Las perlas y el fuego

Por Bruno Díaz

 

¿Qué hacer con la tristeza y el llanto?

Cuando la tristeza recorre los callejones olvidados por la memoria de tus días, entra a los sótanos de la memoria y extrae perlas que brotan por tu lagrimal.

 

Un collar, una reliquia, la tristeza nos deja ver qué es lo importante y relevante en nuestra vida; se lleva lo que no es esencial y nos deja de frente con lo que queremos hacer de esta vida, de este tiempo. La tristeza es un collar de perlas creadas a partir de las lágrimas que limpian muy profundo y hacen espacio para cosas más genuinas, haciéndonos sentir así, más ligeros de los pies, el ánimo, el corazón y el pensamiento.

 

¿Qué hacer con la ira?

Con el fuego que consume tus entrañas, pueden echarse a andar muchas locomotoras de palabras y de acción. Sin embargo, ese fuego necesita leña para echar a andar los trenes. El fuego necesita consumir otra cosa que no sean tus entrañas; por ejemplo, la leña de los bosques de la injusticia, de la imperfección, de la injuria y de lo que no te parece.

 

La ira es del mismo tipo del enojo, solo que en una presentación desbordada. Esta energía, cuando la ponemos al servicio de la vida, nos ayuda a distinguir una cosa de otra, establecer límites; nos enseña a decir “no” o mostrar nuestra opinión y a hablar por nosotros; además, nos da fuerza para levantarnos en la mañana y tener un plan, y hasta nos da impulso para realizarlo.

Bruno Díaz

Comments

comments

Acerca de Bruno Díaz

Bruno Díaz
Soy Psicólogo de-formación (con y sin guion) y estoy entrenado en psicoterapia transpersonal, ericksoniana y junguiana arquetípica. También soy terapeuta floral. En cada formación (y en la vida), he aprendido y sigo aprendiendo, que hay “algo” muy genuino que empuja desde dentro para ser vivido y así tomar ciertas sendas que nos llevan a lugares de Plenitud. Y también, que ese “algo”, a veces se conduce o se inspira (en el mejor de los casos), pero que también se modifica, reprime o esconde, llevando a lugares de sufrimiento repetitivo. Mi trabajo es acompañarte a darle voz a lo que para ti es genuino y auténtico y que, a veces, aunque te suene extraño toma el disfraz de síntoma, sufrimiento o complicación. Cuando le damos voz, podemos escuchar ese algo, que ansiaba ser reconocido, nombrado y escuchado y que tiene muchas cosas que enseñarnos… Para consultas escríbeme a bruno_d77@hotmail.com