Adversidad… ¿Madre de la oportunidad?

Por Alex Slucki

Dedicado a Micaela DePrince, bailarina y coautora del libro, “Taking flight”

 

Busco mi inspiración todos los días. En ocasiones, esta llega junto con la luz de amanecer que se asoma cálida a través de mis persianas. Otras veces hay que ir de pesca: entre libros de autores que dejaron huellas en la arena de sus letras, o bien un vídeo de Youtube que acarrea un pequeño, inesperado milagro que proviene de cualquier parte del mundo. Y si bien muchas cosas me conmueven, no todas derivan en el deseo de escribir un artículo que pueda también motivar a los demás.

Un domingo cualquiera, de pronto, llega la película perfecta: un documental llamado “First Position” nos adentra en el mundo de las competencias dancísticas, donde niños y jóvenes tenaces, esperanzados, infatigables, obstinados hasta que el cuerpo no rinde más, buscan el reconocimiento escénico, una beca que permita a sus vidas, y la de sus seres queridos, dar un salto cuántico.

Entre todas las historias de la vida real, la de Micaela DePrince es una que destaca, como ola sorprendente en el imprevisible océano de la danza. Contaba apenas con cuatro años cuando la guerra y el prejuicio llevaron a la muerte tanto al padre como la madre de esta pequeña, proveniente de la entonces lúgubre Sierra Leone, en África. El tío de la niña la entregó a un orfanatorio, donde fue maltratada y se le nombró “hija del diablo” por sus extrañas manchas blancas, causadas por vitíligo. “Nadie la adoptaría”, se dijo; sin embargo, el corazón sin fronteras de Elaine, una mujer judía estadounidense, unió sus destinos y fue llevada, junto con otra pequeñita, al continente Americano, a fin de recomenzar sus vidas. A pesar de su muy temprano desconcierto y las piedras que le arrojara la adversidad, Micaela descubrió muy pronto su vocación en la portada de una revista, donde figuraba una hermosa bailarina de ballet; supo entonces que así deseaba vivir: surcando los espacios escénicos, dominando el arte de bailar en puntas, trazar piruetas y lenguajes mudos que solo la música pudiese acompañar. “Si realmente lo deseas”, dijo mamá Elaine a la pequeña de escasos cuatro años, “si trabajas duro… tú puedes ser Ella”.

A pesar de los destrozos de su pasado, similares a la condición de sus lesionados pies tras años de pagar los mil y un precios de la danza, Micaela no solo obtuvo una beca para aprender ballet profesional; hoy la vida le sonríe con roles principales en compañías de la talla de la Harlem Ballet Theatre y el Ballet Nacional Holandés. Junto con Elaine, su madre, es la joven autora de un libro que narra su vida, desde que era huérfana hasta volverse una exitosa y reconocida bailarina internacional. Lo anterior me lleva a la reflexión, sencilla pero siempre vigente, de que no existen excusas en el camino del triunfo personal. Micaela nos recuerda que, muchas veces, es precisamente la adversidad quien nutre, como madre, nuestros anhelos más profundos y engrandece nuestro espíritu al hacernos más sensibles frente a lo que somos capaces de superar y quiénes podemos ser en esta humana realidad.

Jamás dejemos que los pretextos sirvan de valla para evitar salir de la zona de confort. Hoy rindo homenaje a esta mujer, bella por dentro y por fuera, que sirve de ejemplo a toda nuestra sociedad.

Alex Slucki

¿Te interesan los cursos y lecturas que imparte Alex? Búscalo en delaflorteachings.com

Acerca de Alex Slucki

Avatar
Mi pasión es trabajar con los Arcángeles y Maestros Ascendidos de quienes he aprendido la mayor parte de lo que sé. A lo largo de 20 años sus enseñanzas se han convertido en todo un sistema para el desarrollo Integral del ser humano, abarcando todos los temas universales que comprenden una vida en la Tierra y también en conexión con el Cosmos. Busco a través de mis técnicas elevar la consciencia del Ser, incrementar la vibración de amor, luz, prosperidad y bienestar de nuestra propia frecuencia y del planeta y lograr la Interconectividad de todos los seres con las otras dimensiones. Los Mensajes de los Arcángeles y los Maestros Ascendidos son la base para lograr un continuo crecimiento y, ya sea de forma paulatina o espontánea, experimentar nuestro máximo potencial y también nuestra iluminación. Al lado de Jorge Medina Velten, hemos fundado el proyecto Cielo-Tierra mediante el cual ofrecemos salud integral de cuerpo, mente, emociones y alma. Jorge me complementa dando masajes para que la energía que se mueve en las sesiones quede bien integrada y aterrizada. Hemos realizado este trabajo juntos por cerca de 13 años y en varios países como: México, EU, Canadá, España, Guatemala y Holanda.