Abraza tu existencia

Por Susana Gracida

Alguna vez escuché un cuento zen que narraba que, cuando un discípulo le preguntó a su maestro cuál era su secreto para la felicidad, el maestro respondió: “Cuando como, como. Cuando duermo, duermo. Cuando descanso, descanso”. Entonces, el discípulo replicó, “¡Pero maestro, eso lo sabemos todos!”, a lo que el maestro contestó, “Sí, lo ‘sabemos’ todos, pero muy pocos lo ponemos en práctica”. Entonces, me di cuenta de que una cosa es saber algo (hay mucha información ahora), pero otra cosa es anclar la energía; es decir, hacer real en nuestra vida eso que sabemos.

Tenemos el conocimiento de que lo único que es real es el presente, no el pasado ni el futuro. Casi todos los sabemos, pero pocos lo ponemos en práctica, tan es así que siguen saliendo terapias, algunas de ellas de conocimiento milenario, precisamente para recordarnos esto.

A veces la vida se pone ruda y nos pone un reto para hacer consciencia de que, la vida, como la conocemos, no es eterna, y que lo único constante es el cambio; de tal manera que hay que vivir y saborear cada momento, porque estos tienen una fecha de caducidad. El secreto está en sentir cada instante intensamente, saborearlo y dejarlo ir. Qué lindo podría ser… y qué complejo.

Nosotros, como seres humanos, pretendemos alargar los momentos para que se vuelvan eternos, sin darnos cuenta de que, si pudiéramos hacer esto, inclusive perderían gran parte de lo que nos gusta. Sin embargo, no debemos olvidar que este mundo es maravilloso precisamente por su dualidad: es la oscuridad la que nos permite apreciar la luz más poderosa; es la muerte la que nos permite abrazar la vida; es la falta de algo lo que nos permite apreciar lo que sí tenemos. A veces, las más grandes pruebas nos traen las más grandes experiencias de amor, compasión, empatía, entrega a un plan superior y humildad.

A lo largo de los años, he ido recopilando algunos dichos que invitan a practicar el “darse cuenta” en cada instante de nuestra vida, y hoy los comparto contigo:

  • “Sonríe, es más tarde de lo que crees”. Anónimo
  • “Así como una vela se consume, así esta vida se consume… ¿Qué te falta hacer para permitir que siga su camino?”. Anónimo
  • “Agradece todo lo que está, aun cuando se vea mal. Agradece que no se ponga peor”. Anónimo
  • “Ese es el simple secreto de la felicidad: hagas lo que hagas, no dejes que el pasado se interponga, no dejes que el futuro te moleste, porque el pasado ya no existe, y el futuro aún no ha llegado. Vivir en la memoria, vivir en la imaginación es vivir en la no existencia”. Osho

Querido lector, prueba poner todas tus sensaciones en el aire que mece una hoja, en el agua que refresca tu garganta o que corre por tu piel. Últimamente, ¿has sentido tu corazón y su latido?, ¿has puesto atención en cómo entra el aire a tus pulmones? Pon tu atención en el Sol, fíjate cómo calienta tu cuerpo y, si quieres, haz un ejercicio de imaginar no poder sentir nada de esto. Además, suma la experiencia de estar con tus seres queridos, sentir su abrazo y su mirada.

¿Hasta dónde se posa tu mirada ahora? Date cuenta: puedes ver, sentir, escuchar. Imagina por un momento que te han prestado este cuerpo para sentir, emocionarte, amar, enojarte, llorar, en una palabra: vivir. No desperdicies tu tiempo, usa todas estas fuentes que reciben información y que están abiertas a la vida.

Muchas personas lo han dicho, “¡Vive!”. Créeme, yo fui una de ellas que, sí, asentía igual que muchos, pero que no lo vivía. Lo hice consciente hasta que una vuelta de la vida me hizo abrazar la existencia. Y hoy, yo quiero compartir esto contigo, para que tomes la vida en tus manos y las sensaciones se vuelvan tus aliadas; para que decidas por ti mismo vivir con intensidad el momento presente, antes de que se vaya para siempre.

Susana Gracida

 

Acerca de Susana Gracida

Susana Gracida
Estudié comunicación y relaciones públicas, y la maestría en psicoterapia Gestalt. Doy clases de desarrollo humano e inteligencia emocional para diferentes instituciones como Seguridad Pública, Instituto Politécnico Nacional, PEMEX entre otras. Soy terapeuta holística, así que manejo diversas técnicas como: Cromoterapia, Flores de Bach, Aromaterapia, Cuencos Tibetanos, EMF, EFT, Thetahealing, Masaje Atlante, Cristales de Cuarzo... Todas estas las agrupo en una técnica que llamo "Terapia Bio-psicoenergética" y he creado una técnica para reconectar con la fuerza femenina. Asimismo, escribí un pequeño manual de trabajo personal llamado “Liberaciones”, del cual imparto un curso cada 3 meses. También estoy compartiendo al mundo un Oráculo Alquímico.