Conoce a la persona más importante de tu vida

Por Luis Montoya Birrueta

 

 

¿Qué tanto amor y cuidado nos dedicamos a nosotros mismos? ¿Cuánto tiempo de nuestras vidas dedicamos a la persona más importante que tenemos, que eres tú mismo, tú misma?

Sin tu presencia nada sería igual en la vida de tus seres queridos, familia, amigos. Faltaría una pieza fundamental en los rompecabezas de sus vidas, y esa pieza eres tú.

 

¿Qué cantidad de pensamientos amorosos tenemos hacia nosotros mismos? ¿Qué tanta paciencia tenemos con nosotros mismos? ¿Qué tanto nos amamos de verdad?

Lamentablemente, las respuestas son desalentadoras. Nos hemos puesto en el último lugar de la fila; nos hemos puesto en el rincón más incómodo del salón; nos hemos hecho daño una y otra vez con pensamientos destructivos hacia nosotros mismos; nos hemos aniquilado pensando negativamente; nos hemos relegado al final en todo para poder anteponer las obligaciones impuestas por otros para poder vivir en un sitio que da todo gratis, en un lugar que en el que sus frutos y comida son gratuitos.

 

Nos han enseñado a cumplir tributos y objetivos. Nos han programado para obedecer y nunca para pensar por nosotros mismos. Nos han educado para someternos. Y todo esto a costa de lo que sea, a costa de entregar tu vida, tu tiempo, tu salud, tus ilusiones, tus pasiones; lo que verdaderamente te gustaría ser o hacer. Nos han programado para hacer nuestra propia vida a un lado y entregársela a otros, que son los que han diseñado este juego y que “sutilmente” nos han metido a jugar.

 

Sin embargo, jamás nos educaron para amarnos a nosotros mismos por encima de todo. Jamás nos dijeron que sin nosotros, nuestro propio e individual mundo ya no sería el mismo. Jamás nos ayudaron a valorar nuestro cuerpo como ese increíble vehículo en el que estamos teniendo esta experiencia humana, en el que estamos siendo humanos, y que en lugar de eso, nos han engañado diciéndonos lo que supuestamente es un cuerpo y cara bonitos, según sus propios intereses, claro está.

Jamás nos enseñaron a usar la increíble herramienta que disponemos para usarla a nuestro favor, y no en nuestra contra, y este es nuestro cerebro, nuestra mente, nuestros procesos mentales. Jamás nos han ayudado a ser conscientes de que nuestro cuerpo es irremplazable, que no hay dinero suficiente en el mundo que pueda sustituir un brazo, una mano, una pierna nuestras, mucho menos el cerebro. No hay ninguna prótesis que se acerque a la increíble funcionalidad que tiene nuestros brazos, piernas, manos, dedos.

 

Pero ha llegado la hora en el que seas consciente del inmenso valor que tienes por el simple hecho de ser tú.

 

Ha llegado la hora que te pongas frente a tu espejo y reconozcas a la persona más importante y bella de tu vida.

Ha llegado la hora que en verdad creas que sin ti nada sería igual.

Ha llegado la hora que recuerdes que eres infinitamente poderoso, poderosa.

Ha llegado la hora de recuperar tu poder.

           

 

Gracias por estar ahí.

Te amo.

 

“Q-La Vida”

Luis Montoya Birrueta

Acerca de Luis Montoya Birrueta

Luis Montoya Birrueta
Q-La vida! Después de algunos años de experimentar un verdadero infierno, totalmente desesperado y habiendo agotado las posibles soluciones que tenía a mi alcance, así como la gente que intentaba ayudarme, pedía ayuda intensamente desde mi soledad a quien me escuchara. Mis plegarias fueron atendidas y se manifestó el auxilio por medio de Seres que están en otras frecuencias vibratorias, entre ellos el maestro Jesús. Es un honor para mí ser un instrumento y poder compartir contigo los mensajes que he recibido. Gracias por estar ahí. Luis es terapeuta, escritor y pensador. Para contactarlo visita su página en facebook o escríbele a su correo: luismbirrueta@hotmail.com