Autocontención

Por Claudia Sánchez Musi

 

“Puedes buscar a través del universo entero a alguien que merezca tu amor y afecto, puedes pensar incluso que esa persona lo merece más que tú mismo. Pero nunca encontrarás a esa persona afuera. Porque esa persona eres tú mismo, aquella que se merece el mayor amor y afecto en el universo entero”.

Buddha

 

La importancia de Estar ahí para ti, de contenerte y cuidarte

 

La mayor parte de la gente cree que es buena conteniendo, apoyando y acompañando a sus amigos, y familia, pero ¿por qué somos tan malos a la hora de estar ahí para nosotros mismos?

Cuando nos vemos en la necesidad de acompañar a alguien que sufre o está pasando por un fuerte dolor, ya sea físico o emocional, a pesar de nuestra frustración porque las cosas sean diferentes, de nuestra desesperación por no lograr mitigar el dolor del otro, aprendemos en esos momentos también sobre la importancia de contenernos a nosotros mismos.

Muchas veces no podemos hacer nada para que el otro no sienta dolor, para rescatarlo. Sin embargo, no podemos cambiar lo que sienten; lo que podemos hacer es acompañar, estar ahí presentes, estando en paz con nosotros y nuestro propio cuerpo, conteniéndonos. Al aprender a contener a otros, también aprendemos a contenernos a nosotros mismos.

 

Estar en paz con el propio cuerpo

Después de estar durante años abocada a contener a los demás, desde la sensibilidad y empatía, me di cuenta de que, en vez de seguir aumentando mi capacidad para acompañar a otros, debía aprender a contenerme. He tenido que ir aprendiendo cómo estar verdaderamente conmigo, cómo cuidarme; comprendiendo que, lo que me hace estar verdaderamente bien para sanar a otros, es mi propio bienestar.

Es importante todos los días hacerse espacio para centrarse, arraigarse. Es necesario hacernos espacio y contenernos para tener una vida en balance y sana.

 

¿Pero qué es contenerse a sí mismo?

Contenerte es como convertirte en el templo que vive la experiencia entera de tu vida: crecer, sentir, expresarte, vivir; es estar presente tratándote con cariño, consideración y amor; escuchar las necesidades de tu cuerpo y mente, así como escuchar tus emociones. Es una forma de ser, una forma de vivir, una profunda elección. Y, más que un sistema de creencias, es un sistema de estar contigo y cubrir tus necesidades.

Una forma de contenernos tiene que ver con enfrentar nuestros errores sin juicio ni crítica. Implica mirarte desde el amor. Es hacerte amigo de tus miedos. Tratarte con cuidado, consideración, amabilidad, amor y compasión.

La auto-aceptación es la negativa a convertirme en mi propio adversario, buscando una hermosa relación con uno mismo.

Hacerte espacio, contenerte, te da la posibilidad de revisar tu dirección, sabiendo qué o quién es el conductor de tu vida, para ajustar el curso cuando lo necesitas, brindando espacio y consciencia a tu vida.

 

Si tu compasión no te incluye a ti mismo entonces es incompleta.
Jack Kornfield.

 

Claves para contenerte y cuidarte de la mejor forma

 

  1. Abraza tu imperfección

Tus “imperfecciones” te hacen ser único y pueden ser la puerta de grandes regalos. Si tratas de ocultarlos y ser como todos los demás, le estarás quitando al mundo esos talentos especiales, cuya única contribución puedes hacer tú. Entre más aprendas a amar y aceptar tu individualidad, sentirás más felicidad y ganas de expresarte.

Las palabras de personas que son intransigentes y descaradas, como Frida Kahlo, tienen un enorme impacto en el mundo. Esto, como un ejemplo de que la AUTO-ACEPTACIÓN, es la clave para contenerte y hacerte espacio a ti mism@. Entre mayor amor y auto-aceptación, mayor capacidad para atender a tus necesidades y valorarlas.

  1. Di “no”

Cuando dices no a otros es porque estás diciendo sí a ti mism@. Cuando haces algo por alguien a expensas de ti, no es saludable para nadie.

Después de haberme dado cuenta de que la entrega total me puede dejar vacía de mí, decidí pensar: “si se siente bien en mi corazón, entonces serviré a otros también”. Honrar a tu propio ser siempre resulta favorable. No es amable de tu parte dejarte siempre al final, y esto no significa que no hagas cosas para los demás, o que no sirvas, por supuesto que es necesario, a eso ha venido tu alma también, pero hay una forma de hacerlo que beneficia tu propio bienestar. Cuando dices no a otros, tu autoestima crece, te muestras como un ser digno, valioso e importante, y das permiso a los otros para hacerlo también.

