Raíz de Mandrágora: Poder, sanación, alegría

Nombre botánico: Mandragora Autumnalis

 

A lo largo de la historia se le ha nombrado de diferentes maneras: manzana de Satán (por católicos radicales y supersticiosos), uva del moro, mandrácula, manzanita del amor (por algunas curanderas paganas), berenjenilla, manzana de Circe (por algunos médicos de la antigua Grecia), etc. Además, dentro de la especie mandrágora, están catalogadas diferentes especies como Mandrágora Officinarum, Mandrágora Turcomanica, Mandrágora Caulescens, etcétera.

 

El origen del nombre la mandrágora no está claro, se cree que procede del griego y que puede significar protector del ganado, o todo lo contrario: dañino para el ganado. Sin embargo, mi intención es dignificarla y rescatarla de todo el peso de culpabilidad que la Santa Inquisición le atribuyó. Cuando aquellos oscuros hombres querían enviar a la hoguera a una mujer curandera, solo tenían que acusarla de tener, plantar o realizar algunos ungüentos o saquitos medicinales con mandrágora.

 

La medicina energética de la mandrágora tiene el poder de la protección. Nos protege de nuestra ignorancia al temer a lo desconocido sobre las fuerzas de la naturaleza y sus efectos denominados encantamientos, hechizos, y otras cuestiones calificadas como paranormales. Estas cuestiones pertenecientes a realidades paralelas nos causan miedo y la mandrágora ejerce un efecto de escudo protector que evita que nos transformemos en víctimas de la oscuridad. Escribiría un libro entero sobre ella. Bendita sea.

 

En cuanto a sus características físicas, la mandrágora es una raíz que puede tener una longitud de hasta un metro por debajo del suelo, de donde se recolecta, fresca y silvestre. Al secarla se obtienen sus mejores componentes activos para uso medicinal, ya que la mandrágora es una medicina muy eficaz que reconstruye la energía vital del organismo. Su tallo es comparativamente corto con el resto de la planta, sus flores son color blanco y violeta; sus hojas grandes y ovaladas sobresalen de su parte alta a modo de ramo en un florero. También da frutos otoñales en forma de bayas redondas de color amarillo o anaranjado que tienen el aspecto de pequeñas manzanas cuyo olor puede llegar a ser bastante fuerte.

 

El color de las ramitas y del tronco de la mandrágora es violeta verdoso. No suele alcanzar mucha altura y crece preferentemente en bosques húmedos, sombríos y solitarios donde apenas llega la luz del sol; como si quisiera rodearse de un escenario mágico y especial. Esta planta crece mayormente en zonas montañosas y boscosas de las zonas mediterráneas del Tíbet, y en algunas zonas montañosas del Himalaya, donde es muy valorada por los monjes sanadores. Aunque la verdad es que la mandrágora podría crecer en cualquier lugar porque es una planta muy, pero muy poderosa.

 

 

MEDICINA A NIVEL FÍSICO:

 

Al poseer un alto contenido en alcaloides inhibidores del sistema nervioso, la mandrágora se empleaba como anestésico, pero en dosis diferentes, su efecto es estimulante. En dosis elevadas puede provocar estados alucinatorios, delirio y hasta la muerte, causada por un paro cardiorrespiratorio.

 

Para sanación de heridas ulcerosas se realizaba una maceración de hojas de mandrágora hirviéndolas en leche de vaca. Los bebedizos con efectos narcotizantes para inducir el sueño se realizaban con la raíz macerada en orujo alcohólico y también servían para los dolores físicos como el reuma. En tiempos de Plinio, esta bebida se utilizaba directamente en la boca del paciente al que se le tenía que amputar un brazo o una pierna.

 

 

MEDICINA A NIVEL ENERGÉTICO:

 

Se sabe que los druidas utilizaban la raíz de mandrágora para rituales iniciáticos y para la preparación de remedios milagrosos; estos sabían comunicarse con el espíritu guía de la mandrágora. Su enseñanza era transmitida vía oral a su aprendiz más directo o heredero. Se sabe que tanto druidas como sacerdotisas y curanderas celtas, establecían un vínculo de bendición y respeto con la mandrágora.

 

En otro artículo que dedicaré a la mandrágora, hablaré de sus leyendas, realidades y cualidades.

Deseo que te haya gustado.

Nina Llinares.

Más información en el apartado cursos presenciales y on-line de mi web: www.ninallinares.net

Acerca de Nina Llinares

Nina Llinares
Nina Llinares nació en Alcoy (España), es Escritora y Profesora de Enseñanza Privada de Técnicas Holísticas (Técnicas atlantes, canto sagrado para mujeres, master Reiki, cristaloterapia, floral, y cromoterapia, entre muchas técnicas más). Desde 1990 imparte sus actividades en España, Argentina, Uruguay, México e Inglaterra (Glastonbury). En estos y otros países de Latinoamérica y Europa participa en congresos, programas de radio y televisión, en la divulgación de los temas basados en sus libros: Almas Gemelas, Niños Índigo y Cristal, Alquimia del Alma: el poder del Yo Soy, Masaje Atlante y 15 títulos más.