Hombres y mujeres son distintos

Más información importante de Constelaciones Familiares

Por Violeta Hernández

Un hombre entiende poco de mujeres. ¿Has visto a un hombre que realmente entienda algo de las mujeres? ¿Has ya encontrado a una mujer que diga:” Mi marido me entiende”? Y al revés también. Las mujeres no entienden mucho de hombres. De lo contrario, no intentarían constantemente cambiar a los hombres.

Cuando el hombre y la mujer se encuentran, encuentran algo ajeno, algo que ellos mismos no tienen, algo que no entienden pero que necesitan. El hombre necesita a la mujer. Si no, ¿para qué es hombre? Sin mujer, no es hombre. De la misma manera, la mujer necesita al hombre. Sin él, no es mujer. Una mujer se hace mujer gracias a un hombre. ¿No es cierto? Todo lo demás es provisional.

Entonces se encuentran dos personas que son distintas. Se completan mutuamente, sin entenderse, sin entenderse en lo más profundo. Y con eso, se mantiene una tensión en la relación de pareja durante toda la vida. Una y otra vez, el hombre se asombra por su mujer y la mujer se asombra por su hombre. Esto mantiene viva la relación.

En el momento en que un hombre encuentra a la mujer, reconoce que él es incompleto. Se ve obligado a poner en duda su convicción de que, como ser humano, puede ser completo. Lo mismo pasa con la mujer. En cuanto encuentra al hombre, se da cuenta de que ser mujer sola, no es suficiente. Falta algo más. Ella debe descartar la convicción de que ella sola es la personificación correcta de lo humano, porque de repente se encuentra con uno muy diferente frente a ella, que también es una personificación correcta. Ambos son correctos pero distintos. En cuanto lo reconocen, renuncian a su convicción y se vuelven humildes. Con ello, reconocen que se necesitan mutuamente. Y así, pueden enriquecerse mutuamente y en consecuencia, crecer cada uno.

Crecimiento significa: tomo algo que me era ajeno y que me incentiva a renunciar a mi sentimiento íntimo de superioridad. Hombre y mujer hacen lo mismo el uno frente al otro. Así crecen. Eso es crecimiento.

Las familias también son distintas A eso se añade el que el hombre proviene de otra familia que la mujer y que la mujer también proviene de otra familia que el hombre. Ambas familias son diferentes. A menudo, el hombre mira la familia de la mujer de forma altanera y ella hace lo mismo. Tal vez, cada uno piensa:” Mi familia es mejor”. Eso es natural, porque nuestro vínculo con nuestra familia nos hace verla como la mejor. Es así, de lo contrario no podríamos sobrevivir.

Pero las dos familias son distintas. Así como el hombre es correcto a pesar de no ser mujer y la mujer es correcta a pesar de no ser hombre, sus familias respectivas son correctas, aunque distintas. Sin embargo, cada uno debe aceptar que la familia del otro es de igual valor. Al hacerlo, cada uno renuncia a algo. Así como el hombre renuncia a su convicción de ser el modelo humano, de la misma forma renuncia a la convicción de tener la mejor familia. La mujer también. Ambos toman algo ajeno en sí y con ello crecen.

La importancia de todo aquello se destaca cuando llegan los hijos ya que los padres deben decidir cómo educar a sus hijos. Acontece a veces que nace una rivalidad entre los valores familiares del uno y del otro. Aquí también, cada uno debe renunciar a algo y de esta forma, encuentran un terreno común en otro nivel que resulta ser más amplio que lo que tenían antes, cada uno por su lado.

Eso también es crecimiento.

Violeta Hernández
Consteladora Familiar

Para hacer tu cita y constelar temas de importancia en tu vida llama a Violeta al whatsapp (52)5566070443
o escríbele a violeta.herami@outlook.com

 

Comments

comments

Acerca de Violeta Hernández

Violeta Hernández
Hace tres años inicié mi camino como terapeuta y, a la par, inicié mi desarrollo en la técnica de Constelaciones Familiares; esto me cambió la vida, mi forma de mirar el mundo que nos rodea, y lo más importante: es que me enseñó (y me sigue enseñando) a conocerme, a saber quién soy y de dónde vengo. Esto ha modificado mi calidad de vida emocional, y con ello, mi convivir día a día con mi familia y los que me rodean. Para consultas me puedes escribir a violeta.herami@outlook.com o también llamar al teléfono: +52 (55) 73131833 y al whatsapp 52 55660704443