¿Por qué vivimos? Pero es mejor contestar a la pregunta… ¿para qué vivimos? (Parte – 2)

Por Luis Montoya Birrueta

 

Da click aqui para leer la primera parte.

En el artículo pasado, tomamos una primera dosis de contacto para empezar a esclarecer el motivo de nuestra existencia, para poder contestar a las preguntas sobre el porqué de nuestra vida, y para qué vivimos. Dijimos que hubo un punto de inicio, (recuerda que le estamos hablando así a tu mente para que pueda comprender este hecho de acuerdo a su programación sobre el concepto lineal de “tiempo”, que es pasado-presente-futuro); y que dicho punto sucedió en el “no-tiempo”. También dijimos que poco a poco iríamos rompiendo esos filtros mentales (procesos de pensamiento), para poder llevar a tu mente a un entendimiento mucho mayor y más absoluto.

Pero, ¿qué es el tiempo? ¿Qué piensas que es el tiempo? Muy probablemente tu respuesta sea que el tiempo es algo que transcurre e interfiere en todo. Que no hay nada ni nadie que se escape de él, y que no hay forma de detenerlo. Pero esta respuesta viene dada mediante un conjunto de procesos de pensamiento que han sido programados, es decir, tu mente es la que da la respuesta a esas preguntas.

Es muy importante que recuerdes que tu mente es una suma de pensamientos por los que es percibida y creada la realidad que notas; y es esta mente la que te dice e interpreta lo que va sucediendo, al margen de los procesos automáticos de supervivencia que están activos en el cerebro.

Cuando nacemos, no tenemos ni idea de lo que es el tiempo, simplemente estamos y somos; solo somos bebés con mecanismos elementales para mantenernos con vida. Sin embargo, al ir desarrollándonos, nos van indicando la forma en que tendría que ser vivida la vida, mediante las costumbres, hábitos y creencias de la sociedad y familia en la que nacemos. De esa misma manera, nos enseñan que hay algo que llaman tiempo y que necesitamos ajustarnos a su transcurrir.

También nos enseñan, y aprendemos, que nuestra vida tendrá un tiempo de duración y que no habrá forma de escapar a su final. Quizá pienses que esto no nos lo enseñan, sino que la muerte forma parte de la vida, pero si tan solo supieras que tienes el poder para adueñarte incluso de tu existencia, hasta hacerla y prolongarla de la forma que desearas… Solo necesitas ser consciente de esto y utilizarlo sin que haya una mente en ti diciéndote que eso es imposible. Esa es la gran diferencia que hay.

Verás, el tiempo no es más que una ilusión que tu mente genera a cada momento. El tiempo es solo una medida numérica que se le da al movimiento. En nuestro caso, esa medida ha sido asignada al movimiento que tiene el planeta en el que vivimos con respecto al Sol. Si quitáramos esa medida numérica, ¿qué tendríamos? La respuesta es: solo movimiento.

Entiendo que tu mente necesita estabilizarse sobre algo que entienda y tenga integrado, es decir, comprender el tiempo como pasado-presente-futuro; pero cuando le quitamos esa programación, te darás cuenta de todo lo que hay es este momento, y sabrás que todo está sucediendo ahora mismo, en el aquí y en el ahora.

Tanto el pasado como el futuro se encuentran en un registro mental y una creación por experimentar respectivamente. Todo lo demás es solo el movimiento que estamos teniendo en el Universo, mismo que se convierte en tiempo cuando se le asigna una medida numérica, si no, solo sería movimiento, como lo hemos dicho.

Tu poder radica en usar el pasado para lo que más te convenga, lo que es igual, ir a tus registros mentales, que incluso pueden ser reprogramados, y volar hacia el futuro para hacer creaciones verdaderamente increíbles, mismas que podrás experimentar cuando llegue ese momento “futuro” pero que estará en el aquí y en el ahora del momento cuando lleguen.

Podría sonarte un poco extraño todo esto, y quizá difícil de comprender, pero no eres tú el/la quien no lo entiende, se trata de tu mente la que no lo asimila por ahora. Al lograr romper con esa programación mental, lo entenderás e integrarás divinamente.

Bien, pues cuando surge esa gran explosión, llamada Big-Bang, entonces son creados todos los elementos materiales (escenarios para experimentación), y mediante su movimiento, entonces surge también la posibilidad potencial de tener tiempo al medir numéricamente dicho movimiento. Recuerda que si no lo midiéramos, solo tendríamos eso, movimiento. También surge lo que yo llamo, el Universo Relativo, que son las posibilidades potenciales para poder tener parámetros de comparación y determinar lo que consideramos como grande-pequeño, lejos-cerca, caliente-frío, oscuro-iluminado, y un largo etcétera.

El “no-tiempo” es estar en el todo absoluto. Es estar en el movimiento en sí mismo. Es eliminar la programación mental lineal del concepto “tiempo”.

Cuando sucede ese Big-Bang, lo hace en el no-tiempo, puesto que no había movimiento, ni nada con qué tener referencias, solo estaba una unidad de energía infinitamente condensada en un punto, en un vacío infinito que yo llamo, la nada infinita. Se genera una tensión límite en ese punto hasta que explota y se expande en sí mismo; y dicha expansión se mantiene hoy en día.

Continuaremos la próxima semana; mientras tanto, te invito a que le pongas retos a tu mente viviendo sin ver la hora que marquen los relojes, siempre que te sea posible por supuesto, de acuerdo a tus compromisos sociales y laborales. Pon atención a lo que te dice tu mente, pero solo concéntrate en vivir en el momento actual que estés teniendo a cada instante, es decir, llevar a tu mente a que se concentre en el aquí y el ahora.

Gracias por estar ahí.

 

Comments

comments

Acerca de Luis Montoya Birrueta

Luis Montoya Birrueta
Q-La vida! Después de algunos años de experimentar un verdadero infierno, totalmente desesperado y habiendo agotado las posibles soluciones que tenía a mi alcance, así como la gente que intentaba ayudarme, pedía ayuda intensamente desde mi soledad a quien me escuchara. Mis plegarias fueron atendidas y se manifestó el auxilio por medio de Seres que están en otras frecuencias vibratorias, entre ellos el maestro Jesús. Es un honor para mí ser un instrumento y poder compartir contigo los mensajes que he recibido. Gracias por estar ahí. Luis es terapeuta, escritor y pensador. Para contactarlo visita su página en facebook o escríbele a su correo: luismbirrueta@hotmail.com