TRAUMA: Un acercamiento de liberación

Por Ana Ávalos

En ocasiones te puedes sentir deprimido, agresivo o paralizado y querrías tirar, el trabajo y/o la relación con un ser querido, por la borda, dándote por vencido. En esas situaciones, tal vez no te acuerdes de ti en tus mejores momentos y desapareces. Se desvanece tu Ser, tus sueños y tu esencia, a pesar de la intensidad de los sentimientos, emociones y pensamientos que te corroen, simplemente NO ESTÁS. Y tu cuerpo lo resiente, primero se incomoda, luego duele y, si el evento que lo disparó se prolonga, puede surgir una enfermedad crónica.

Tu cuerpo se está tratando de comunicar y tal vez tú no lo escuchas o no sabes cómo dialogar con eso que te comunica.

Si quieres dejar la desesperación y la desesperanza atrás, primero hay que abordarlas, atender y cruzar el umbral del evento que la provocó (una enfermedad de niño o accidente automovilístico, una operación sencilla o complicada, la muerte de un ser querido o de una relación amorosa, crisis emocionales, abuso físico, sexual o de substancias). Visitar ese acontecimiento clave en nuestro desarrollo físico o emocional a veces nos aterra. Creemos que el hacerlo equivale a volver a vivir la pesadilla. No necesariamente.

Te invito a visitar ese trauma a través de llevar un proceso profundo y con la contención necesaria, utilizando herramientas de consciencia corporal; con el apoyo de tus órganos, huesos, sistema nervioso, fluidos, hormonas, reflejos y patrones neurológicos básicos, quienes fueron los que recibieron y reaccionaron al suceso cuando sucedió (tal vez hasta hayan adoptado el hábito de retraerse o expandirse de más en situaciones de conflicto) y que cotidianamente se expresan con un lenguaje no verbal; generalmente este lenguaje es inconsciente para re-vivirlo, re-lacionándote con ello de una manera clara, sana y funcional que, a la larga, brindará un bienestar contigo mismo y por ende con tus relaciones y medio ambiente.

Tal vez el suceso fue tan traumático que no estas cómodo habitando tu cuerpo, o describiendo sensaciones corporales. Se vale. Es parte de tu personalidad o del mecanismo de defensa ante un evento tan doloroso y que puede provocar angustia, culpa, pena o apatía. Es posible que prefieras simplemente hablar de ello. Si dialogar es tu punto de partida, la expresión verbal es tan válida como la no verbal. Usar visualizaciones con referencias corporales, gradualmente introducirá a tu cuerpo un vocabulario y registros saludables para construir un lenguaje corporal con el que te puedas comunicar y que este, no sea amenazante.

A veces no estás consciente del hecho que generó tanto caos en tu forma de responder a situaciones que te inquietan, sin embargo, reaccionas resistiéndote, intimidando o provocando a otros; y cualquiera de las tres te mete en problemas o te sientes desorientado ante las respuestas de los que te rodean. En tu caso, descubrir el hecho no es la meta, sino cómo te afecta el día de hoy esa reactividad o inactividad, y cómo, a través de explorar los eventos actuales, desenmarañas la madeja del conflicto y aclaras tu manera de responder física, emocional y mentalmente a él.

Una reacción común ante el trauma es sentirte separado y aislado de los demás. Esto solo refleja lo aislado que estás de ti mismo, por más ensimismado que parezcas.

También puede haber una separación real entre la mente y el cuerpo (por más deporte que hagas) y no es algo que se pueda explicar o entender racionalmente. Aterrizarlo en el cuerpo, por más que suene aterrador, es una solución viable para responder a crisis y circunstancias adversas.

Considerar la mente o la sabiduría de tu cuerpo en movimiento como una sola entidad, integral a ti, que constantemente te informa y manda señales no verbales, y traer eso al plano consciente, enriquecerá tu proceso personal para que te sientas apoyado y con herramientas para enfrentar la situación que estás viviendo, ello será instrumental para adaptarte y enfrentar los hechos de tu vida de una manera sana, calmado en lo alerta y atento en el reposo, suscitando bienestar y salud.

Convivir con empatía y compasión con el trauma durante las sesiones del proceso equivale a “salir del closet”, a convivir con algo que por lo general es rechazado y no integrado, y sí, sí es el momento de darte por vencido ante esa carga emocional y corporal tan grande, con la que constantemente luchas y a la que no quieres mirar.

El darle su lugar, cohabitar y coexistir con el trauma sin enjuiciarlo o criticarlo, en vez de negarlo, excluirlo, desdeñarlo, polarizarlo o amplificarlo evitará explosiones o implosiones irracionales que usualmente son su forma de exteriorizar o interiorizar algo tan reprimido.

El proceso psicocorporal redirigirá tu atención y consciencia a reintegrarte a ti mismo con tu cuerpo el cual te sostiene como marco de referencia para ubicarte y orientarte satisfactoriamente.

Para relacionarte con tu trauma y sanarlo, contáctame:

Ana Ávalos  

Acerca de Ana Ávalos

Ana Ávalos
Me llena el alma conectar conmigo misma y con los demás a través de la Escucha Empática y Diálogo Profundo basados en la Psicología Profunda Junguiana Arquetípica. Y para llenar mi alma, conecto con mi cuerpo, mis sensaciones y mi sensibilidad, siendo Educadora en Movimiento Somático por Body Mind Movement Center, hace 7 años me dedico de lleno a la Terapia Psico-Corporal, con sesiones donde el paciente se descubre, recuerda y conscientiza a través de un diálogo sincero con los diferentes sistemas de su cuerpo, observando sus hábitos y patrones de movimiento, de estar y ser en la vida. Al expresarse el cuerpo, el alma vibra. Al vibrar el alma, surge el bienestar. Me apoyo en la Terapia Craneo-Sacral la cual mejora los ritmos respiratorio, cardiaco y cerebral, afectados por el estrés, y junto con la Terapia de Polaridad que utiliza meridianos chinos para reestablecer el equilibrio trayendo armonía, tranquilidad y serenidad a quien lo recibe. En el caso de identificar patrones negativos de relacionarse con uno mismo y el entorno, utilizo la respiración y yoga sencilla para abordarlos, y las bases de la Terapia para Adicciones Apegos y Codependencia. Aliento a niños a través del juego y la confianza que surge de la Terapia de Conexión que aporta una filosofía de vida para mejorar el vínculo madre-hijo a través del abrazo de contención mejorando las habilidades de comunicación entre los miembros de la familia y su habilidad para incursionar en el mundo y su entorno social. Complemento y enriquezco las sesiones con el acervo de Cadenas Musculares y Articulares Método G.D.S. cuyo énfasis radica en la observación de la postura psico-corporal del infante y el acompañamiento en la ola de crecimiento en los aspectos de desarrollo de su personalidad y de su comportamiento con los demás y con el ambiente que lo rodea. El cuerpo es lenguaje, a veces emite placer y gozo, a veces protesta, a veces denuncia, a veces afirma; insinúa o señala a través de sus posturas y gestos, en ocasiones es preciso y en otros difuso, desarrollar el escuche, su observación, el tacto y sensibilidad, hace más pleno y preciso el proceso de autoconocimiento y plenitud. Para solicitar tu consulta escribe a anabevalos@gmail.com