Tenemos la capacidad, solo falta creer que ¡todo es posible!

Por Luis Montoya Birrueta

Cada uno de nosotros, de nosotras, disponemos de distintas herramientas con las que estamos experimentando nuestra vida como humanos, con las que somos humanos.

Para empezar, lo primero que tenemos y somos a la vez, es un cuerpo con el que estamos en esta Tierra. Ese cuerpo está compuesto de distintos miembros y órganos que, funcionando todos en conjunto, lo mantienen activo para que seamos y estemos en este hermoso planeta.

Otra herramienta de la que disponemos, y que a su vez forma parte de nuestra vida como seres humanos, es un grupo de redes neuronales, entretejidas en muy distintos y variados niveles de nuestra consciencia, forman hologramas, que son pensamientos, y que todos juntos forman algo que hemos llamado Mente, y que el funcionamiento de esta, en cada uno de nosotros, da como resultado nuestra mentalidad, que es nuestra forma de pensar.

La función de esta mente varía mucho entre un individuo y otro en todo el mundo, por lo que, si algo es considerado “bueno”, en una región, quizá sea “malo” en otra; o lo que ahora es aceptado, siglos atrás era completamente inaceptable y también viceversa.

Esto responde a las distintas mentalidades, o formas de pensar, que van siendo modificadas, es decir, van siendo programadas.

La mente es neuroplástica, y eso significa que puede ser modificada, programada. Pero lamentablemente, esas programaciones son hechas por aquellos que les interesa que tengamos determinadas formas de pensar, para que sigamos y atendamos a sus deseos, caprichos, manipulaciones, intereses. Nos han mantenido oculto el enseñarnos a ser conscientes de la capacidad-potencial que tenemos para programar, y reprogramar nuestras mentes de la forma en que nosotros queramos que sea, mas no la que les interese a ellos.

Nuestros pensamientos son conexiones e interconexiones neuronales, hechas por descargas eléctricas que generan un campo de energía, mismo que interfiere e interviene en los campos energéticos que están conformando la materia. Es decir, nuestros pensamientos son determinantes para materializar y manifestar experiencias, hechos, sucesos, e incluso objetos materiales.

El que unos consigan sus objetivos, sueños, anhelos, no está relacionado con la “buena o mala suerte”, esas son a su vez creencias que están creando en su vida, sino al uso adecuado o no de sus procesos mentales para enfocarlos en lo que desean manifestar, o materializar en sus vidas. Es entonces que, se convierten en creadores conscientes de sus experiencias, ya nada les ocurre por el “azar de destino”, o por la “casualidad”.

También aprenden a sacarle provecho a las experiencias negativas que tienen, pues encuentran el para qué de esas situaciones, y las toman como oportunidades para seguir creciendo, evolucionando.

En todos esos sistemas de creencias que nos son programados, la mayoría tienen la información de limitaciones, carencias, miedos; son del tipo de “eso es muy difícil”, “es imposible”, “pocos lo logran”, “es que tiene mucha suerte”, “a ver si puedo”, “yo no puedo hacer eso”, “dicen que es prácticamente imposible”,a mí nada me sale bien”, “uy, qué difícil” y un largo etcétera.

Si en lugar de este tipo de ideas, nos hubieran sido programadas otras como que TODO ES POSIBLE, lo creeríamos y lo crearíamos; no habría barreras.

Aunque no nos hayan enseñado a usar nuestra capacidad en toda su potencia, ahora eres tú quien puede cambiarla para que derribe todos los muros construidos por los miedos, y manifiestes en tu vida TODO lo que tú desees.

No lo olvides, tienes la capacidad, solo falta que te lo creas, para que luego lo manifiestes en tu vida.

¡Recupera tu poder!

 

Gracias por estar ahí.
Te amo.

Luis Montoya Birrueta
“Q-La Vida”

No te quedes si leer su libro, es una joya para tu vida Q-La Vida: Vuelve a ti

 

Comments

comments

Acerca de Luis Montoya Birrueta

Luis Montoya Birrueta
Q-La vida! Después de algunos años de experimentar un verdadero infierno, totalmente desesperado y habiendo agotado las posibles soluciones que tenía a mi alcance, así como la gente que intentaba ayudarme, pedía ayuda intensamente desde mi soledad a quien me escuchara. Mis plegarias fueron atendidas y se manifestó el auxilio por medio de Seres que están en otras frecuencias vibratorias, entre ellos el maestro Jesús. Es un honor para mí ser un instrumento y poder compartir contigo los mensajes que he recibido. Gracias por estar ahí. Luis es terapeuta, escritor y pensador. Para contactarlo visita su página en facebook o escríbele a su correo: luismbirrueta@hotmail.com