Ángeles, Arcángeles y el arte de Ser Humano

Por Alex Slucki

 

He conocido a mucha gente que no cree en los ángeles;
pero jamás he conocido a alguien que no quiera creer en ellos.”
De la serie El toque de un Ángel.

En 1993 todavía me resultaba muy difícil mencionar palabras como fe, divinidad, Dios o los ángeles. Diez años atrás había fallecido mi padre, pocos meses antes de que yo cruzara el umbral hacia la adolescencia. Y junto con él desapareció la mayor parte del mundo que había entendido como mi realidad: mi mamá vendió la casa de nuestros sueños; adiós tuve que decir a mis dos amadas perritas, para quienes no había espacio suficiente en el nuevo departamento. Poco después, mi hermano mayor decidió marcharse y no volver. Dejé de creer que la magia era posible; el Universo ya no suponía un lugar seguro, predecible o feliz.

En 1994 mi vida dio un giro insospechado. Harto de sentir vacío, soledad, angustia y ansiedad a diario, comencé a buscar herramientas que me brindaran al menos un poco más de bienestar. Fue entonces que aparecieron las amistades quienes me orillaron a encontrar la paz interior con la meditación.  Encontré la técnica que me gustó y me aferré a ella como un náufrago a su balsa. Busqué también mejorías en mi dieta y la práctica del Yoga terminó por despejar mis canales de sensibilidad. Un año después de haber iniciado el camino de vuelta hacia más luz, aparecieron los Ángeles y Arcángeles: maestros, bromistas, sanadores, guías; irreverentes, sensibles, amorosos, incondicionales cómplices, guardianes de mi esencia. Ellos me llevaron de la mano y con esa paciencia y sabiduría, transformaron mi vida a pesar de mi resistencia inicial, al declarar que jamás hablaría en público acerca de los Ángeles,  ni sus consejos para transformar la vida en Arte.

Hoy sé que es cierto: nos demos cuenta de ello o no, lo hayamos o no aceptado, vivir significa crear. La elegancia del diseño de nuestra vida depende de nuestra aceptación y apertura frente a la oportunidad que nos demos de participar en este juego como co-creadores de la realidad.

Vivir el Arte de Ser Humano implica una práctica cotidiana, tan consciente, disciplinada e intensa como podrían exigir el ejercicio o el estudio de alguna ciencia. Esto se logra con el tiempo, ganando en perspectiva de acuerdo a una continua voluntad de auto-observarse, libres de juicio, con disponibilidad para la evolución y retomando la curiosidad sana de los niños que abren su corazón para que entren la verdad, la vida y la alegría.

Es dicha práctica la que me trae a este feliz instante, escribiendo estas letras, siendo el primer sorprendido de hasta qué punto somos capaces de ampliar la versión de existencia que denominamos “realidad”, una que está al alcance de todos sin importar nuestro origen y cómo hayamos vivido hasta este momento.

Soy mi propio testigo: el potencial es infinito, pero hemos de abrir la ventana para que su luz entre y nos ilumine.

Te invitamos al taller que impartirá Alex en Cuernavaca … ¡Te va a gustar mucho!

5 llaves para CO-CREAR tu vida

Acerca de Alex Slucki

Avatar
Mi pasión es trabajar con los Arcángeles y Maestros Ascendidos de quienes he aprendido la mayor parte de lo que sé. A lo largo de 20 años sus enseñanzas se han convertido en todo un sistema para el desarrollo Integral del ser humano, abarcando todos los temas universales que comprenden una vida en la Tierra y también en conexión con el Cosmos. Busco a través de mis técnicas elevar la consciencia del Ser, incrementar la vibración de amor, luz, prosperidad y bienestar de nuestra propia frecuencia y del planeta y lograr la Interconectividad de todos los seres con las otras dimensiones. Los Mensajes de los Arcángeles y los Maestros Ascendidos son la base para lograr un continuo crecimiento y, ya sea de forma paulatina o espontánea, experimentar nuestro máximo potencial y también nuestra iluminación. Al lado de Jorge Medina Velten, hemos fundado el proyecto Cielo-Tierra mediante el cual ofrecemos salud integral de cuerpo, mente, emociones y alma. Jorge me complementa dando masajes para que la energía que se mueve en las sesiones quede bien integrada y aterrizada. Hemos realizado este trabajo juntos por cerca de 13 años y en varios países como: México, EU, Canadá, España, Guatemala y Holanda.