11 de Noviembre de 2017: Atravesando el Portal Estelar 11:11

Por Alana Messineo

Un Portal es un pasaje energético entre diferentes niveles de consciencia.

11:11 es una cifra que, desde hace ya más de veinte años, suele aparecerse en los relojes digitales, o presentarse, como una llamada, a millones de personas en el camino del despertar de consciencia.

11:11 es un código del Despertar. Cuando aparece, viene a recordarnos que estamos en el momento correcto, en el lugar correcto, y que estamos siguiendo la correcta dirección.

11:11 también nos conecta con la plantilla de la Nueva Tierra, de manera instantánea y directa.

11:11 es un número maestro. La repetición del 1, expresa una acelerada expansión de la consciencia de Unidad, que ya infinidad de animales nos están mostrando, en innumerables filmaciones donde vemos unificación de razas y reinos, a través de insólitas escenas de cuidado, juego y mutua protección, ¡sin importar si se trata de pelos, escamas o plumas!

En el día 11 de Noviembre de 2017, se abre una Puerta de Estrellas, dentro del tiempo lineal, que anticipa las energías y ondas del próximo solsticio. Sus efectos se están sintiendo desde hace ya varios días, y van a resonar indefinidamente, pero, sobre todo, hasta los primeros tres meses de 2018.

El año pasado, escribía un artículo sobre el efecto “Suelo de Damero”, la convergencia de situaciones caóticas y experiencias cumbre en nuestra vida de cada día. De la misma manera, el 11:11, es lo que podemos llamar un Punto Nodal, un punto de masa crítica, en el que se puede pasar a una nueva forma de expresión.

Se abre un período entre estos días y el Solsticio del 21 de Diciembre, fecha pivote, en la que Saturno entra en Capricornio. El otro gran evento astrológico es la reciente presencia de Júpiter en Escorpio, de la que hablaremos en otro reporte.

Desde Septiembre, es probable que muchos hayamos dado varios golpes de timón y estemos cada día más enfocados en desarrollar nuevas actividades, y que, lo que hasta ahora parecía gustarnos, se haya deslizado hacia un segundo plano, dando paso, al menos internamente, a aquello que nos apasiona más. Con la entrada de Saturno en Capricornio, podremos ordenar, disciplinarnos y dar forma a estos nuevos proyectos.

Junto con el sentimiento de estar frente al abismo, estamos vibrando unas frecuencias de inspiración y entusiasmo, sintiendo que nuestra energía ya puede enfocarse en crear un Ser Nuevo, con una Nueva Manifestación en esta Tierra; una manifestación que está puesta al servicio de muchos, al servicio de Todo.

Con unos cuantos dolores, hemos roto un cascarón de la consciencia de Tercera Dimensión, y vamos entrando, día a día, en la Neutralidad, la Compasión y Disciplina que nos arraiga en las frecuencias de Quinta Dimensión y de la Nueva Tierra.

Lo que se viene presentando, desde las oleadas energéticas de Septiembre, es un aumento de la sensibilidad en todos los aspectos:

Sensibilidad en el cuerpo físico, que ya no admite comidas muy densas, aunque hasta hace muy poco podía asimilarlas. Nuestro cuerpo responde a cualquier exceso con alergias, picores, hinchazón, y, al mismo tiempo, revela que es capaz de curarse de enfermedades crónicas en el espacio de unos pocos meses, y ¡sin demasiada intervención de elementos de la tercera dimensión!

Sensibilidad mental, que nos impide sobrecargar el sistema con demasiada información, y ayuda a cuidarnos de no “comprar” información que no nos corresponde, como, por ejemplo, la danza de dualidades de las luchas políticas y los medios de comunicación masiva.

Sensibilidad emocional. La influencia de Júpiter en Escorpio, desentierra, con implacable claridad, auto limitaciones que nos dejan sorprendidos por su carga emocional, y por lo añejo de su existencia. Pasada la tormenta emocional, nos queda totalmente claro en qué convicciones, pertenecientes al pasado, estábamos sumergidos. Como por arte de magia, si hemos tenido el coraje de reconocerlas, nos encontramos en un lugar nuevo, como si hubiéramos hecho (en realidad lo hemos hecho), un salto a una realidad paralela donde esas limitaciones han dejado de apretarnos.

