque él así se ha querido expresar.
Llena pues tu alma de Amor, y es suficiente.»

José Luis Villanueva

 

Ahora en verdad empiezas a convencerte. Ahora en verdad la lucha comienza a terminar. Ahora te haces fuerte. Ahora no es una fantasía. Ahora estás convencido de que la senda que has escogido es aquélla que en verdad habrá de llevarte al re-encuentro con tu Yo divino.

¿Cuánto hubo que pasar? ¿Cuánto hubo que experimentar tu personalidad para demostrarte a ti mismo cuán grande eres, cuán poderoso y cuán amado, y descubrir así el ‘porqué’ de tus razones diversas que creaste en tu mente, para proyectarte, para existir, para compartir, para participar?

Cada paso que das te ha acercado y te ha llevado a descubrir quién eres. Y quién eres, es quien todos son.

Ahora sabes que, así como tu espíritu participa a través de la forma en la que hoy te expresas, de igual manera podría participar en aquélla forma, en aquél ser, en aquél humano, que es también lo que tú eres.

Podrías habitar cualquier cuerpo, podrías expresar de distinta manera. Podrías experimentar distintas vivencias, pero en tu espíritu seguirías siendo quien eres, quien has sido y quién serás eternamente. De allí la comprensión. De allí el respeto y el infinito Amor que cada día se hace presente en tu vida, concibiendo y conociéndote a través de tu hermano; entendiéndote, amándote, respetando y apoyando aquélla parte de ti que experimenta de distinta manera a como tú experimentas.

Cuánta dicha poder expresar las palabras que hoy expreso. Cuánta dicha poder comprobar que, en verdad, cada día dejas de ser un poco más tú y eres ‘ello’. Qué belleza poder contemplar de qué manera tu espíritu ha encontrado verdaderamente la casa. Qué grandeza contemplar cómo aceptas, cómo entiendes y cómo esperas, cada día, el milagro de la vida que te da el motivo de vivir y una razón para existir.

Tu espíritu no es más que el Espíritu. Tu ser, no es más que la expresión del gran Ser. Tu consciencia es una y de esa manera tu voz, tu sentir y tu pensar se unifica, y así la armonía vuelve a ser, en este mundo, como antes fue y como aún es en otros puntos del infinito, donde la creación continúa siendo armónica.

Bendito aquél que ha demostrado a sí mismo lo que es y lo ha transmitido, para llevar así, el mensaje de armonía en esta Tierra. Eres ahora lo que antes fuiste, el principio de una nueva vida. Eres ahora como antes fuiste; la oportunidad. Eres ahora como antes fuiste; la decisión, la voluntad. Eres ahora como antes fuiste; el Amor. Ahora empiezas, ahora sabes quién eres, y pase lo que pase, seguirás siendo.

¿Cuál será ahora tu forma de expresión? En tu consciencia plena sabes y en tu ser lo asumes, porque este, día a día se ha ido vaciando para ser llenado, en verdad, del divino mensaje en el cual emitirás tu canto en el Universo.

Ahora sabes. Ahora esperas. Ahora entiendes. Ahora nada más, ni nadie más, podrá decirte lo que en ti es verdad. Porque eres tú mismo quien la ha encontrado, eres tú mismo quien te ha sostenido hasta hoy, eres tú mismo quien ha ido muriendo, instante a instante, a lo antiguo; y eres tú mismo quien se hace eterno. Porque la forma es tan sólo, momentáneamente, la oportunidad de reconocerte a ti mismo.

Cuán infinito y cuán eterno eres. Ahora el mismo Amor hará que te expandas, de tal forma, que en todas las formas te concibas. No haya más muerte en tu vida, no haya más duda, no haya más lucha, no haya más tristeza. Simplemente confianza. Como debió haber habido siempre. Como hoy nace en ti. Confianza de saber que quién a ti te ha dado la vida, a ti dará la respuesta. Y de la misma manera, confianza para saber que aquél a quien vida tiene también respuesta tendrá. Y en ello la paz encontrarás, la dicha y la plenitud de ser lo que él ha querido proyectar en ti.

No he venido a enseñarte, he venido a reconocerte. He venido a decirte quién eres y en ello a invitarte a que te conozcas a ti mismo a través de tu experiencia, a atreverte.

 José Luis Villanueva

Click aquí para continuar leyendo Parte 2

 

Acerca de José Luis Villanueva

José Luis Villanueva
Nació en México el 16 de enero de 1960; gurú de profesión (como él decía alegremente después de su despertar espiritual en marzo de 1985). Los últimos siete años de su vida como humano los dedicó, por completo, a transmitir su enseñanza de Amor y expansión de consciencia a quienes la quisieran recibir así como a elevar la vibración del planeta. Durante todos esos años impartió gratuitamente varios cursos: “Ámate a ti mismo” y “Pensamiento Creativo” y “Ser Consciente Creativo”, además de dar diario meditaciones, pláticas, conferencias a enormes grupos de personas tanto en México como en Estados Unidos. Realizó varios viajes por casi todo el mundo compartiendo su vibración de Amor a todos los lugares que visitó. José Luis dejó su cuerpo el 27 de junio 1992 para estallar en miles y miles de partículas de LUZ que hoy brillan a través de cientos de seres humanos y no humanos. Si cierras los ojos, respiras a manera de suspiro y abres tu corazón, podrás conectar con su energía y sentirás vibrar el Amor más puro y alto... eres tú mismo.