Círculo Somático, un círculo de vida

Por Ana Ávalos

 

Ven a entretejer tu Ser fisiológico, motriz, emocional y cognitivo en el Círculo Somático, donde compartiremos historias, movimientos, sonidos, imágenes y prácticas de contacto, para descubrir nuevas perspectivas sobre los temas que te preocupan, lo que enriquecerá tu propia experiencia de ti mismo, desarrollando tu autoconocimiento y tus potencialidades con el apoyo, orientación y crecimiento mutuo al observar, escuchar y vivenciar otras expresiones y perspectivas de tu cuerpo y el de otros.

 

Conectar con tu cuerpo y escucharlo detenidamente, es un proceso somático y subjetivo. El hecho de conectar contigo mismo, ya en sí, es un agente de cambio. Al agudizar tus sentidos y enfocarte, con una curiosidad e interés sanos en tus órganos y sistemas corporales en su movimiento o en sus procesos y funciones, emprendes una expedición a profundidad en ti mismo, y así tu cuerpo recuerda su inteligencia innata, y se vuelve más eficiente.

Un círculo es una forma geométrica familiar en todos nuestros aspectos de la vida; pertenecemos a círculos familiares, sociales, de estudio o deportivos en los que participamos y nos movemos, y tenemos un rol al tomar parte en ellos. El simple hecho de juntarse y hablar contribuye a una experiencia más global y más plena. Estos son círculos externos.

Al trasladar una experiencia de vida, a una más contenida y con una orientación específica a un diálogo con tu cuerpo, describirás cómo la vivenciaste y la manera en la que aún te afecta. Sin embargo, al relatarla dentro de un círculo, podrás amplificar la experiencia, observarla, amasarla, darle permiso de existir en un espacio seguro; honrarla, descubrir, entre todos los integrantes del círculo su riqueza, para poder, si es su momento, reducir la carga afectiva y emocional que comúnmente nos traba o paraliza, o nos hace huir de nuestro cuerpo, que es en donde inicialmente, estos mecanismos y hábitos de movimiento surgieron, y es en donde realmente se procesan y transforman: En el cuerpo.

El centro de la propuesta de este círculo es lograr un acercamiento somático para acceder a la imaginación y la creatividad corporal ante eventos cotidianos, y así incrementar la consciencia corporal y la sabiduría innata de nuestros cuerpos para participar en los eventos más plenamente; incluyendo a nuestras sensaciones, sentidos, percepciones, foco de atención, hábitos de movimiento y desarrollo. Este es un talento que todos poseemos, sin embargo, no todos lo escuchamos ni le sacamos el mayor provecho.

La razón por la que se lleva a cabo un círculo es porque así se crea un lugar seguro, natural, personal e igualitario; un lugar que no es amenazante y que enriquece la colaboración para trabajar un tema emocional, en un ambiente en donde existen menos jerarquías relacionales.

Con suerte, el círculo somático, revelará intuiciones y amplificará el significado de los temas de los participantes haciendo surgir la sabiduría colectiva de sus miembros y hará surgir una consciencia de grupo y de pertenencia y acogimiento.

El círculo es la forma más sencilla en la que los organismos vivos se organizan. Por ejemplo, una célula es circular, y nosotros partimos de un óvulo redondo, y nuestros cuerpos están formados por millones de células. Volver a esta forma natural de acomodarnos es orgánico. Comunicarnos, movernos y expresarnos de la manera que las células y tejidos de nuestro cuerpo lo hacen, permite mayor claridad, eficacia y ahorro de energía. Es por esto que formamos un círculo interno que nos contiene y nos orienta.

La experiencia del comportamiento en tu propio cuerpo y cómo expresas tus emociones y forma de pensar, dejará un registro o marca que será un nuevo punto de referencia para actuar; influenciando e inspirando tus movimientos, con respecto a ti mismo y a tus relaciones, esto contribuirá a que los otros miembros del grupo lo integren también tanto en sus conductas como en su vida.

