El Gran Alma

Por Violeta Hernández

 

Los problemas de la psique y las emociones se pueden solucionar sacándolas a la luz y sanando nuestras raíces, esto último se refiere a sanar los vínculos con nuestros ancestros.

Las Constelaciones Familiares son una forma de tomar consciencia, de forma rápida, de los procesos personales y así, encontrar la solución que, al ser representada y expuesta, entra dentro de nosotros cigual que una semilla que cae en la tierra fértil. Solo es cuestión de tiempo para que produzca sus frutos y empecemos a ver cómo se van recolocando las cosas (emociones) en nuestro interior.

Abortos, abusos, pérdidas de seres queridos, abandonos, peleas, separaciones traumáticas, traiciones, infidelidades, muertes, injusticias… Son algunos de los factores que los integrantes de cada familia “heredan”, que generan conflictos no resueltos y que suelen aparecer durante esta reveladora “sesión de teatro terapéutico” cuyos hilos parecen movidos por algo superior y a la vez colectivo.

La violencia (guerras, asesinatos, suicidios, luchas de poder), los accidentes fatales, la exclusión de personas de la familia, la inversión del orden jerárquico dentro del seno familiar y los secretos familiares (relaciones vinculantes extramaritales, hijos no reconocidos, crímenes) son otros factores que alteran la dinámica del sistema familiar durante generaciones y, que se ven representados en las Constelaciones Familiares.

Lo más impactante y uno de los grandes “misterios” de esta dramatización totalmente libre, espontánea e intuitiva, es que va exponiendo la dinámica del sistema familiar como si fuera una obra de teatro improvisada. A través suyo, se revelan infinidad de hechos, situaciones, vínculos y aversiones, que permanecían ocultos, olvidados o tapados por la propia familia.

En la representación se puede observar en fluida acción, lo que algunos denominan el “Gran Alma”, algo así como el inconsciente colectivo de la familia.

Estas situaciones o sucesos de la biografía familiar “de lo que no se habla”, o que se desconocían y salen a la luz al ser representados, siguen afectando a las generaciones actuales, produciéndoles bloqueos emocionales y psicológicos.

Las experiencias y relaciones familiares están en el origen de una variada gama de problemas de la persona, desde dificultades para relacionarse, vivir en pareja o prosperar, hasta el enfrentamiento o alejamiento de un ser querido, pasando por las adicciones o la comida compulsiva, traumatismos y hasta muertes prematuras o accidentales. También influyen en la aparición de ciertas enfermedades y comportamientos difíciles o destructivos.

 

La terapia de Constelaciones Familiares

Las Constelaciones son una terapia sistémica (en este caso el sistema es familiar) que busca las raíces de los problemas considerando a todos los miembros del grupo, sus circunstancias y los hechos trágicos acaecidos a sus miembros.

Las Constelaciones de cargas Espirituales parten de la base de que el individuo no está aislado, sino que forma parte de un orden mayor al que pertenece: el “Gran Alma” familiar. Esa pertenencia influye decisivamente en la persona y condiciona su percepción de la vida y su forma de relacionarse.

Toda familia tiene una consciencia común o “Gran Alma”. Movidos por la historia familiar y, sin saberlo, a veces, nos vemos arrastrados por implicaciones sistémicas que pueden manifestarse hoy en problemas de salud, dificultades en la relación de pareja, conflicto en el trabajo o con algún miembro del sistema familiar, o dificultades con los hijos o los padres, etc.

“Todos somos miembros de una familia y estamos ligados por profundos lazos de amor y lealtad. En muchos casos, este amor que nos puede llevar a la felicidad, nos puede traer desdicha y enfermedad.” –Bert Hellinger.

 

Violeta Hernández

Comments

comments

Acerca de Violeta Hernández

Violeta Hernández
Hace tres años inicié mi camino como terapeuta y, a la par, inicié mi desarrollo en la técnica de Constelaciones Familiares; esto me cambió la vida, mi forma de mirar el mundo que nos rodea, y lo más importante: es que me enseñó (y me sigue enseñando) a conocerme, a saber quién soy y de dónde vengo. Esto ha modificado mi calidad de vida emocional, y con ello, mi convivir día a día con mi familia y los que me rodean. Para consultas me puedes escribir a violeta.herami@outlook.com o también llamar al teléfono: +52 (55) 73131833 y al whatsapp 52 55660704443