Ciclos

Por Bruno Díaz

En el consultorio me ha tocado ser testigo, a veces en compañía silenciosa, acicate o fermento, para que un ciclo, de alguna persona, sea trascendido.

Cuando digo trascendido quiero decir llegar orgánicamente a una nueva etapa en la vida que, de alguna manera, integra (incluye) la anterior. No cuento las veces que uno quiere salir disparado sin realmente integrar, o aquéllas otras veces en las que uno quiere que la cosa tome el curso que uno ya sabe… jeje

El mundo conocido suele deformarse, o desparramarse, justo en los albores del cambio de ciclo: todo cambia, todo muta y las relaciones, sentimientos y pensamientos trastocan las percepciones. Todo se ve distinto al pasar de una etapa a otra, al dejar o no dejar ir a alguien o despedirse de alguna etapa o, al sentir que lo que antes iba en la vida ya no encaja.

Es justo esa incomodidad y desazón la que invita a movernos y subirnos a la ola del cambio para surfearla, en lugar de morir ahogados por ella.

Lo que está terminando anuncia lo que nace, que es hijo de lo que ya murió; no podemos tratar de revivir un cadáver descuidando la nueva vida que tierna en su alba y, nos necesita, presentes, cuidadosos, nutricios, con una energía maternal… Ya habrá tiempo de ser guía, motivación, respaldo, modelo y línea: (parte de) la energía paterna

Vamos de lo conocido a lo desconocido que, al volverse lo primero, se reanuda el ciclo…

Bruno Díaz

¿Te gustaría ir a terapia con Bruno? Escribe a hola@iosoi.la y recibe información

Comments

comments

Acerca de Bruno Díaz

Bruno Díaz
Soy Psicólogo de-formación (con y sin guion) y estoy entrenado en psicoterapia transpersonal, ericksoniana y junguiana arquetípica. También soy terapeuta floral. En cada formación (y en la vida), he aprendido y sigo aprendiendo, que hay “algo” muy genuino que empuja desde dentro para ser vivido y así tomar ciertas sendas que nos llevan a lugares de Plenitud. Y también, que ese “algo”, a veces se conduce o se inspira (en el mejor de los casos), pero que también se modifica, reprime o esconde, llevando a lugares de sufrimiento repetitivo. Mi trabajo es acompañarte a darle voz a lo que para ti es genuino y auténtico y que, a veces, aunque te suene extraño toma el disfraz de síntoma, sufrimiento o complicación. Cuando le damos voz, podemos escuchar ese algo, que ansiaba ser reconocido, nombrado y escuchado y que tiene muchas cosas que enseñarnos… Para consultas escríbeme a bruno_d77@hotmail.com