La ventaja de hacer este proceso somático en un círculo en vez de individualmente es que es muy fácil vernos reflejados en el otro, y cuando a uno “le cae el veinte” de algo, por lo general, le es más fácil también, al resto del grupo, digerirlo, ingerirlo e integrarlo, y el efecto se potencializa. Las dudas, y otras formas de ver algún tema, reducen la carga afectiva y vislumbran nuevas formas de moverse ante el evento que el otro puede considerar como reto o dificultad. Lo subjetivo, con ayuda del círculo somático, se vuelve objetivo.

El escuchar, atestiguar, reaccionar, resonar, profundizar, imitar, reír, llorar, aprender y compartir experiencias, permite formar un círculo de apoyo para descubrirse a sí mismos a través de la plática y el movimiento somático. Todo esto puede servirte en una etapa de transición y puede ser una experiencia de vida. Asimismo, el círculo somático puede ser un modelo a seguir en el modo en el que te comunicas en tu vida cotidiana.

Dónde y Cuándo

Ven a entretejer tu ser físico, emocional, mental y espiritual en el Círculo Somático ceremonial, en donde compartiremos historias, movimientos, sonidos y prácticas de contacto para enriquecernos, apoyarnos, orientarnos y crecer mutuamente.

Lugar: Monte Athos 170 A, Colonia Lomas de Virreyes

Horario: Jueves de 12 a 3pm

Duración: 3 meses del 1 de Junio al 7 de Septiembre 2017

Precio: $400 por sesión, $6,000 Círculo Completo (15 sesiones)

 

 

Acerca de Ana Ávalos

Ana Ávalos
Me llena el alma conectar conmigo misma y con los demás a través de la Escucha Empática y Diálogo Profundo basados en la Psicología Profunda Junguiana Arquetípica. Y para llenar mi alma, conecto con mi cuerpo, mis sensaciones y mi sensibilidad, siendo Educadora en Movimiento Somático por Body Mind Movement Center, hace 7 años me dedico de lleno a la Terapia Psico-Corporal, con sesiones donde el paciente se descubre, recuerda y conscientiza a través de un diálogo sincero con los diferentes sistemas de su cuerpo, observando sus hábitos y patrones de movimiento, de estar y ser en la vida. Al expresarse el cuerpo, el alma vibra. Al vibrar el alma, surge el bienestar. Me apoyo en la Terapia Craneo-Sacral la cual mejora los ritmos respiratorio, cardiaco y cerebral, afectados por el estrés, y junto con la Terapia de Polaridad que utiliza meridianos chinos para reestablecer el equilibrio trayendo armonía, tranquilidad y serenidad a quien lo recibe. En el caso de identificar patrones negativos de relacionarse con uno mismo y el entorno, utilizo la respiración y yoga sencilla para abordarlos, y las bases de la Terapia para Adicciones Apegos y Codependencia. Aliento a niños a través del juego y la confianza que surge de la Terapia de Conexión que aporta una filosofía de vida para mejorar el vínculo madre-hijo a través del abrazo de contención mejorando las habilidades de comunicación entre los miembros de la familia y su habilidad para incursionar en el mundo y su entorno social. Complemento y enriquezco las sesiones con el acervo de Cadenas Musculares y Articulares Método G.D.S. cuyo énfasis radica en la observación de la postura psico-corporal del infante y el acompañamiento en la ola de crecimiento en los aspectos de desarrollo de su personalidad y de su comportamiento con los demás y con el ambiente que lo rodea. El cuerpo es lenguaje, a veces emite placer y gozo, a veces protesta, a veces denuncia, a veces afirma; insinúa o señala a través de sus posturas y gestos, en ocasiones es preciso y en otros difuso, desarrollar el escuche, su observación, el tacto y sensibilidad, hace más pleno y preciso el proceso de autoconocimiento y plenitud. Para solicitar tu consulta escribe a anabevalos@gmail.com