Deconstruyendo la “hueva”

Por Bruno Díaz

En México, el término “hueva”, suele usarse como sinónimo de desgano, falta de interés y de movimiento hacia un fin determinado… Apatía. Suele ser despectivo, aunque también se usa de una manera más alegre, cuando uno dice que se la pasó “echando la hueva”, queriendo decir que descansó, o dejó transcurrir el tiempo, sin un fin determinado, sin ansiedad ni presión. Se utiliza la etiqueta de “huevón” para señalar a alguien que “no hace nada”, que no tiene iniciativa o que no se esfuerza. También se aplica para denominar algo aburrido, repetitivo o que carece de interés. Pero es aquí, donde me gustaría aportar algunas imágenes y reflexiones, para deconstruir el concepto “hueva”.

Me viene el relato, rescatado de un libro de Watzlawyck, al respecto de un individuo contratado para el muy ingrato trabajo de revisar que las botellas de una línea de producción, estuviesen llenas de refresco, y poder descartar las vacías, por alguna falla en la máquina. El trabajo consistía en ver las botellas, y apartar las que fueran vacías. Imaginemos esto, por minuto, horas, días, semanas…

Un caluroso día, el individuo movió un potente ventilador, para sentir el refrescante aire. Al hacerlo en modo giratorio, el ventilador, en uno de sus movimientos, hizo que se cruzaran una botella vacía y la onda de aire… La botella vacía cayó y nuestro amigo, tuvo una idea: El ventilador le avisaría cuando hubiera una botella vacía, solo había que pensar cómo no romper botellas. Este individuo tuvo más tiempo y después de haber sido tildado de “huevón”, ganó reconocimiento por su creatividad. A esta idea siguieron otras y a estas ideas y su puesta en marcha, vinieron ascensos en la empresa…

Segunda: la etiqueta de huevón surge cuando no seguimos las pautas que alguien tiene en la cabeza para realizar alguna tarea o incluso para vivir: no pararse “temprano”, no hacer una cantidad “suficiente” de ejercicio, no leer “mucho”; no trabajar de 9 a 6 o de 9 a 9, o quedarse descansando, o dedicarse al viejo dilema de los cangrejos inmortales. Aquí recuerdo el dicho venenoso de “la ociosidad es la madre de todos los vicios”. Sí, también hay vicio de vértigo, rutinas, actividad y de no encontrarnos con nosotros mismos. Además, los griegos tenían incluida en su sociedad el tiempo para el Ocio. El sagrado Ocio, padre de todos los hallazgos, ideas, goces, descubrimientos e imaginación. ¿Dónde nos perdimos e hicimos grises, cuadrados y predecibles como nuestras ciudades y el tic, tac de los relojes?, ¿En qué momento se divorciaron la “madre de todos los vicios” y el padre de todos los hallazgos?

La tercera es una imagen: tirar la hueva, desovar… Los peces que dejan sus huevos en las aguas, algunos con mucho esfuerzo como el salmón, otros más relajados como las truchas y los muy codiciados del esturión (más conocido como caviar). El caso, es que podemos pensar, ¿qué es lo que nace de nosotros, ¿estamos reproduciendo, o dejando surgir algo nuevo?

Lo que nace de uno, tiene algunos de nuestros rasgos, pero es diferente, como un hijo, como una idea, como una creación, pero solo podremos ver esto, si dejamos que lo que nace de nosotros sea libre y autogestivo, en lugar de repetitivo y dependiente…

Me voy, antes de generar hueva

Bruno Díaz

Visítame en Los Parajes del Alma mi página en Facebook

Comments

comments

Acerca de Bruno Díaz

Bruno Díaz
Soy Psicólogo de-formación (con y sin guion) y estoy entrenado en psicoterapia transpersonal, ericksoniana y junguiana arquetípica. También soy terapeuta floral. En cada formación (y en la vida), he aprendido y sigo aprendiendo, que hay “algo” muy genuino que empuja desde dentro para ser vivido y así tomar ciertas sendas que nos llevan a lugares de Plenitud. Y también, que ese “algo”, a veces se conduce o se inspira (en el mejor de los casos), pero que también se modifica, reprime o esconde, llevando a lugares de sufrimiento repetitivo. Mi trabajo es acompañarte a darle voz a lo que para ti es genuino y auténtico y que, a veces, aunque te suene extraño toma el disfraz de síntoma, sufrimiento o complicación. Cuando le damos voz, podemos escuchar ese algo, que ansiaba ser reconocido, nombrado y escuchado y que tiene muchas cosas que enseñarnos… Para consultas escríbeme a bruno_d77@hotmail.com