Respetando la esencia de los perros

Por Arturo Cruz

 

Todos los seres humanos, en mayor o en menor grado, nos llegamos a sentir identificados con algún animal. En mi caso, yo me identifico con los perros; pues me parece que ellos son grandes seres de luz que han iluminado mi camino desde hace muchos, muchos años. Cada perro con el que he tenido contacto, por breve que este haya sido, han dejado una enseñanza y huella, siempre de manera positiva.

 

Con el paso de los años, he visto la manera en que, a muchas otras personas, les suceden fenómenos peculiares. Cada vez son más las parejas que, en lugar de tener hijos tienen perros u otra mascota, gatos por ejemplo. También, son muchas personas que deciden ser solteras, llenan esos huecos afectivos con algún animal de compañía, y vierten sobre ellos todo ese amor que tienen y los llenan de cuidados, cosa que me da mucho gusto. Sin embargo, en algunos casos, hay quienes están pasando esa delgada línea entre procurar los cuidados esenciales para su “Perrhijo” o su “Gathijo” y, en lugar de que lo deje caminar por la calle como debería todo perro hacerlo, le compran una carriola para que no se lastime las huellitas; los llevan a un Spa, les ponen costosas fragancias y les pintan las uñitas y les ponen rayitos. Asimismo, cada vez son más perros que, tristemente, sufren sobrepeso debido a que sus vidas se ven confinadas a un sillón, eso sí, súper lujoso con tecnología italiana y nuevas zonas de confort.

 

Tristemente, veo más perros agresivos o temerosos, porque no tienen una correcta socialización desde cachorros, por que sus dueños los quieres criar como si fuesen pequeños humanos; perros que no saben caminar con correa, o sin ella; es más, perros que nunca caminan, no sea que les “peguen” algo en el parque; perros que cuando llega una visita a la casa atacan con fiereza y, entonces con el tiempo, se decide que mejor deje de haber visitas humanas para no molestar al perro.

 

Así me podría seguir horas enteras, platicándoles cientos de casos que he visto, en los que los perros son tratados como humanos y que lamentablemente veo cada vez más.

 

Estamos humanizando a los perros, les estamos atribuyendo cualidades que no les pertenecen, el perro es perro y debe ser feliz como tal. Debemos respetar su individualidad y sus características, el perro debe salir a caminar y a correr, tiene que olfatear todo a su alrededor y dejar su huella, el perro debe oler tantas colas como pueda, e interactuar con tantos perros como le plazca, debe revolcarse en el lodo de vez en cuando y hacer un hoyo gigante en el parque. El perro debe de ladrar pues nos está diciendo algo y, si un día quiere pasar el día entero tirado al sol, deberíamos dejarlo, y si un día llueve y quiere salir a chapotear, ¡caray! ¿Por qué no dejarlo?

 

Sentémonos por un momento a pensar en ello, a nosotros no nos gustaría que nos trataran como perros. ¿Por qué nosotros, en ese afán de hacer las cosas a nuestra imagen y semejanza, nos llevamos en el camino a quienes ni la deben ni la temen? El humano siempre creyendo que todo le pertenece; Yo, Mío, Nuestro.

 

Creo que los humanos, a no ser por los perros, estaríamos solos en este mundo: ellos han decidido vivir junto a nosotros y llegan a nuestras vidas con un mensaje de lealtad, cariño, paciencia, respeto, fidelidad, compañía, amor incondicional y un montón de cualidades más, pero sin ningún defecto del ser humano. Cada perro que toca nuestra vida nos cambia en cierto modo, y creo que es nuestra responsabilidad el actuar en consecuencia con ellos.

 

Así que, la próxima vez que quieras comprarle ese lujoso y carísimo accesorio pregúntate: ¿Estaré humanizando a mi perro?

 

 

Soy Arturo Cruz y les recuerdo que se puede vivir sin un perro, pero no vale la pena.

¡Saludos!

 

Arturo Cruz

 

Ya está listo mi nuevo video, te espero en:

 

Http://www.youtube.com/user/elcroqueton

 

Todo lo que necesitas saber sobre tu perro está en

 

Http://www.elcroqueton.info

 

Comments

comments

Acerca de Editorial ioSoi

Editorial ioSoi
Equipo editorial de iosoi.