¡AbraCadabra!
 Tu palabra para crear y sanar

Por Daniela Medina

El sentido del lenguaje ha dado un gran salto cuántico en los últimos tiempos, debido a que ha cambiado el paradigma: se pensaba que el lenguaje solamente se limitaba a describir cosas o hechos y, en la actualidad, se ha comprobado científicamente que hablar también es algo activo, creativo, y generativo. Desde una perspectiva cuántica las palabras son ondas de energía que tienen un gran impacto de manifestación. Por ello, es muy importante poner énfasis en hablar siempre con integridad, honrando lo que decimos y quienes somos. En este artículo, te mostraré cómo utilizar su poder para avanzar en la dirección de la verdad y el amor.

Primeramente, es muy importante ser conscientes de que, en todo momento, nosotros mismos somos quienes estamos proyectando nuestra realidad. Con una sola palabra podemos cambiar una vida o destruir miles. Un «simple» sí o un «simple» no, puede determinar una vida entera. Es aquí, donde se encuentra la gran trampa donde solemos caer. Me refiero a que el lenguaje nunca está aislado, al contrario, está completamente ínter conectado con nuestras emociones, influenciando notablemente nuestras conversaciones mentales, lenguaje, objetivos y por lo tanto, daremos los resultados desde ese mismo nivel.

Si pudiéramos ver lo que provocan las palabras en nosotros y en los demás, comenzaríamos a observar más detenidamente nuestros pensamientos, silencios, sonidos, juicios, y conversaciones mentales. Los seres humanos somos un océano de energía resonando como ondas que emiten olas de diversos colores. El universo obedece a la palabra inmediatamente, es por ello que te invito a observar que cuando estés hablando, también te estés escuchando al mismo tiempo. Esto te permitirá crear un espacio de consciencia y formulación de palabras que comiencen honrando a tu Ser.

Muchas veces somos ciegos ante nuestra propia Divinidad. Se nos otorga el poder del guerrero honroso, pero al hacer mal uso de la espada, que es nuestro lenguaje, caemos decapitados ante nuestra propia lengua. Es nuestra energía vuelta en contra de nosotros. La palabra es de las herramientas de creación más poderosa que tenemos. Cada pensamiento o idea, viene acompañado de un lenguaje mental, que se vuelven conversaciones fijas en nuestra cabeza, y después llamamos declaraciones. Es justo aquí donde comienza la manifestación de la realidad que vivimos. Las palabras anteceden a la creación, y construimos nuestro destino a partir de nuestras propias palabras.

Tomemos en cuenta que el lenguaje nos condiciona o nos abre posibilidades. Nos limita o nos expande. Tiene el mismo impacto, tanto si lo pienso o tanto si lo digo. No hay «inocentes» pensamientos, porque están hechos de energía. Tenemos el poder de crear.

Me gustaría compartirte algunos ejemplos comunes para clarificar este concepto:

Ejemplo 1. Si yo digo: ¡mañana voy a salir a «buscar» trabajo! Lo único que voy a encontrar son trabajos ya tomados por alguien más, porque estoy enviando el mensaje de búsqueda, y no de encuentro.

Ejemplo 2. ¡Quiero conseguir un buen «marido»! Lo más seguro es que aparecerán hombres casados («maridos») ya tomados por alguien más.

Ejemplo 3. ¡Amor, «no» se te vaya a olvidar comprar shampoo! o ¡»No» vayas a llegar tarde!, o¿por qué «no» me haces el favor de ir a…?. En esta situación, lo más seguro es que se le va a olvidar comprar el shampoo, va a llegar tarde, y no te harán ningún favor, porque aquí estamos haciendo una petición en negativo. Nuestra mente subconsciente solo recibe afirmaciones y rechaza las negaciones. El universo no escucha el “NO”.

Ejemplo 4. ¡Esta medicina es buenísima para las amibas! Que no te sorprenda enterarte que tienes unas amibas cachetonas, rozagantes, y llenas de hijos.

Ejemplo 5. ¡Estamos en crisis!, ¡no tengo dinero!, ¡estoy gorda!, ¡esto no se puede!, ¡estoy enfermo!, ¡hay que trabajar duro¡ etc. Estas son afirmaciones directas hacia tu persona, donde no hay manera de confundirse. El Universo opera bajo tus mandatos, y solo mandará crisis, gordura, enfermedad, situaciones donde tengas que trabajar «duro», escasez, o situaciones para que confirmes que «eso no se puede».

Ejemplo 6. ¡Dios mío dame paciencia! ¿Qué crees que sucederá? El Universo te enviará situaciones caóticas para que trabajes tu petición: Paciencia.

Bajo este nuevo prisma, podemos darnos cuenta de qué tipo de conversaciones hemos usado para construir nuestra realidad para comenzar a asumir la responsabilidad de nuestra palabra, utilizando nuestro lenguaje de forma asertiva, diciendo lo que queremos, en lugar de decir lo que no queremos y, replantear nuestro programa mental. Tal vez sea el momento de hacer consciencia de tus creencias y comenzar a hacer trabajo interno para cambiarlas, modificarlas o suavizarlas.

Te invito a que empieces a comunicarte contigo mismo desde la grandeza de tu mayor Ser. Comienza a hablarte desde un espacio verdadero y genuino para ti. Utiliza tus palabras como un medio para encontrar la claridad. Regálale a otros la magia de tus palabras, y date el permiso para comenzar a Cocrear con el Universo y conquistar realidades diferentes. Atrévete a expandir tus mayores anhelos del corazón y ser tú el protagonista de esta nueva consciencia. Observa qué haz declarado en tu vida y simplemente reconoce con amor profundo lo que te has dicho, y sigue adelante escribiendo una nueva historia.

Daniela Medina Gómez

Life Coach del Proceso MMK Coaching de Alejandra Llamas.
Facilitadora y acompañante en sesiones de Coaching alineadas hacia la conquista de tu paz interior y niveles de consciencia.
 damego21@hotmail.com

 

Acerca de Daniela Medina

Daniela Medina
Soy una mujer apasionada de la vida, y principalmente amante de lo que es; lo que me ha llevado a aceptar e interpretar la vida de una manera muy sencilla y ser amable con ella y conmigo misma. Dedico mi servicio a Coaching ontológico y a pintar.