Algunos tips para comenzar a meditar

Meditar es una de las actividades con mayores beneficios para nuestra salud física, mental y emocional, pues nos puede ayudar a disminuir nuestros niveles de ansiedad, mejorar nuestra capacidad creativa, regular nuestros ciclos de sueño, estar más en paz, etc. Sin embargo, hay muchas personas que, al principio, se encuentran con muchas circunstancias que les dificultan entrar en un estado meditativo y, por lo tanto, deciden renunciar a la meditación.

 

A continuación te presentamos algunos tips que pueden ayudarte en estas primeras etapas de la meditación.

 

Tiempo y espacio

Uno de los pasos más importantes para comenzar a meditar es encontrar un momento y un lugar adecuado para hacerlo.

 

De acuerdo con los expertos, el mejor momento para meditar es justo después de despertar, cuando tu mente aún se encuentra tranquila después de una buena noche de sueño. Asimismo, el mejor lugar para meditar es un lugar en el que las posibilidades de ser interrumpido sean mínimas. Por lo que meditar en tu recámara después de despertar es lo más recomendable.

 

Aprende a lidiar con las distracciones

Especialmente para las personas que vivimos en la ciudad, los constantes sonidos a nuestro alrededor pueden ser un gran distractor a la hora de meditar, y sobre todo para los que recién comienzan con esta práctica.

 

Lo mejor que podemos hacer cuando algún sonido del mundo exterior llega a nosotros, es aprender que el sonido no es el problema, el problema es cómo nos relacionamos con él.

 

Al igual que los pensamientos, cuando percibimos un sonido, debemos dejarlo ir, sin prestar atención a él ni intentar identificar su origen o darle un nombre, simplemente dejarlo pasar.

 

 

Practica el calmar tu mente

Como todo en esta vida, “la práctica hace al maestro”, así que, para aquellos a los que se nos dificulta darle un momento de calma a nuestro sobresaturado cerebro, lo mejor es empezar poco a poco. Para esto, podemos tomar esos minutos entre una actividad y otra, es decir, puedes tomar esos cinco minutos que tardan en entregarte tu café, no para pensar en lo que tienes pendiente, sino para darle un descanso a tu cerebro y prestar atención a la manera en la que respiras. De esta manera, poco a poco, le será más sencillo a tu mente encontrar el estado de calma para poder meditar.

 

Recuerda, meditar significa entrar en contacto contigo mismo; escuchar tu interno, así que puedes darte el regalo de hacerlo varias veces durante el día, simplemente realizando un par de respiraciones profundas: inhalando paz y exhalando tensión; con imaginar que lo haces, es suficiente para que así suceda, y darte cuenta de que eso te lleva a un estado muy agradable de calma.

 

Si acaso quieres aprender a meditar de una forma más elaborada te recomendamos escuchar los audios que están en nuestra sección de Meditaciones.

Comments

comments

Acerca de Editorial ioSoi

Editorial ioSoi

Equipo editorial de iosoi.