Enseñanzas

Por Jorge Mercado

En esos momentos de íntima soledad en los que trato de llenar un vacío que yo mismo ignoro; busco a ese amigo que siempre está ahí y pacientemente me espera sin recriminar el tiempo que me alejé ni comparar por qué lo olvidé.

Entonces, busco el lugar ideal para esta cita, barajo posibilidades, a lo mejor con un café, un trago o una golosina; claro, también busco una melodía que armonice este necesitado encuentro, dispongo el tiempo que debo dedicarle y, con todo listo, ¡tomo el libro que sin tanta alharaca me espera!

Ya desde sus primeras líneas me pinta paisajes donde mi imaginación revolotea cual mariposa inquieta buscando dónde posarse. A veces, asemejando los parajes por mí transitados, otras, descubriendo nuevos caminos llenos de sorpresas que ni imaginaba. Los protagonistas cuentan su historia con la que me identifico y de pronto siento que no tenían que haber tomado esas decisiones, ¿acaso no se dan cuenta de las consecuencias? Pero comprendo que esas son sus decisiones, no las mías; luego, meditando, creo que sutilmente, me instruye a descubrir mundos que no conozco y que no sabía que podían existir; por ejemplo, a ver a mis semejantes con otra visión sin tratar de manipularlos ni guiarlos; más bien amarlos.

Ahí surge la diferencia entre querer y amar. Aprendo que al amar respetas, al querer impones.

También me habla de la ansiedad y curiosidad de lo que va a pasar más adelante empujándome a continuar con la lectura y, en ese diálogo, me está diciendo que viva el momento sin preocuparme del mañana, que avance página a página, que domine las ansiedades que, generalmente, me llevan e inducen a preocuparme por algo que todavía no ha pasado y tal vez no pase nunca.

Al cabo de un tiempo me despido cerrando sus tapas y dejo sus desenlaces para cuando nos volvamos a encontrar. Me entrego a mi propia aventura sin darme cuenta de sus enseñanzas y de la astucia de cuánto influye ese compañero que acabo de dejar. Ese diálogo, alejado de pasiones con el protagonista, también me ha dado una sutil comunicación con el autor a quien finalmente apruebo o critico, y esto también me ilustra acerca de la comunicación etérea que existe entre los humanos y de la cual estamos totalmente olvidados.

Sin embargo, inconscientemente, vivimos entrelazados entre todos. Cuán verdadero amigo eres tú, compañero, que no te enojas cuando te dejo ni te alegras cuando te tomo, te es indiferente si no comparto tu mensaje y no te mueve si lo comparto, simplemente estas ahí para acompañarme en esos momentos en que yo te necesito.

Si pudiera aprender de ti y comportarme de la misma manera con mis semejantes tal vez habría menos roces y resentimientos, pero, principalmente aprendería a vivir mis circunstancias independientemente de lo que me rodea.

Cuánta enseñanza puede haber a través de la lectura que muchos no la comprendemos ni la imaginamos contentándonos solo con pasar los ojos entre sus líneas, leer el libro y cerrar las tapas.

Jorge Mercado V.

 

Comments

comments

Acerca de Jorge Mercado Velarde

Jorge Mercado Velarde
Originario de La Paz, Bolivia, es un eterno admirador de la vida. Escritor de varios libros, conductor de medios y filósofo de la belleza y del amor.