Eso de “dar el 100”…

Por Anna Vega
Karussa-Yoga

Cuando nacemos, nuestros papás o las personas que nos crían, dan lo mejor para formarnos como personas de buenos valores, principios, y siempre quieren que seamos seres felices y pensantes.

En algunos casos, las personas que nos educan, nos enseñan a dar lo mejor de nosotros en cualquier cosa que queramos aprender o desarrollar, cualquier actividad, carrera, empleo, etc.; nos enseñan ¡¡¡¡a dar el 100!!!!

Pero, realmente, dar el cien ¿es siempre conveniente? Empecemos a revisar qué significa “dar el cien”. ¿Es acaso, dar lo mejor de ti? ¿Dar lo máximo que puedas? ¿Llegar al límite? ¿Romper tus límites?

El hecho de generar un esfuerzo hacia algo o alguien, muchas veces, se convierte en un sobre esfuerzo que, en ocasiones no se disfruta y, peor aún, la mayoría de veces, cuando alguien se exige el 100, no llega a estar satisfecho con nada

A lo que voy es que, muchas veces, lo ideal es no dar el cien… ¿Por qué?

En mi corta vida he aprendido que debe de existir un equilibrio y armonía en todo; esto no quiere decir que te resignes y que no quieras tener un crecimiento, de la forma en la que lo quieras ver.

Pienso que, cuando algo se aprende, se debe de sentir, aplicar, disfrutar, compartir y posteriormente enseñarlo a otros y, en consecuencia, ver los resultados del aprendizaje.

Me explico más: Si aplicamos dar el cien en una práctica de yoga, tu cuerpo se puede cansar rápidamente, tu mente se va a agitar y, por ende, no vas a disfrutar nada; y lo peor, es que puedes llegar a lesionarte y todo por querer ir al cien…

En meditación querer “controlar tu mente” para no pensar, es imposible, solo vas a agotar tu pila y te vas a desgastar en todo sentido.

Lo mismo sucede si decides correr: Quieres empezar con una carrera de 5km y después de 10 km y después medio maratón y así…. llegar al límite sin cuidarte, sin ejercicios previos, sin entrenamiento… tu cuerpo va a reaccionar y va a decir, ¡pausa!, vas muy rápido y podría llegar una lesión.

Creo que el alcanzar “el 100” se da de forma paulatina, gozosa y armoniosa.

Siempre ten presente que el esfuerzo se puede convertir en sobre-esfuerzo y eso, a su vez, se convierte en cansancio; cuando uno está cansado no responde de la misma manera y podemos aplicarlo a cualquier actividad: una relación, actividad mente, ejercicios del cuerpo, etc…

Dosificar nuestra energía de manera atenta, amable y amorosa hará que llegues a tu cien, porque cada uno de nosotros somos seres únicos y cada cuerpo es distinto y reacciona de manera distinta.

De esta forma, tu cuerpo va a estar mucho más receptivo, vas a poder atenderlo, observar con detenimiento, escucharlo, parar y respirar – estar presente en lo que hagas – y eso va a ayudarte a disminuir tu estrés y a vivir de manera relajada y mucho más plena.

Te invito a reflexionar sobre el concepto de “dar el cien” y darte cuenta si lo que estás haciendo en este momento te produce felicidad o te produce un estrés o cansancio extremo…

Dosifica, siente, goza y vive cada día con equilibrio y armonía.

Namasté

Anna Vega
Karussa Yoga

Visita su página de Facebook https://www.facebook.com/KARUSSAYOGA/

Comments

comments

Acerca de Ana de la Macorra

Ana de la Macorra
Poeta, escritora y psicóloga clínica, Ana de la Macorra, ha dedicado su carrera al servicio del crecimiento humano y la expansión de la consciencia. Entre su extenso currículo, sobresalen sus más de 25 años de experiencia como psicoterapeuta; la autoría y publicación de los libros Hondos los Suspiros y DIOSOY: ser esencia y en presencia; así como su papel como directora, fundadora y editora del primer sitio integral en servicios de crecimiento humano www.serluna.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.