Cada momento…

Por Miguel Ángel Martínez

 

Después de que sufrí un accidente cerebral-vascular, todo se ralentizó.

Mi manera de caminar,

de hablar, de ver la vida.

 

Ya no había apuros, puesto que era imposible moverme.

Entonces, después de años, la contemplación nació en mí de forma natural.

 

El cerebro constantemente está desarrollando habilidades.

Y no dependen de cómo las etiquetemos.

 

Por sí solo el cerebro desarrolla alternativas, o salidas a un Problema. Parece ser que el cerebro se recupera en el presente.

El futuro pierde fuerza al igual que el pasado.

 

El presente, la casa de todo buscador espiritual, surgió cuando desperté a cada momento.

Cada paso fue una celebración, una totalidad.

No había un dónde llegar,

ya había llegado.

 

Después me enteré, a través del budismo, que eso es meditar,

eso es estar en paz.

 

Cada momento es único

Cada momento tiene su belleza

O ¿qué otra cosa es la vida, sino este momento en que estás leyendo estas líneas?

 

Gracias por leer.

Miguel Ángel Martínez Ruiz

Comments

comments

Acerca de Editorial ioSoi

Editorial ioSoi
Equipo editorial de iosoi.