Estremece a la Tierra con tu Amor

Por José Luis Villanueva

– Me preguntas: “¿Cuál es mi labor en este mundo y qué hago yo aquí presente?…”

– Y yo te respondo: “¿Acaso no es tu labor vibrar el amor más profundo y, no acaso, a eso te trajo el Creador a este mundo?”

– Me preguntas: “¿Cómo expreso el amor?

-Y yo te respondo: “Déjalo fluir, siéntelo y proyéctalo. Ve invadiendo cada parte de tu Ser, ve recorriendo cada partícula de tu forma hasta llenarte totalmente del más puro y sublime amor.

 

Ahora, irradia ese amor a todos los seres que cerca de ti estén, sin distinción, ámalos, acéptalos como son y no veas en ellos más que el Ser que son.

Atrae a tu mente a aquellos seres queridos que lejanos se encuentran físicamente y proyéctales tu amor.

Atrae a tu mente a aquellos seres que sufren e invádelos con tu amor; pide, desde tu corazón, que tengan alivio para su dolor.

Sigue atrayendo a tu mente la imagen de toda persona carente y sáciala de amor. Pide porque sus carencias sean llenadas y luego mírala surgir, próspera, plena y feliz.

Estremece entonces a la Tierra con tu amor; tú, más que nadie, gozarás de ello, tú más que nadie obtendrás los beneficios.

José Luis Villanueva

Comments

comments

Acerca de José Luis Villanueva

José Luis Villanueva
Nació en México el 16 de enero de 1960; gurú de profesión (como él decía alegremente después de su despertar espiritual en marzo de 1985). Los últimos siete años de su vida como humano los dedicó, por completo, a transmitir su enseñanza de Amor y expansión de consciencia a quienes la quisieran recibir así como a elevar la vibración del planeta. Durante todos esos años impartió gratuitamente varios cursos: “Ámate a ti mismo” y “Pensamiento Creativo” y “Ser Consciente Creativo”, además de dar diario meditaciones, pláticas, conferencias a enormes grupos de personas tanto en México como en Estados Unidos. Realizó varios viajes por casi todo el mundo compartiendo su vibración de Amor a todos los lugares que visitó. José Luis dejó su cuerpo el 27 de junio 1992 para estallar en miles y miles de partículas de LUZ que hoy brillan a través de cientos de seres humanos y no humanos. Si cierras los ojos, respiras a manera de suspiro y abres tu corazón, podrás conectar con su energía y sentirás vibrar el Amor más puro y alto... eres tú mismo.