Cuarzo diamante Herkimer: cristaloterapia y uso personal

Por Nina Llinares

 

Las maravillas que se le atribuyen al cuarzo Herkimer como cristal de sanación se basan en un hecho energético prodigioso: unificar el propósito de la mente y el propósito del alma en una sola dirección, es decir, realizarnos en la vida. Para ello, evidentemente, se debe incorporar a la práctica de meditación diaria la sintonía de este cuarzo.

 

Me refiero a que, cada día, durante unos minutos, dediquemos un tiempo de tranquilidad en el que colocaremos uno o varios Herkimers rodeando la zona de la cabeza. Esta práctica la podemos acompañar con música de relajación, el aroma de un incienso de nuestro agrado y, tratando de sentir la beneficiosa energía que establecerá la vibración del mineral hacia nuestros hemisferios cerebrales, sin otra motivación que la de tener la mente y el cuerpo relajado, dejarnos llevar por la música elegida y permitirnos que se abra el lenguaje de los sentimientos.

 

De esta manera, la luz del Herkimer se abrirá paso para que, lo que quiere nuestro corazón y lo que es capaz de lograr la mente, se unan afianzando los pasos hacia lo que queremos conseguir: el bienestar en el día a día.

 

El Herkimer es un cristal de sanación personal. Podemos llevarlo sobre el cuerpo, dentro de una bolsita de tela (bolsita chamánica), podemos situarlo debajo de la almohada para dormir, podemos dejarlo por la noche dentro de un vaso de agua mineral y, en ayunas, beberla por la mañana, de esta manera, sus propiedades clarificadoras surtirán efecto al potenciar el bienestar celular, por lo que nos encontraremos con fuerza renovada y entusiasmo, tanto a nivel físico como psicológico.

 

En terapia presencial se puede situar un Herkimer en el centro de cada chakra del paciente, rodeado por otros minerales correspondientes en gama cromática a cada centro vital; de esta manera se logrará un efecto equilibrador y armonizador del campo áurico. Y, en general, su zona de aplicación es la del chakra de la corona, por su ya comentada capacidad de unificar las cualidades de los hemisferios cerebrales.

 

A nivel energético, este cuarzo aporta alegría, capacidad de celebrar la vida; su vibración permite que la mente encuentre soluciones fáciles y positivas para enfrentar cambios y desafíos, y superarlos; lo cual hace del Herkimer un estupendo cristal de compañía para llevarlo como colgante, meditar sosteniéndolo entre las manos o situarlo sobre la frente en estado de relajación.

 

Los sanadores peruanos recomiendan colocar el Herkimer debajo de la almohada para recordar los sueños y la conexión con los Guías espirituales personales.

 

Algunos chamanes que he conocido, utilizan los Herkimers más diminutos, asociados con trocitos de malaquita, para situarlos sobre las zonas del cuerpo que presentan dolor muscular o articular.

 

Como cristal personal, el Herkimer nos aporta su valiosa energía en las etapas en las que podamos sentirnos aplastados, restringidos, limitados en nuestra libertad personal, sea por el motivo que sea.

 

Espero que te haya enamorado este cuarzo tan especial.

 

N

ina Llinares

 

Más información sobre la energía de los Herkimers en mis libros de cristaloterapia que puedes ver en el apartado libros de mi web: www.ninallinares.com

Comments

comments

Acerca de Nina Llinares

Nina Llinares
Nina Llinares nació en Alcoy (España), es Escritora y Profesora de Enseñanza Privada de Técnicas Holísticas (Técnicas atlantes, canto sagrado para mujeres, master Reiki, cristaloterapia, floral, y cromoterapia, entre muchas técnicas más). Desde 1990 imparte sus actividades en España, Argentina, Uruguay, México e Inglaterra (Glastonbury). En estos y otros países de Latinoamérica y Europa participa en congresos, programas de radio y televisión, en la divulgación de los temas basados en sus libros: Almas Gemelas, Niños Índigo y Cristal, Alquimia del Alma: el poder del Yo Soy, Masaje Atlante y 15 títulos más.

Deja un comentario