Cinco maneras de mejorar tu capacidad de concentración

No es de sorprender que en una época en la que tanta información se ha vuelto tan fácilmente accesible a la gente, nuestra concentración se vea dividida en un millón de partes: la noticia que acabamos de escuchar, la notificación de Facebook, los cinco mensajes nuevos en Whatsapp, la plática de la persona sentada a nuestro lado. De hecho, esta es la principal razón de la inmensa popularidad de redes sociales en las que hay un límite de 140 caracteres para expresar una idea o contar una noticia, pues nos es difícil mantenernos concentrados por más de un minuto.

 

Con tantos estímulos pidiendo nuestra atención a gritos, ¿qué podemos hacer para recuperar y mejorar nuestra capacidad de concentración?

 

Aquí te damos cinco sencillas maneras de lograrlo:

 

 

Date un break de tu Smartphone

 

Es cierto, alejarnos de nuestro celular o apagarlo por unos minutos no es nada fácil, pero, en realidad es muy sencillo. No cabe duda de que, al principio, algunos de nosotros no sabremos qué hacer teniendo dos manos libres; esa extraña ligereza podrá hacernos sentir un poco incómodos pero, al poco tiempo, sentiremos el gran cambio: la ausencia de la ansiedad causada por las constantes notificaciones que nos llegan o por la falta de las mismas.

 

Una vez que nuestra mente deja de pensar en la pantalla del móvil tendrá mucho más espacio para concentrarse en las tareas que nos ocupan.

 

Haz una lista con las cosas que te distraen

 

Uno de los primeros pasos para mejorar nuestra concentración es hacernos conscientes de lo que nos distrae. La mejor manera de lograr es haciendo una lista, ya sea si estamos trabajando, leyendo o estudiando, notemos qué fue lo que nos interrumpió y pongámoslo por escrito. Ya sean cosas como: “sonó mi teléfono”, “alguien entró a mi cuarto” o “mi playlist era muy buena y acabé cantando durante media hora”; darnos cuenta de todas esas cosas nos ayudará a cambiar nuestros malos hábitos y a crear nuevos que nos faciliten el mantenernos concentrados.

 

Meditar

 

Sin duda alguna, meditar es una de las actividades más sencillas y beneficiosas que pueda realizar una persona. Con meditar tan solo 10 minutos al día podemos darle una pausa a nuestro cerebro y dejarlo descansar de todo estímulo externo, y, aunque es cierto que al principio, nuestra mente se distraerá y nos llevará a pensar en cosas como la lista del súper mientras intentamos meditar, esto le enseñará a nuestro cerebro a dejar ir las ideas distractoras y regresar a un estado de concentración.

 

Establece un tiempo de trabajo y un tiempo de descanso

 

Es irreal creer que podremos pasar ocho horas seguidas concentrados en nuestro trabajo o que podremos terminar de leer el libro que nos dejaron de tarea en una sola sentada. La clave para ser más eficiente en nuestras tareas es establecer tiempo reales de trabajo. Podemos ponernos como meta leer durante 40 minutos ininterrumpidos y darnos 15 minutos para saciar nuestra curiosidad de lo que pasa en las redes sociales, ir por un café o, mejor aún, simplemente salir a caminar.

 

Establece tus prioridades

 

En muchas ocasiones, la razón por la cual no nos podemos concentrar en las tareas más importantes es porque estamos pensando en las otras cosas que nos faltan por hacer. Por ejemplo, si en un mismo día tenemos que entregar un reporte importante, hacer cinco llamadas e ir al banco a pagar algún servicio, lo mejor sería primero realizar las actividades más sencillas, para después poder darle toda nuestra atención a la tarea más importante, ya sin la distractora preocupación de que pronto cerrarán el banco.

Acerca de Editorial ioSoi

Editorial ioSoi
Equipo editorial de iosoi.