Café como composta

Existen pocos placeres en la vida como tomarse una buena taza de café. Ya sea en la casa mientras nos relajamos o en la oficina para poder trabajar mejor, una taza de café nos levanta inmediatamente el ánimo y nos hace sentir llenos de energía, listos para continuar con nuestro día a día, pero, ¿sabías que el café además de ser bueno para ti también es bueno para tu jardín?

 

Algunos vegetales como los tomates, fresas y ciruelas, así como las llamadas plantas acidófilas, (aquellas que requieren de un suelo ácido para crecer) como las rosas y las orquídeas, también pueden disfrutar de los beneficios del café.

 

Después de haber preparado tu café, no tires el sobrante en el filtro. Los materiales en descomposición de nuestro café se pueden utilizar como fertilizantes y como abono en nuestros jardines. Si depositamos los restos del café en la tierra, la acidez de los granos molidos aportará nitrógeno al suelo, lo que atraerá a más gusanos que, a su vez, contribuye a la oxigenación de la tierra. Al mismo tiempo, el café ahuyentará a las babosas, las hormigas y los caracoles que se comen los vegetales y las plantas. Finalmente, el café mantendrá a la tierra a una temperatura ideal para evitar el crecimiento de patógenos que podrían afectar a las semillas.

 

Si quieres compartir un momento cafetero con tu jardín, lo único que tienes que hacer es reservar el café sobrante en el filtro de tu cafetera, extenderlo en una charola y dejarlo secar por un par de horas al sol, después, simplemente, agrégalo a tu composta de jardín o espolvoréalo cerca de las plantas susceptibles a las babosas, hormigas y caracoles.

 

Ya lo sabes, la próxima vez que disfrutes de un buen café, no tires el restante, mejor úsalo en tu jardín, tus plantas te lo agradecerán.

Acerca de Editorial ioSoi

Editorial ioSoi
Equipo editorial de iosoi.la