El regalo de descubrirte un lago en calma

Por Bruno Díaz

Una técnica terapéutica, que no verás en ningún lado, es parecerse al lago en calma:

Siéntate o acuéstate y ve dejando que las pulsaciones amainen de a poco, observa cómo tu corazón empieza a latir cada vez más despacio y retoma un ritmo propio que, según dicen, debe de ser “imperfecto”, ya que no lleva una pauta única, no lleva una sola secuencia, es más un músico de Jazz que improvisa que un tambor de la Banda de Guerra.

Cuando llegue su imperfecto ritmo, en su faceta tranquila y sosegada, descansa ahora en tu respiración y su fluir incesante y calmo; casi un masaje a tus pulmones, nariz y tráquea. Deja que tu energía regrese a ti, como cuando no hay viento y el incienso canta un hilo con ligerísimo vuelo e imperceptibles curvas, que siempre están ahí.

Ya casi te pareces al lago en calma: el lago en calma refleja el luminoso cielo y el oro que se encuentra brillando en él durante el día, siendo siempre sí mismo; o la nocturna plata cambiante de cada noche con su coro de estrellas y su silente canto sideral. El lago refleja, imperturbable y sin juicio, todo lo que aparece en su superficie. El lago en calma: el tatarabuelo de todos los espejos.

Casi, te pareces al lago en calma que mira hacia dentro para observar cómo el fango ha descansado y la luz ilumina la transparencia más densa del agua, jugando con sus dorados dedos en la sustancia fresca y sensible, todo abarcadora, del agua: El cuerpo del Lago, una caricia a la tatarabuela.

Ya lago en calma, tu mente, tu cuerpo, energía y emociones, conocerás los secretos de la tranquilidad, el silencio y la vacuidad… En resumen, que hay algo en nosotros que permanece en todo cambio, transformación y mutación.

Un algo que puede ser la vida, un algo que podemos llamar presencia cero, testigo, o eso sin nombre. Da igual cómo lo llames, siempre y cuando lo sientas. De esto habla la tatarabuela, quieta, silente, en sí misma.

La verdad, ni es técnica ni es terapéutica, eso son formas contemporáneas de hablar, es más una invitación a lo natural que también somos…

Bruno Díaz

¿Quieres ir a terapia con Bruno?
Encuéntralo en Los Parajes del Alma o escríbele a bruno_d77@hotmail.com 

 

Comments

comments

Acerca de Bruno Díaz

Bruno Díaz
Soy Psicólogo de-formación (con y sin guion) y estoy entrenado en psicoterapia transpersonal, ericksoniana y junguiana arquetípica. También soy terapeuta floral. En cada formación (y en la vida), he aprendido y sigo aprendiendo, que hay “algo” muy genuino que empuja desde dentro para ser vivido y así tomar ciertas sendas que nos llevan a lugares de Plenitud. Y también, que ese “algo”, a veces se conduce o se inspira (en el mejor de los casos), pero que también se modifica, reprime o esconde, llevando a lugares de sufrimiento repetitivo. Mi trabajo es acompañarte a darle voz a lo que para ti es genuino y auténtico y que, a veces, aunque te suene extraño toma el disfraz de síntoma, sufrimiento o complicación. Cuando le damos voz, podemos escuchar ese algo, que ansiaba ser reconocido, nombrado y escuchado y que tiene muchas cosas que enseñarnos… Para consultas escríbeme a bruno_d77@hotmail.com