Ayer he vivido un ejemplo de esto. Después de mirar un video, me encontré totalmente desbordada y aislada ante la tarea que tengo por delante, conectada con una nueva forma de expresar mi servicio. La frecuencia limitante era intensamente sentida en el cuerpo, y un estado de gran vulnerabilidad tomó el mando. Mi ego espiritual me decía que “ya no toca llorar”, pero algo amoroso dentro de mí me sugería entregarme y observar.

Permití al llanto derramarse, mientras lo observaba. Había dos yoes, uno que lloraba y el otro que miraba desde dentro, compasivamente, a mi parte humana llorando. Mientras observaba, me vinieron claramente los dos nombres de las frecuencias bajas que estaba sanando: Aislamiento y Sobrecarga. Pensé en prepararme esencias florales para salir de estas frecuencias. También, me di cuenta de que vengo viviéndolas desde hace mucho tiempo. Supuse que me llevaría al menos una semana dejarlas atrás. Pero al día siguiente, sin tomar nada, estas frecuencias ya habían desaparecido y mi realidad había cambiado por completo. Encontré soluciones al tema de la sobrecarga, y aparecieron contactos y relaciones, diría que, en abundancia, que me permitieron darme cuenta de que un sentimiento cálido de pertenencia se hacía presente en mi vida.

 

¿Qué podemos concluir en base a esta experiencia?,… años, y meses atrás, hubiera tenido que hacer un proceso largo de desprogramación para atravesar las puertas estrechas de estas frecuencias. Pero ahora, con la inmersión en los nuevos códigos, basta con reconocer lo que tenemos en sombra, con reconocer lo que hemos negado para ganar coraje, o porque nos avergüenza, o porque no es socialmente aceptable, para pasar inmediatamente a las frecuencias elevadas.

Nuevos circuitos neuronales son automáticamente activados en cuanto (Júpiter en Escorpio), aceptamos las frecuencias limitantes que habíamos comprado.

La consciencia de vernos solo como seres humanos con una lucha de supervivencia, aislados, separados, es la consciencia que estamos dejando. Pero dejarla no implica suprimirla. La Observación de esta vivencia, desde lo que realmente somos, seres divinos, energéticos, haciendo una experiencia humana, restaura la armonía y el sentido de pertenencia a algo mayor, y la transformación se produce automáticamente.

Este portal de 11:11, va a amplificar este poder, y muchos más. Con esta inflexión, comenzamos una nueva fase de asimilación, que nos va a permitir mirar lo que viene cada vez con mayores niveles de Paz y capacidad de resolución y creación, porque 11:11 nos sincroniza con el ritmo Grande, con nuestro ritmo divino.

Desde Agosto, es probable que nos hayamos sentido cansados, desanimados e incubando el deseo de hacer un cambio de timón, pero dudando de tener las fuerzas necesarias para ello. A partir de este Portal, nos vamos a notar encaminados, mucho más claros, y dispuestos a poner la proa en la nueva dirección. Estamos recibiendo los códigos que actualizan recursos, conexiones, talentos y habilidades.

Este Portal va a llevarnos más profundo, propiciando encuentros significativos y potenciadores de nuestra creatividad en el trabajo en conjunto.
Nos estamos preparando, divinamente, para el Solsticio, un 21 de Diciembre de vuelta de hoja.

 

Alana Messineo

Facebook: PORTAL DE ALANA.

Web: elportaldealana.com

 

Astrología cuántica.
Biodinámica. El arte de darte baños de Vida.
DanzaGracia. Los Trece Movimientos de la Mujer Radiante.
Desprogramación y Alineamiento Neuronal.
Sesiones, clases, coaching para el despliegue de tu Nuevo Yo.

Recuerda: Si compartes este texto, hazlo en su totalidad, e incluyendo los datos de referencia de su autora.  es la ética del compartir en las redes sociales, reclamada por todas las personas que aportan contenido significativo. ¡Gracias!

 

Comments

comments

Acerca de Admin

Admin

Deja un comentario