Madre

Por Aumrak Sapper

Ser madre significa una vida entera de relación profunda con quienes traemos al mundo; durante cada instante, cada día; de cerca, de lejos.

Como madres aprendemos a cuidar, alimentar, proveer, aconsejar y apoyar. Es la lección del amor que en cada generación va evolucionando.

Esta misión significa un esfuerzo enorme, sobre todo si estamos solas. Es por eso que aprendemos a confiar nuestros pequeños a los cuidadores, a las escuelas y a la vida misma. Es por eso que en nuestros corazones siempre está una esperanza, una oración para que estén bien, para que la Madre Tierra provea lo necesario para ellos, para que logren sobrevivir y triunfar.

El corazón de la Tierra, la Gran Madre, es un organismo viviente; tiene conciencia y siente cada árbol que se corta, cada planta que se pisotea, cada río que se contamina, cada basura que cae.

Ese desamor se ve proyectado en nosotras las mujeres; sentimiento que no sabe que toda vida depende del amor y el respeto. Y esto mismo es lo que nos tiene todavía vistas como objetos, como servidumbre, sin comprender que las mujeres, como madres, tenemos el corazón más abierto, que hemos perdonado más allá de lo perdonable; que podemos sobrevivir a pesar de ello.

Aprendamos que la Madre Tierra es Presencia. Si una planta es nuestra o no, si le falta agua, calmemos su sed; al ver basura, limpiemos. Aprendamos a hacer composta para la Tierra, a sembrarla a honrarla. Cuidémosla amorosamente, maternalmente y ella nos brindará sus flores, sus frutos, su belleza y también cuidará de nuestros pasos. Aprendamos a honrarla en ceremonia sagrada y ella nos brindará nuevas intuiciones y sabiduría ancestral, y a cada paso una bendición, un ave que nos guía a través de sus ciclos naturales, como esa madre que siempre quisimos tener.

Somos el canto del fuego sagrado, somos el canto de la gran abuela, la gran madre primigenia, somos el canto del viento, somos la voz del espíritu en la tierra, Jaguar caminante, Serpiente Ondulante, Quetzal que asciende al Sol… Somos en ella y ella en nosotros.

AumRak

Comments

comments

Acerca de Aumrak Sapper

Aumrak Sapper
Mi camino espiritual comenzó muy temprano en mi vida con
una niñez muy bella en el campo y una familia amorosa y creativa. Parte de mis procesos formativos y educacionales fueron mis estudios en Europa, en Pedagogía y Psicología, en Graz, Austria. En mi vida he viajado más, leído mucho y he tenido experiencias que disfruto compartir como cuentacuentos.
Mi servicio inició cuando me decidí a ser parte del proceso de transformación de nuestro planeta hacia una octava superior de consciencia. Mis maestros son todos ustedes, en todos lados. Mis guías espirituales me permiten escucharlos claramente. La Naturaleza me habla y me pide ayuda. Vivo hoy. Mi maleta contiene todo lo que necesito en 25 kilos. Tengo una preciosa familia espiritual que se extiende en muchas partes y compartimos, en Ceremonia, los espacios sagrados para sanar a la Madre Tierra y a nosotros y a todos. Doy siempre lo mejor de mi Ser, sabiendo que la Inspiración viene en el momento apropiado y lo que digo es lo que hay que decir. Sigo el Calendario maya y ya cumplí 91.36 años. Me encanta compartir con el Oráculo Maya porque resuena en el corazón y ayuda a recordar a la persona quién es su Ser Interno. Doy todo de mí en los talleres que organizamos, pues sé que cada persona que viene, está lista para la Gran Transformación. Ahora leo poco, escribo más. Busco la creatividad, la espontaneidad y la integridad a cada paso. Siempre bendecida por la Gracia Divina, recorro el mundo, sembrando.