  1. Poner límites

Cuando eres capaz de poner límites sanos y decir “no” sin sentir culpa, las “relaciones por obligación” desaparecen, y puedes entrar al reino del corazón sin defensas; un espacio en el cual eres capaz de amar de forma libre y generosa. Cuando sabes que tienes la fuerza de sostenerte para ti y por ti mism@, también amas de manera libre. Los límites no se tienen que gritar para que sientas su fortaleza, puedes sentirlos dentro de ti y accionar de la manera libre y firme que te brinda esa sensación, sin miedo, en contacto con tu verdad, tu poder y tu amor propio.

 

  1. Encuentra la comunión contigo

Hacer tiempo para verdaderamente conectarte con tu ser apoyará tu bienestar y tu salud.

Una hermosa práctica es la de, al despertar, poner las manos sobre tu corazón, agradecer por tu vida, sentir tu ser y reunir las piezas de tu rompecabezas en una integración, observando cómo te sientes en este momento, en tu cuerpo, en tu mente y tus emociones, recordando también que este cuerpo es el contenedor de tu alma, de tu espíritu, que vive en ti. Sí, conectar con esta parte sagrada; también recuerda que somos guiados, así nos será más fácil pedir guía y apoyo en nuestro camino, conectándonos con la verdad: “soy un ser amado y digno de tener un día maravilloso”.

Puedes también trabajar en tu diario como una forma de comunión, en fin hay muchas formas desde tu autenticidad y creatividad para que lo hagas.

 

  1. Escúchate

En la quietud podemos descubrir quiénes somos. Darnos tiempo para la quietud, la contemplación, la soledad, simplemente siendo quien eres, te da las bases para conocerte a ti mism@ y tus sueños más profundos, te da espacio para corregir el curso cuando has perdido el rumbo, ayuda a llevar luz a los espacios internos oscuros o sombríos. El primer paso para sanar es simplemente observarte con amor y aceptación; con amabilidad y humor podemos cambiar hábitos y costumbres; el juicio y la crítica nos mantiene anclados a patrones negativos.

 

  1. Busca Ayuda

Para poder realmente darte espacio y contenerte es importante que busques la ayuda y el apoyo que necesitas en cada paso. Tu fuerza radica en la capacidad para estar ahí para ti, acompañándote, sabiendo tus límites y teniendo claro que puedes pedir ayuda cuando así lo necesitas. Esto te ayuda a crecer y a sentir tu poder.

 

  1. Sé auténtico

Este eres tú, tú sabes la verdad de quién eres y no necesitas esconderte, y mucho menos de ti mism@. Se requiere coraje para mirarse a uno tal cual es, con sus regalos y sus desafíos. Cuando te miras con amabilidad y compasión, tienes el poder de cambiar los aspectos que tu ser ya no necesita para seguir creciendo.

 

  1. Sé un buen Padre-Madre de tu propio ser

Un padre o madre creativos da espacio a su hijo para explorar, crear y probar sus propios límites. Un buen padre no reprime ni calla. Esto es lo mismo cuando aprendes a lidiar con tu niño interno. Permite a tu ser explorar y experienciar la vida, empodérate para hacer las elecciones que te harán bien para vivir tu propia vida y caminar tu propio camino.

 

  1. Desarrolla rituales que te acompañen y te ayuden

Responsabilízate de ti mism@, haz cuando menos una acción cada día que te nutra a ti, que te llene de amor y hazte la promesa de checarlo cada día. Así como inviertes tiempo en los amigos o pareja, haz lo mismo con tu persona. Comprende que, verdaderamente tú eres tu mejor amig@. Puedes darte un baño relajante con sales Epson, regalarte un masaje etc.

Con amor,

Claudia Sánchez Musi

Acerca de Claudia Sánchez Musi

Claudia Sánchez Musi
Profunda enamorada del Alma Humana, se gradúa en Piscología Clínica, complementando su preparación académica con una serie de herramientas para la sanación. Se especializa en psicoterapia corporal Integrativa, Psicoterapia Biodinámica Boyesen y Psicología Transpersonal. Desde hace 15 años a la fecha se dedica a la psicoterapia individual y grupal así como a la creación de diversos talleres y seminarios. Impartiendo en la actualidad el seminario “El lenguaje del Alma”. Creadora del Programa terapéutico la medicina del Adiós para acompañar a personas en su proceso de separación. En el camino Transpersonal encuentra la magia y la medicina de la tierra que la lleva a estudiar profundamente los diferentes estados de consciencia y las plantas ancestrales de poder cuyo uso aplicado a la psicoterapia ha dado resultados de transformación profunda y sanación en la psique y el alma humana. Especialista en el sistema homeopático-floral “Plantas ancestrales de poder del México antiguo”. Una de sus pasiones es la escritura, autora del libro Pacto de Amor: como construir una pareja saludable. Actualmente radica en san José del Cabo BCS, entre el mar y el desierto rodeada de magia e inspiración colaborando como columnista en diversas revistas y medios. También es mamá de dos hermosos Soles, curandera de almas, y corazones rotos, temazcalera, y amante de la Vida y de la Naturaleza.