Acupuntura

¿Qué es?

La acupuntura es un sistema de sanación originario de China con más de 2500 años de historia. La teoría general de la acupuntura se basa en la premisa de que existen corrientes de energía (o Chi) a través del cuerpo que son esenciales para la salud, por lo tanto, la interrupción de dichas corrientes es la causa de muchas enfermedades. La acupuntura busca corregir dichas interrupciones o desequilibrios del Chi por medio de la inserción y manipulación de agujas en puntos específicos del cuerpo.

¿Cómo funciona?

La medicina tradicional china explica que la energía vital fluye a través del cuerpo, y que puede ser influenciada estimulando puntos específicos en él. Estos puntos específicos están ubicados a lo largo de canales de energía llamados meridianos, que se conectan con los órganos vitales del cuerpo; al manipular agujas en estos puntos, se puede liberar de nuevo el flujo de energía vital, permitiendo así la recuperación del cuerpo.

            Por otra parte, la medicina occidental moderna explica que lo que la acupuntura logra al manipular estos puntos en el cuerpo es estimular ciertas áreas con una mayor sensibilidad eléctrica específica, de tal manera que cuando se introduce una aguja se estimulan múltiples receptores sensoriales que, a su vez, producen estímulos nerviosos y transmiten impulsos eléctricos al sistema hipotalámico-hipofisario del cerebro, de tal manera que la glándula pituitaria y el hipotálamo comienzan a liberar endorfinas y neurotransmisores que funcionan como analgésicos. Es por esto que la acupuntura resulta ser el tratamiento ideal para malestares como el dolor de espalda o los dolores menstruales.

            También se cree que la acupuntura puede aumentar la producción de serotonina en el cerebro, un neurotransmisor responsable del estado de ánimo y el humor, por lo que la acupuntura también resulta útil como parte de un tratamiento integral de la depresión.

¿Para qué sirve?

Además de los malestares ya mencionados, la acupuntura suele emplearse para aliviar los siguientes malestares y enfermedades:

  • Nauseas y vómitos causados por la quimioterapia y procesos post operatorios.
  • Dolores dentales
  • Fibromialgia
  • Dolores de cabeza, incluyendo migrañas causada por la tensión y el estrés.
  • Dolores de parto
  • Dolor de cuello
  • Osteoartritis
  • Síndrome del túnel carpiano

¿Qué esperar en una sesión de acupuntura?

Para empezar, el acupunturista debe realizarte un examen y hacerte preguntas sobre tu salud en general y tu malestar específico para así poder realizar un diagnóstico. Después, el acupunturista buscará los puntos específicos de tu cuerpo en los que el Chi se encuentre bloqueado o desequilibrado. Para esto, el acupunturista usará marcas en tu cuerpo como algún músculo o hueso para definir dónde se insertarán las agujas. Una vez que hayan sido localizados dichos puntos, se te insertarán, muy rápidamente, la cantidad necesaria de agujas, algunas a mayor profundidad que otras. En la mayoría de los casos, el tratamiento puede durar de 15 a 60 minutos; y podrás necesitar más de una sola consulta.

            Usualmente, después de una sesión de acupuntura se pueden observar ciertos efectos fisiológicos como el alivio del dolor, la mejora de la circulación sanguínea, una reducción en la inflamación, disminución de espasmos musculares y el fortalecimiento general del sistema inmune.

¿Qué se siente?

El pensar en agujas insertadas en el cuerpo puede asustar a algunas personas, pero no hay de qué preocuparse, las agujas son tan delgadas que no suelen producir dolor. Por lo general, solo sentirás un poco de presión cuando las agujas entren en la piel, así como un leve cosquilleo o sensación de adormecimiento en el área tratada. Los acupunturistas afirman que esta sensación es un signo de que la energía está fluyendo. Después de que se insertan la agujas, puede que el experto mueva las agujas o haga pasar calor o una pequeña corriente eléctrica a través de ellas.

Otras consideraciones

Si estás pensando en ir a un acupunturista siempre busca ir con un especialista certificado que cuente con un lugar seguro y con materiales nuevos y estériles. No busques ahorrar dinero yendo con “el amigo de un amigo”. Si el material de acupuntura no se trata con el debido cuidado y e higiene podría contaminarse y tú podrías contraer alguna infección.

            Finalmente, recuerda que la acupuntura es solo una parte de tu recuperación integral, si sigues algún tratamiento médico para aliviarte de alguna enfermedad, no lo abandones y exponle a tu doctor cualquier duda que tengas sobre la acupuntura y los beneficios que pueda traer para ti.

Acerca de Editorial ioSoi

Editorial ioSoi
Equipo editorial de iosoi.la