Tisana de ti

Por Bruno Díaz

Puedes hacer una tisana de ti. Para hacerla, reposa en las aguas de tu interior e incrementa el fuego de la atención…

Dejar que la temperatura suba como cuando entras a un temazcal; permite que la temperatura cambie las condiciones del agua y, ya casi al punto de hervor, apaga la lumbre, mete la esferita de metal o la bolsita con tu propio contenido, es decir: con lo que sientes, tus imágenes, las cosas que te han pasado, cómo te mueves con la vida, tus emociones, tu forma de ver y de interpretar, tu historia, tu magia, tu condena, tu pesar y tu maravilla.

Reposar en estas aguas, y con estos elementos, durante un tiempo determinado, es lo necesario para ir logrando una tisana de ti. Una tisana donde tu propia sustancia se disuelve, en sabor, perfume, textura y efectos…

Disolver, solución, disolución, son palabras que tienen una relación muy estrecha. Cada vez que escucho que alguien busca la solución de algo, me gusta pensar en que tal vez lo que haga falta sea convertirse en tisana de uno mismo.

La solución está hecha de la propia sustancia, a veces relajante, otras enteógena, y en ocasiones energizante. Cada tisana es distinta, cada “disolverse” tiene un sabor y efectos distintos, cada sentada sacramental ante la tisana es un momento de vida diferente.

En ocasiones, imagino el consultorio como ese hacer una tisana, para que la propia sustancia se libere y, además, podamos probarla, para ver los efectos en la vida, en la consciencia, en las relaciones, en el destino… Juegan muchos elementos: la escucha, la presencia, el acompañar, la apertura, el corazón, el sufrimiento, la liberación, la compañía, el despertar de la guía interior…

Desde esta metáfora, vamos a terapia a catar la tisana del “sí mismo” y es, esta prueba, la que nos enseña tal vez, a soltar o consolidar, a re-imaginarnos, y sorprendernos con las notas y matices que de alguna manera ahí estaban y ansiaban por salir a darnos el encuentro.

La tisana de ti, es una tisana, de mundos e historias que llevas en una esferita de metal o en un saquito de tela, a las aguas calientes del interior… En estas aguas, vemos también, surgir tu sustancia, en movimientos circulares, con los que va llenando el agua, con esa especie de nube subacuática, hasta que es todo color, sabor, aroma y experiencia… ¡de ti!

¡Salud!

Bruno Díaz

Vente a pasear a Los Parajes del Alma

Comments

comments

Acerca de Bruno Díaz

Bruno Díaz

Soy Psicólogo de-formación (con y sin guion) y estoy entrenado en psicoterapia transpersonal, ericksoniana y junguiana arquetípica. También soy terapeuta floral.
En cada formación (y en la vida), he aprendido y sigo aprendiendo, que hay “algo” muy genuino que empuja desde dentro para ser vivido y así tomar ciertas sendas que nos llevan a lugares de Plenitud. Y también, que ese “algo”, a veces se conduce o se inspira (en el mejor de los casos), pero que también se modifica, reprime o esconde, llevando a lugares de sufrimiento repetitivo.
Mi trabajo es acompañarte a darle voz a lo que para ti es genuino y auténtico y que, a veces, aunque te suene extraño toma el disfraz de síntoma, sufrimiento o complicación. Cuando le damos voz, podemos escuchar ese algo, que ansiaba ser reconocido, nombrado y escuchado y que tiene muchas cosas que enseñarnos…
Para consultas escríbeme a bruno_d77@hotmail.com