Cinco alimentos que nunca debes dar a tus perros

Quienes tenemos la fortuna de tener un perrito en casa sabemos lo difícil que es decir “¡No!” cuando nuestra mascota nos observa con amor y nos pide que le compartamos un poco de nuestra comida. Sin embargo, por muy difícil que sea, debemos aprender a negarles ciertas cosas, pues hay muchos alimentos que no solo no les aportan nada, sino que pueden llegar a ser peligrosos para su salud.

 

Aquí te compartimos una lista con los cinco alimentos que nunca debes darle a tu perro:

 

  1. Chocolate

 

Por desgracia, uno de los alimentos que más disfrutamos los seres humanos es, de hecho, altamente tóxico para los perritos, esto debido a su contenido de teobromina (químico pariente de la cafeína) que es un alcaloide estimulante del sistema nervioso. Este componente puede acelerar a un nivel peligroso el ritmo cardiaco de tu perro, además de que también puede causarles diarrea y vómitos.

 

  1. Ajo

 

Debido a su contenido de tiosulfato, componente difícil de procesar para nuestras mascotas, el ajo, consumido a grandes dosis, puede dañar los glóbulos rojos del perrito, lo que puede desencadenar en anemia o problemas gastrointestinales.

 

  1. Aguacate

 

Mientras que el aguacate es considerado un “súper alimento” para los seres humanos, para los perros y otros animales domésticos, el aguacate, de hecho, es un alimento tóxico, esto debido a su contenido de un componente llamado persin, que puede dañar su sistema cardiaco y respiratorio.

 

  1. Huesos

 

A pesar de que el imaginario colectivo nos hace imposible olvidar la imagen de un perro con su hueso, en realidad, los huesos, ya sean hervidos, cocinados o asados, son un alimento sumamente peligroso para nuestras mascotas pues pueden fácilmente astillarse y causar daños considerables en cualquier parte de tejido blando como la boca, esófago, intestinos, etc., lo que puede desencadenar una hemorragia letal, entre muchos otros problemas a la salud.

 

  1. Lácteos

 

Como todos los mamíferos, una vez superada la fase de lactancia, los perros se vuelven intolerantes a la lactosa, por lo que darle lácteos a nuestras mascotas puede causarles diarrea, vómitos, dolores de estómago e irritación del sistema digestivo.

 

 

 

 

Acerca de Editorial ioSoi

Editorial ioSoi
Equipo editorial de iosoi.la