Energías solares y lunares

Por Anna Vega de Karussa Yoga

 

El Sol y la Luna son elementos que rigen nuestra energía día a día.

 

Como sabemos, el Sol es una energía caliente y radiante que nos llena de fuerza y de vigor; mientras que, por otro lado, la Luna es suave, paciente y genera tranquilidad.

 

Dentro de nuestra práctica de Asanas existen dos tipos de energías que predominan: las Asanas activas, rajasicas, que nos prenden; y las Asanas suaves, delicadas, que nos relajan.

 

Es importante estar consciente de cómo se siente nuestro cuerpo con estas dos variantes de energía.

 

Algunas veces el cuerpo requiere una práctica con mayor movimiento y respiración más activa, lo que da como resultado es que nuestro sistema nervioso y nuestros sistemas en general se activen. De esta manera, sabremos que nuestro cuerpo requiere de una práctica rajasica, de fuego y fuerza.

 

Ahora bien, en algunas ocasiones sentimos que el cuerpo solo quiere estar con movimientos amables y delicados, y simplemente relajarnos, para suavizar nuestro sistema nervioso y disminuir el estrés.

 

Existen dos corrientes nerviosas situadas a los lados de la columna vertebral (Meru Danda). La izquierda se llama IDA y la de la derecha se llama PINGALA. Las dos son nadis, es decir, canales que nos conducen al Prana o respiración. De tal forma que, para armonizar a nuestro cuerpo, debemos estar conscientes de que la Luna se mueve en Ida y el Sol en Pingala; Ida es fría y Pingala es caliente. Asimismo, Ida fluye a través de la fosa izquierda de la nariz y Pingala por la derecha; de tal manera que el aliento fluye alternativamente, una hora por cada fosa.

 

¡Te invito a que la próxima vez que tomes tu práctica prestes atención a qué energía quiere compartirte tu maestro y cómo lo recibe tu cuerpo, junto con la respiración!

 

Algunos ejemplos de Asanas:

 

Asanas activas – solares

Adho mukha svanasana: perro que mira hacia abajo.

Virabhadrasana I – II – III: guerrero I- II- III.

Chaturanga dandasana: postura del bastón en cuatro puntos.

 

Asanas pasivas – lunares.

Paschimottanasa: estiramiento de la parte oeste de tu cuerpo.

Uttanasana: estiramiento intenso de piernas.

Upavishta Konasana: postura de flexión con piernas separadas.

 

En conclusión, debe de existir un equilibrio en la práctica, para poder saborear y gozar ambas energías para sentir y permanecer en gozo y armonía.

 

Que tengas una semana llena de felicidad.

 

Namasté

 

Anna Vega

Comments

comments

Acerca de Karussa Yoga

Karussa Yoga
Directora de Karussa Yoga. Maestra certificada por el centro Yoga Espacio. Impartiendo clases desde 2011 en México D.F., Puebla y Querétaro. "Que la inteligencia de la cabeza, se conecte con la sabiduría del corazón" Namaste