La muerte no es un final, es solo un cambio

Deja tu cuerpo sin miedo. Podrás ir o hacer lo que quieras.

Por Luis Montoya Birrueta

En más de una ocasión he escuchado la frase, “lo único seguro en esta vida, es la muerte; o esta otra “el ciclo del ser humano es, nacer, reproducirse, y morir”. Así que llega un momento de nuestras vidas que hacemos consciente el hecho que moriremos, que dejaremos de existir.

Pero esta consciencia de muerte, ¿la aprendemos?, ¿viene como información genética? También me pregunto, ¿los bebés saben que existe la muerte?

Particularmente, estoy seguro que la muerte es una programación más, se trata de una ilusión acordada para que tenga un “final nuestra experiencia humana”. Imagínate a nuestras vidas como películas, cada una con sus actores, escenarios, objetos, etc. En esas películas (vidas), surgen tramas, distintas y variadas situaciones, emociones, sentimientos, pero llega un momento en que el guionista da por terminada esa película, y le da el final que desea. Entonces termina la película (esa vida).

Sin embargo, ese final fue un pacto entre el guionista, el director, los actores, los técnicos, etc. para que pudiera tener un cierre esa película (vida).

Bueno, pues ese “final (muerte)”, no es más que una ilusión, ya que los actores, el guionista, el director, los técnicos, todos, están vivos y regresan a casa para beber algo, darse una buena ducha, y a descansar.

Esto mismo sucede en nuestras vidas. Somos Seres espirituales que hemos decidido tener una experiencia humana, diciendo ahora que seremos humanos (de ahí viene la expresión ser humano).

En cada una de las vidas de los seres humanos, tendremos variadas experiencias, aventuras, miedos, tristezas, alegrías, odio, ira, dolor, felicidad, amor, placer, pasión, entre otras vivencias. Para esto nos valemos de otros actores (otros seres humanos) que nos ayudarán a tener dichas experiencias. También usaremos distintos escenarios, que están en la Tierra en este caso. Nos rodearemos y usaremos objetos, elementos, (esto sería el atrezzo que se usa en las películas, y en el teatro).

Pero llega un momento en el que nos gustaría dar un final a la película que, sería, darle un final a la vida. Es entonces cuando creamos un fin, (que sería un acuerdo del personaje personal con los demás actores), y podemos decir que a ese final le hemos llamado muerte.

Por lo que una vez que ese Ser espiritual considera que ha terminado su experiencia humana, entonces decide dejar su cuerpo (morir) y crea esa ilusión para sentir que ha terminado ese ciclo, esa experiencia humana.

Si te das cuenta, en ningún momento he dicho dejar de existir, ya que esto es completa y absolutamente imposible, debido a que el Ser espiritual, es pura energía, que a su vez forma parte y es el campo infinito de energía, yo le llamo, Universo Absoluto (que es todo lo que es).

Entonces llega el momento de morir (de terminar la película). Aquí nos encontraremos con otra gama de deseos de los Seres espirituales que acaban de dejar su cuerpo: algunos querrán irse a tener aventuras a otros lugares, otros quizá pretendan regresar al escenario llamado Tierra ya que se les olvidó tener alguna experiencia que habían deseado, (esto sería la reencarnación), otros tienen intención de volver a la Tierra (reencarnar también) pero ahora en otro lugar (país), con otras personas, otros Seres espirituales, en otra época. Otros quizá, quieren quedarse en el vacío de la Nada un “tiempo” más; y un larguísimo etcétera que será completado por los deseos de experimentar que tiene cada uno de esos Seres espirituales, que por cierto tú eres uno de ellos.

Nuestra programación mental (creencias) nos llevan a pensar que la muerte es el final de todo, que se acaba la existencia, que ya no hay nada más. Entonces surge el miedo a morir. Sin embargo, ¿qué pasaría si nos hubieran enseñado, es decir, tener otra programación de creencias, que la muerte es un final relativo y que no pasa absolutamente nada, que solo dejaremos el cuerpo (que es como un traje que usa ese Ser espiritual), y que tendremos la experiencia de existir ahora pero sin las limitaciones físicas que dan dichos cuerpos humanos, que dicho sea de paso, eso es lo que hace el espíritu cuando el cuerpo duerme, que es volar libre de dichas limitaciones físicas.

Por eso te digo que no tengas miedo a morir, ya que jamás será el final de tu existencia, no puedes dejar de existir. Siempre has sido y siempre serás. Eres eterno y siempre has existido y siempre existirás.

Recuerda que cuando termines tu película (tu muerte), te estarán esperando más aventuras y quizá nos encontremos en ese otro lugar, entonces comentaremos que conectamos en esta experiencia humana por medio de estas palabras.

 Te amo.
Gracias por estar ahí.

 Luis Montoya Birrueta
“Q-La Vida”

Adquiere tu libro escrito por Luis Montoya “Q-La Vida” haciendo clic aquí

 

Comments

comments

Acerca de Luis Montoya Birrueta

Luis Montoya Birrueta
Q-La vida! Después de algunos años de experimentar un verdadero infierno, totalmente desesperado y habiendo agotado las posibles soluciones que tenía a mi alcance, así como la gente que intentaba ayudarme, pedía ayuda intensamente desde mi soledad a quien me escuchara. Mis plegarias fueron atendidas y se manifestó el auxilio por medio de Seres que están en otras frecuencias vibratorias, entre ellos el maestro Jesús. Es un honor para mí ser un instrumento y poder compartir contigo los mensajes que he recibido. Gracias por estar ahí. Luis es terapeuta, escritor y pensador. Para contactarlo visita su página en facebook o escríbele a su correo: luismbirrueta@hotmail.com