Consciencia Plena o Mindfulness

Hemos leído ya sobre Mindfulness o Consciencia Plena, sin embargo, habrá que describirlo un poco más de manera que dejemos que la comprensión de lo que es la Consciencia Plena entre, poco a poco, en nuestro Ser, tan despacio como nuestra respiración.

Thich Nhat Hanh nos dice:

Inhalo,

Yo sé que inhalo;

exhalo,

Yo sé que exhalo.

Estar en Consciencia Plena significa estar verdaderamente ahí. Estar para ti mismo, estar en el presente, estar con y para el otro. La gran puerta de entrada es la respiración. Sin embargo, se requiere de estar alerta ante los grandes distractores que dificultan este estado de presencia constante, algunos de ellos son: el pasado y el futuro, los pendientes, los “hubiera”, los “debería”, el ruido exterior y el ruido interior, en pocas palabras, las fluctuaciones mentales. Se necesita aquietar la mente para despertar a la Consciencia Plena y lo hermoso de este hecho es que, entre más se despierta al estado de Consciencia Plena, más se aquieta la mente.

                   “Para la mente que está quieta, el universo entero se rinde.”

Lao-Tsé

Estar en Mindfulness no es solamente un ejercicio mental, es una forma de vivir que nos ayuda a que la vida no se nos escape sin haber estado ahí. La Consciencia Plena puede estar contigo, o mejor dicho, tú puedes estar en ella en donde sea que te encuentres. La Conciencia Plena te ayuda a darte cuenta de que Estás y, a la larga, eso te llevará a darte cuenta de que Eres, mas dejaremos ese tema pendiente para otra ocasión.

            Para despertar tu capacidad de Consciencia Plena puedes comenzar respirando mientras estás sentado y, simplemente, darte cuenta de que estás sentado y respirando. Repite para ti mismo: Inhalo, yo sé que inhalo, exhalo, yo sé que exhalo. Si lo prefieres, también puedes caminar.

           En Village des Prunières, uno de los monasterios que fundó Thich Nhat Hanh, se realizan largas caminatas en Mindfulness, mientras que el individuo se repite a sí mismo: Camino, me doy cuenta de que camino; observo, me doy cuenta de que observo; respiro, me doy cuenta de que respiro. Si bien en ese lugar el paisaje es hermoso, pues todo está rodeado de árboles y de grandes terrenos de cultivo, eso no es lo importante; lo verdaderamente importante es lo que ocurre en tu interior cuando en verdad estás ahí, pues podrías estar en un cuarto pequeño y cerrado, porque para tu mente no hay límites: cuando abres tu percepción a la Consciencia Plena, te abres al infinito.

            Al buscar la Consciencia Plena, evita luchar con los distractores y no juzgues tus pensamientos. No critiques, no califiques; solo observa todo lo que ocurre, y déjalo pasar. Thich Nhat Hanh, de una manera amorosa, añade: Observa, sonríe y suelta. No hay instante más valioso que el instante Presente. Absórbelo, bébelo, hazlo tuyo y luego déjalo ir cuando se haya convertido en Pasado.

            Más adelante platicaremos también acerca de la meditación Vipassana (hermana mayor del Mindfulness), para poder observar y reconocer los pensamientos y sentimientos desde que se están gestando. Por hoy, en donde sea que estemos (sentados, bebiendo té o, como dicen en el budismo Zen, “cortando leña y cargando agua”), aprendamos a estar totalmente presentes.

Acerca de Lourdes Plata

Lourdes Plata
Psic.Clínica (Univ. Anáhuac, México, D.F.) Psicoterapia individual y de parejas (Asoc. Mex. de Terapia de parejas A.C., dirigida por el Dr. Mariano Barragán, México, D.F.) Sanación espiritual (Univ. of Spiritual Healing and Sufism, dirigida por el Dr. Ibrahim Jaffe, Pope Valley, California) Guided Afterlife Connections: Formación tomada con la psicoterapeuta Rochelle Wright, Gig Harbor, Washington.