Semilla interna

Por Bruno Díaz

En ese momento, en el que sientes que la vida carece de sentido, espera un poco. En vez de exigirle a la vida que te dé un sentido, detente, porque el sentido es una semilla que está en ti, no en algún lugar de tu cuerpo o de tu mente, sino en tu existencia completa.

La semilla de lo interno necesita incubación en la oscuridad de la consciencia.

Recordemos lo que las plantas nos enseñan: que sus raíces deben vivir ahí, donde no entre la luz directa sino viajando en el agua, raíces que van penetrando la tierra para remover los nutrientes, esos, que las raíces llevan a toda la planta; así, la savia recorre, cada hoja, el tallo y las flores, donde las hubiere.

Por eso, nos confundimos; queremos ver dentro de la tierra, cuando, tal vez, nos toque simplemente sentir; como esa semilla que se abre en la sana oscuridad de nosotros que la envuelve, la protege y la contiene mientras eclosiona.

En ese reventarse desde dentro, en esa putrefacción, un mundo surge. ¿Te has sentido alguna vez, quebrada, sin luz y podrida? Tal vez, enojada y temerosa, corres a quitarte ese incómodo estado y te aferras a una relación, a un anhelo, a quejarte o a culpar; a tu pasado, a tu pareja, a tu trabajo. Aunque a veces el sufrimiento encaja en algunos de estos lugares, en otras, se trata de un momento de crecimiento profundo y lento.

Espera un poco, siente, deja que la planta del interior brote; ya sabrás de qué tipo de árbol o de flor se trata. Cada semilla guarda el árbol o la flor del futuro, y trae consigo todos los árboles y todas las flores que le precedieron. Así, entonces, el árbol o la flor, tienden sus raíces en el pasado y en la profundidad que les alimenta, yerguen su tallo o tronco, en el plano de todos los días, en el escenario compartido de lo cotidiano, y, extienden sus ramas o pétalos, al infinito; uno de cuyos muchos nombres es el futuro.

Algunas veces cuando nos sentimos carentes de sentido, sin perspectiva, aprisionados y encerrados, pensemos en la semilla y en esa oscuridad (nosotros también, venimos de la total oscuridad acuosa del ambiente intrauterino). Sintamos, nutramos, cuidemos a la vida que, desde lo profundo, viene por nosotros, hacia el espacio abierto del presente y a la danza con el infinito:

Atrás y abajo,
toda raíz y todo ancestro
afuera y en horizontal,
todo hermano y todo presente
arriba y adelante,
todo hijo y todo nieto,
todo futuro.

Bruno Díaz

Visita en Facebook Los Parajes del Alma
¿Quieres contactar a Bruno para una consulta? Escribe a bruno_d77@hotmail.com

Acerca de Bruno Díaz

Bruno Díaz
Soy Psicólogo de-formación (con y sin guion) y estoy entrenado en psicoterapia transpersonal, ericksoniana y junguiana arquetípica. También soy terapeuta floral. En cada formación (y en la vida), he aprendido y sigo aprendiendo, que hay “algo” muy genuino que empuja desde dentro para ser vivido y así tomar ciertas sendas que nos llevan a lugares de Plenitud. Y también, que ese “algo”, a veces se conduce o se inspira (en el mejor de los casos), pero que también se modifica, reprime o esconde, llevando a lugares de sufrimiento repetitivo. Mi trabajo es acompañarte a darle voz a lo que para ti es genuino y auténtico y que, a veces, aunque te suene extraño toma el disfraz de síntoma, sufrimiento o complicación. Cuando le damos voz, podemos escuchar ese algo, que ansiaba ser reconocido, nombrado y escuchado y que tiene muchas cosas que enseñarnos… Para consultas escríbeme a bruno_d77@hotmail.com