Enseñanza del día

Por Oneness University

“La amistad y la aceptación son esenciales en toda relación. Todo el mundo trata de armonizar sus relaciones, pero las relaciones sin conflicto no existen.

La vida es fuerza dinámica. A cada uno ofrece variedad de experiencias, diferentes relaciones, con la pareja, hijos, hermanos, padres, amigos. La relación ideal en la que nunca haya discusiones, problemas, y todo sea amor y afecto es algo que solo existe en tu imaginación.

Una relación es fuente de paz cuando permites que la otra persona sea ella misma. Eso es aceptación y se hace posible cuando realizas que no puedes cambiar ni comprender al otro.

Tus percepciones e ideas son valiosas para ti, pero esperar a que alguien más con quien te relaciones siempre adopte tus mismas posturas, es invitar los problemas.

Dos personas no pueden estar de acuerdo todo el tiempo. Tú eres una experiencia humana que resulta de varios factores e igual la otra persona. Cada uno es diferente en su forma de ver las cosas. Por lo tanto, esperar a que otro siempre tenga el mismo punto de vista que tú, no es usar la inteligencia.

Cuando despiertas a esta verdad, comienzas a ver al otro tal como es, y comienzas a aceptarlo.

Si hay conflicto, y puedes conectarte con esa persona al grado de sentir exactamente sus sensaciones de la misma forma que sientes las tuyas, eso sana tu relación pues la otra persona siente que ya no estás juzgando ni rechazando quien es, lo has aceptado.

Sentir lo que siente el otro como si fueras tú mismo es una de las claves de las relaciones saludables.

Otra base necesaria para que todas las relaciones sean saludables es que exista la amistad, sea entre padres e hijos, parejas o familia. La amistad es el tipo de relación más puro. Nadie tiene los mismos conflictos o expectativas hacia sus amigos que hacia sus otras relaciones.

Cuando decimos que te relaciones a la Divinidad como si fuera tu mejor amigo, es porque el amor que existe entre tú y tu mejor amigo es un amor puro, sin exigencia, lo has escogido libremente porque ves en esa persona ciertas cosas que aceptas, que te llenan. La verdadera amistad es total aceptación y total libertad.

De hecho, escuchas más a tus amigos que a tus familiares porque usualmente con ellos no tienes las cargas emocionales que tienes con miembros de tu familia.

En nuestras relaciones de sangre o de pareja, nuestra tendencia es dar por sentado el amor. Sentimos que nuestros padres y nuestros hijos nos pertenecen.

Pero también sentimos que nos controlan, que no nos aceptan, que nos juzgan.

Por buena que sea, la relación de padres e hijos y de pareja, siempre tendrá algún conflicto, porque está enmarcada en el mismo tipo de certeza, has dado por sentado el amor y no te molestas en cultivarlo.

Pero en la amistad hay el deseo de cultivar la relación y hasta eres capaz de aceptar en tus amigos lo que no aceptas en tus hijos o en tus padres o en tu pareja.

Entonces lo que hay que corregir es que intentes ver a todas estas personas en el marco de la amistad. Para esto, primero comienza por ver a tu Divinidad como tu mejor amigo, aquél que no te falla, te escucha, te comprende, siempre está allí para ayudarte y darte consuelo.

Si le ofreces tu amistad a tus hijos, a tus padres a tu pareja y a tus demás familiares, si les abres el corazón como lo haces con tus amigos, todas tus relaciones se transformarán.”

Oneness University
http://www.oo.academy

Comments

comments

Acerca de Editorial ioSoi

Editorial ioSoi
Equipo editorial de iosoi.